Público
Público

"Catalunya sigue siendo tratada como una colonia"

Eduardo Reyes es cordobés, vive en Catalunya y preside 'Súmate', una asociación integrada por catalanes de lengua y cultura española favorables a la creación de un Estado propio

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Eduardo Reyes está a punto de cumplir 63 años pero su rostro parece más joven. Lo admite: el nuevo proyecto que le ocupa le ha revitalizado. Él, que aterrizó en Catalunya junto a sus padres y siete hermanos a mediados de los 50, por fin ha encontrado su sitio. Desde los once años ha trabajado de carpintero, decorador, asesor técnico de seguros y ha levantado empresas grandes y pequeñas, como talleres o una discoteca rociera. Ahora, por fin, se siente realizado. Reyes, cordobés de nacimiento y catalán de adopción, preside hoy la asociación Súmate, una entidad apartidista y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es informar y promover el voto independentista entre aquellos catalanes que, como él, enarbolan sus vidas a través de la lengua y la cultura española. En Córdoba, su tierra natal, aún se pellizcan. 'Si por sentirme catalán ya me consideraban un bicho raro, imagina ahora', ironiza.

En Catalunya, por el contrario, la irrupción de 'Súmate' ha abierto un debate de lo más interesante, pues no solo desafía algunos de los tópicos que desde siempre han perseguido a los castellanohablantes si no que también profundiza sobre el verdadero sentir de esta 'Catalunya real' a la que el Partido Popular recurre a menudo para tejer su discurso de 'independencia igual a fractura social'. La nueva asociación tiene un carácter eminentemente divulgativo en lo que a la creación de un Estado propio se refiere, aunque su manifiesto bebe del movimiento indignado y posee un acento claramente orientado a la izquierda. 'Yo siempre he votado socialistas. Saliendo de una dictadura, ¿a dónde iba a ir si no? Pero hoy ya no queda nada del futuro que vislumbraba mi admirado Felipe González. La única realidad es que Catalunya sigue siendo tratada como una colonia. Y si no nos dejan administrar nuestros propios recursos no podremos avanzar. ¿Diálogo? No. ¿Buena fama? Tampoco. ¿Reparto justo del dinero? Olvídate. Yo me siento cordobés y catalán pero si me hacen escoger, escojo Catalunya', apunta Reyes.

'Yo me siento cordobés y catalán pero si me hacen escoger, escojo Catalunya' La confianza en que la comunidad castellanohablante pueda adquirir mecanismos propios para involucrarse en el debate nacional es uno de los pilares de Súmate.'Al final, no es una cuestión nacionalista. Yo soy español, me gustan el flamenco y las sevillanas pero resulta que en Catalunya tengo a mis hermanos, mis hijos, mis nietos y mis sobrinos. También a mis médicos, a los profesores... Si nos ahogan económicamente, si maltratan la cultura catalana, si dan lecciones sobre cómo educar a nuestros hijos... tal vez haya llegado el momento de que Catalunya pueda proyectarse sola, ¿no? Ese es el objetivo de Súmate: informar a nuestra gente, catalanes que nacieron fuera de Catalunya, de forma clara y en nuestro idioma, para que, llegado el día, nadie vote sin saber por qué ni para qué', sugiere Reyes, medio invadido por un pragmatismo vital que le hace prácticamente inmune a las críticas. 'No toda mi familia se lo ha tomado bien. Tengo un hermano que me dice: ¿qué estás haciendo?'.

Súmate nació de forma interna el pasado mes de mayo pero no fue hasta el 2 de octubre que se presentó en sociedad. El acto tuvo lugar en Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat, y congregó a más de 200 personas y varios representantes políticos (ERC, CDC e Iniciativa), además de la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, y miembros de la junta de Òmnium Cultural. Hoy cuentan con más de 1.500 adheridos aunque el anhelo de su presidente es cerrar el año alcanzando los 100.000, una cifra similar al número de visitas que ha tenido su vídeo promocional en Youtube.En este spot, Reyes aparece cortando una barra de pan para explicar de forma gráfica el expolio fiscal que, según su plataforma, sufre Catalunya.

Y es que Súmate basa gran parte de su discurso en la distribución de la riqueza, exculpando incluso al gobierno de CIU de todos los recortes realizados desde que entró en el Govern. '¿CIU recorta o distribuye como puede? Yo lo tengo claro, Artur Mas hace malabarismos para repartir lo poco que el Gobierno Central devuelve cada año a Catalunya. Es obvio que el que aprueba los presupuestos corre el riesgo de desgastarse pero eso no debe servir para señalarle de todos los males', defiende.

