Público
Público

Cascos busca líderes sociales en Asturias para batir al PP

El ex hombre fuerte de Aznar quiere contar con personalidades del mundo de la empresa, la universidad y la cultura. 'No aspira a hacer una copia de su ex partido', coinciden sus fieles

YOLANDA GONZÁLEZ

Una vez que Francisco Álvarez-Cascos ha puesto sobre la mesa su 'disponibilidad' a liderar un proyecto político al margen del PP que devuelva a Asturias a la 'primera división', el ex ministro de José María Aznar se está moviendo para tantear los apoyos con los que podría contar. Además de acoger a todos aquellos ex militantes conservadores que muestren interés por seguir sus pasos, su intención, según afirman quienes le rodean, es la de lograr atraer a personalidades relevantes de la sociedad asturiana. 'Gente de la empresa, la universidad o la cultura', reconocen.

Sin querer dar nombres para no 'frustrar' posibles acuerdos, los casquistas aseguran que, en los últimos días, el ex secretario general del PP está manteniendo contactos a fin de sumar a su posible partido referentes de la sociedad civil asturiana. 'Basta con haber escuchado su discurso del día en que dejó el PP para hacerse una idea de lo que quiere: civilidad política', explican en su entorno.

'Ha roto el debate monocorde de la política regional', dice un seguidor

En este contexto, pese a que Cascos confía en que el apoyo de ex militantes del PP puede ser importante, su intención es sumar. 'No aspira a hacer una copia del PP. Para eso no hubiera dado un paso tan grande. De salir adelante la idea, sus fieles estarán en el partido, pero tiene que llegar nueva gente', subraya una persona de su entorno.

Pese a que los plazos son muy ajustados porque las elecciones autonómicas son dentro de cuatro meses, quienes le apoyan coinciden en que hay tiempo suficiente. En este sentido, recuerdan que un hombre de su experiencia política no necesita mucho tiempo para echar a andar un proyecto. Y confían en que, a finales de enero o, como mucho, a principios de febrero, el ex hombre fuerte de Aznar pueda vender a la sociedad asturiana un proyecto mucho más maduro, con caras y programa.

Roces acusa a Rajoy de pasarse 'por la entrepierna' las normas internas

El sector del PP rival a la dirección regional del partido en Asturias, liderado por Ovidio Sánchez, considera que, lejos de beneficiar al PSOE, la irrupción de Cascos en el panorama político viene a romper un debate en el que hasta ahora sólo tenían voz socialistas y conservadores. 'Ya no se trata de un debate monocorde', explican.

Además, se muestran convencidos de que formaciones como Independientes de Asturias (Ideas), liderada por Juan Morales, ex diputado del PP, y UPyD se van a ver seriamente perjudicadas por el proyecto del ex ministro. 'Tenemos que pescar en todos los caladeros. En los del PP, en los del PSOE y en los del resto de formaciones que concurren a las autonómicas en el Principado', insisten.

Como ejemplo de la 'inquietud' que ha generado en Asturias la posibilidad de que Cascos se estrene con un nuevo partido está, según los casquistas, el hecho de que en los últimos días haya recibido ofertas de otras formaciones para que lidere sus candidaturas. Por ejemplo, ayer, el Centro Democrático y Social (CDS) remitió a la junta directiva de Ideas un correo electrónico en el que se ofrecía para alcanzar un acuerdo a fin de elaborar conjuntamente un 'proyecto centrista, transversal y de progreso para Asturias que pudiera encabezar Cascos', informa Europa Press.

Mientras en la dirección nacional del PP la consigna sigue siendo la misma no entrar en el debate, los fieles a Cascos siguieron ayer afeando a Rajoy su trato al general secretario.

El ex vicepresidente segundo de la Junta General del Principado de Asturias y ex diputado regional del PP Pelayo Roces aseguró que en el PP se han pasado 'por la entrepierna' y el 'arco del triunfo' las normas por las que se guía la formación política. Lo hizo un día después de renunciar a su acta y de darse de baja del partido.

Por otra parte, desde el PP de Madrid, que se ha mostrado fiel al ex ministro durante esos últimos meses, su secretario general, Francisco Granados, rebajó ayer el nivel crítico de sus declaraciones.

Para el número tres de la presidenta Esperanza Aguirre, la marcha de Cascos del PP es una mala noticia. No obstante, aseguró que 'no hay polémica' entre los conservadores, sino 'absoluta tranquilidad'. Y Lucía Figar, secretaria de comunicación del PP en Madrid, lamentó la marcha del ex vicepresidente de Aznar y confió en que 'exista un margen para reconducir las cosas por el bien del PP'.

Más noticias