Público
Público

CDC se ve forzada a debatir sobre la independencia

La ponencia oficial del congreso se enfrenta a una enmienda a la totalidad soberanista

FERRAN CASAS

Artur Mas negaba ésta semana en el último boletín interno de Convergència cualquier  tipo de “contraposición” entre moderados y soberanistas dentro del partido. Pero los hechos no avalan su afirmación y, como mínimo, deberá arbitrar el debate independentista en el congreso CDC.

El lunes por la noche la agrupación barcelonesa de la Dreta de l’Eixample -donde milita Oriol Pujol- aprobó que llegue al plenario del congreso que el partido celebra el 11, 12 y 13 de julio una enmienda a la totalidad contra la oficial.

El texto alternativo, redactado y promovido por Ignasi Planas, consejero nacional del partido, apuesta por la independencia de Catalunya como fin último orillando así la tradicional ambigüedad de la formación, que prevé un cónclave tranquilo donde Mas integre las voces díscolas.

La ponencia oficial, dirigida por Francesc Homs -dirigente de máxima confianza de Mas-, apuesta por el ejercicio del derecho a decidir en temas clave pero no fija como objetivo último un Estado.

Por contra, Planas afirma que la sentencia que prepara el Tribunal Constitucional sobre el Estatut fijará un techo insuficiente al autogobierno y que, ante esa perspectiva, la independencia será “la única salida”. Para él y los que le apoyan el partido debe asumir un “compromiso público” con el restablecimiento de derechos de Catalunya “para que se convierta en un Estado de derecho, libre, democrático y social integrado en la UE”.

“Ya no hay margen para la ambigüedad: Catalunya será Estado o no será”, sentencia el texto que Homs intentará desactivar ofreciendo transacciones para que no se vote en el plenario. Planas muestra ninguna fe en el encaje de Catalunya en el Estado mediante la soberanía compartida o el federalismo asimétrico. El PSOE no está, afirma, “ni tan sólo por el federalismo”.

La enmienda a la totalidad se añade a las veinte parciales presentadas por la Plataforma per la Sobirania, un corriente interno que dice agrupar a 600 militantes y 20 consejeros nacionales. Proponen también debatir sobre la conveniencia de un Estado catalán. Unió, los socios de CDC, ya dejaron claro este lunes que, en ningún caso, apoyarán o promoverán tesis independentistas.

Más noticias de Política y Sociedad