El presidente de la asociación, Eduardo Reyes, junto a otros miembros en una mesa de debate

Para Reyes, construir un nuevo Estado no significa renunciar a los orígenes de las personas. De hecho, busca el punto de inflexión de su propia evolución política y resuelve sin pestañear: 'Cuando mis padres vinieron a Catalunya, otros familiares se fueron a Francia. ¿Hemos roto lazos? No. ¿Qué me puede impedir a mí visitar siempre que quiera el patio de los naranjos de la Hermita de Córdoba? ¡Si mi hija, nacida en Catalunya, ama Córdoba! Quien quiera hacer entender a los demás que mis primos cordobeses y yo nos vamos a pelear por el hecho de vivir en países distintos tiene una actitud enfermiza. Todo esto ocurre por la falta de cultura democrática que existe en España. El sentido de la justicia está más acentuado aquí'.

Otra de las cosas que ha tenido que escuchar Reyes es que, promoviendo la ruptura con el Estado español, su asociación ejerce un 'independentismo de cartera, egoísta e insolidario. 'Hace poco me dijeron: ''es mentira que todo el dinero de Catalunya se va a Andalucía''. Y contesté que sí, que es mentira, pero que ojalá fuera verdad. Al final el problema no es que el dinero de los catalanes vaya a las zonas más necesitadas. El problema es que se invierte mal y se gestiona peor, que es distinto', aclara.

'El objetivo es informar a los catalanes que nacieron fuera de Catalunya,  para que nadie vote sin saber por qué ni para qué' La desinformación es otro de los enemigos que Súmate espera combatir en los próximos meses. No en vano, ya hay planificadas visitas y charlas a varios municipios de Catalunya, como Camp de Tarragona o Terrassa, con el objetivo de implicar a nuevos actores en la construcción de un nuevo Estado. 'En España el sentido común es el menor de los sentidos usados. España se proyecta en torno a los toros, el flamenco y dos equipos de fútbol. ¿Es esa toda su cultura? Para nada. España es maravillosa pero nunca se ha interesado en proyectar todo su potencial. Catalunya lo intenta, con sus embajadas, sus flujos de comercio, su visión internacional, su cultura... ¿Y encima la linchamos y sugerimos que ''debe españolizarse''?'.

Pero donde más se enerva Reyes es en el tema lingüístico. 'Yo hablo español con mi familia pero tengo hijas y nietos que hablan a la perfección catalán y castellano. Y no hay ningún roce, ninguna discriminación. Me entristece volver a mi tierra y tener que informarles de una realidad inexistente, contaminada. Al final, creo que España maltrata a Catalunya por envidia. Cuando lo que deberían hacer es aprender más de nosotros'.

En sus primeros días de vida Súmate ha querido agradecer el amplio apoyo que ha recibido por parte de algunos partidos políticos próximos a la independencia -'David Fernández, de la CUP, me cae de collons', confiesa Reyes-. Y aunque advierten que la asociación 'no es un producto de nadie', sí esperan poder ir de la mano de aquellas formaciones que viajen en el mismo rumbo, en caso de que surjan intereses comunes.

Admirador de Diego Cañamero y firme defensor de la regeneración democrática, Eduardo Reyes espera prejubilarse en breve para dedicarse íntegramente a Súmate. Asegura que, pese al estrés, una lumbalgia latente y haber adelgazado 20 kilos en lo que llevamos de año, no desea otra cosa. 'Por primera vez en mi vida estoy haciendo algo que me gusta y además creo que lo hago honradamente y por una causa común'.

 Artur Mas hace malabarismos para repartir lo poco que el Gobierno devuelve cada año a Catalunya

Aunque en Córdoba y dentro de su familia no lo entiendan, se conforma con que la asociación pueda atraer a un colectivo que hasta ahora ha permanecido en silencio, puede que acomplejado, para que sea parte activa de un proceso que, considera, ya no tiene marcha atrás. 'Ni nos echarán de Europa, ni nos pondrán muros fronterizos. ¿Acaso la comunidad europea va a permitirse el lujo de aislar a un pueblo que podría estar entre los diez países más ricos del mundo? Con el espíritu currante y emprendedor de Catalunya, no hay nada que temer', concluye Reyes. En el fondo, se refiere al mismo espíritu con el que sus padres sacaron adelante a una familia lejos de su tierra. Una tierra que, pase lo que pase, seguirá amando.

Más noticias en Política y Sociedad