Público
Público

La candidatura de Costa se desinfla

Camps le traslada que no cuente con su apoyo ni con el del PP valenciano

MARÍA JESÚS GÜEMES

Juan Costa es consciente de las dificultades y se lo está pensando. En estos días ha ido sondeando a sus compañeros de partido. Ha calculado si podía contar con los avales suficientes para lanzar una candidatura alternativa a la de Mariano Rajoy y hasta ha barajado los nombres de quiénes podrían formar parte de su lista.

Desde que el líder del PP comenzara a gestionar la crisis de su partido y se granjeara por ello una lluvia de críticas, muchos dirigentes empezaron a sondear a quien fuera mano derecha de Rodrigo Rato y a animarle para que se presentara al Congreso de junio como el Zapatero del PP.

Pero su círculo más próximo le ha pedido expresamente que no se enfrente al líder del PP. Estos mismos comenzaban a señalar en privado que no veían muy claro que lo fuera a hacer.

Ante la duda, más de un diputado, al verle en el bar del Congreso reservado exclusivamente a los parlamentarios, se acercó hasta él para interrogarle sobre el tema. Éste les negó que su intención fuera disputarle el liderazgo a Rajoy, según informa Servimedia.

En su decisión final podría influir la postura de su partido en la Comunidad Valenciana. Afirman que Francisco Camps le habría desaconsejado que se presentara y le habría dejado claro que no contará con el respado de su tierra. El presidente de la Generalitat aporta 286 compromisarios al XVI Congreso Nacional del PP y desde el primer día se los ha brindado a su presidente nacional.

Él podría encontrar respaldo por su provincia ya que en las pasadas elecciones fue número uno por Castellón pero ésta solo aporta 46 personas al cónclave y hace tan sólo unos días su presidente, Carlos Fabra, ya dejó claro que todos 'menos uno' apoyaban al actual líder. Por no contar no cuenta ni con su propio hermano, Ricardo, hombre de confianza de Camps, quien dijo que todo eran 'rumores' y se situó del lado de Rajoy

De ese modo, a menos que gane fuerza o que Rajoy libere avales, todo apunta a que la candidatura alternativa de Costa va perdiendo fuelle. En sus filas consideran que él tampoco representa al ala dura del partido ni aglutina a los que durante estas semanas han cargado contra Rajoy.

También hay quien cree que si en el Congreso finalmente se da a elegir entre él o Rajoy, puede que la balanza se incline aún más por éste último. Algunos recuerdan que el mejor 'castigo' para el presidente nacional es que reciba centenares de votos en blanco.

En cualquier caso, la distancia entre Costa y Rajoy sigue aumentando. El día 10 de abril, cuando el diputado cumplió 43 años, éste y el líder del PP llevaban practicamente un mes sin hablar. Rajoy le había ofrecido ser el número dos en la Cámara Baja, pero él lo rechazó.

Desde entonces la relación se ha enfriado y, desde luego, ya no tiene nada que ver con lo que era antes del 9M. Hay que recordar que el ex ministro participaba de la estrategia interna del partido, que fue el coordinador del programa y el artífice de la reforma fiscal que los conservadores vendieron durante la campaña electoral. Pero tal y como Rajoy le encumbró, tras la derrota lo desplomó.

Más noticias