Público
Público

Chacón sortea el reproche del Congreso sobre Kosovo

El PP se queda solo pidiendo la reprobación de la ministra

LUIS CALVO

La retirada de Kosovo sigue coleando en el Congreso más de un mes después de que la ministra de Defensa anunciará el repliegue en Istok. Este martes, el Gobierno se salvó del reproche de la Cámara Baja gracias al apoyo de los grupos de izquierda y la ausencia de siete diputados del PP.

El catalán Jordi Xuclà, promotor de la moción, acusó al Gobierno de haber pasado sobre el Parlamento y la "legalidad internacional" con el "precipitado" anuncio de retirada y ofreció al Gobierno la posibilidad de enmendar su error votando la moción. "Perseverar en los errores lleva a la clara descalificación política", le advirtió.

Pese a que la intención de Xuclà era que el PSOE pudiera apoyar la iniciativa, las negociaciones entre ambos grupos fracasaron. Ante lo ajustado de la votación, el texto se votó por partes. Los tres primeros puntos apostaban por fomentar el papel del Parlamento en las políticas de Defensa y la multilatelaridad internacional en la toma de decisiones. Todos fueron aprobados casi por unanimidad.

Sólo fue necesario sacar la calculadora en el cuarto, el más polémico y el único que hacía un reproche directo al Gobierno. Entonces la izquierda llegó en ayuda del Gobierno. IU, ICV y BNG se pusieron de parte de la ministra. Con ellos, los socialistas, sumaron 172 votos. Otros 164 votaron contra Chacón. Junto al PP, PNV, UPyD y CC, apoyaron la moción catalana.

El resultado podría haber sido más justo de no haber faltado a la votación seis diputados del PP. Otro más se equivocó de voto.

La derrota no ha acabado con las ganas del PP de estirar el tema para desgastar al Gobierno. Este martes, CiU rechazó incluir en su moción una enmienda conservadora que abogaba por la reprobación formal de Chacón. Con los catalanes, todos los grupos se mostraron contrarios. Pese a la negativa, la portavoz del PP, Beatriz Rodríguez-Salmones anunció que su grupo presentará hoy una iniciativa propia que recupere la reprobación.

Según el PP, la ministra es la única que no ha reconocido el error, a diferencia de "la opinión pública, la sociedad y los aliados". "El apoyo y el sentido de Estado" del PP en política de seguridad y defensa, explicó, no debe implica su "aplauso" cuando se falla.

La insistencia del Rodríguez-Salmones provocó la indignación del portavoz socialista de Defensa. Desde la tribuna, Jesús Cuadrado acusó al PP de estar sólo y le reprochó su pasado. "Mi grupo no ampara guerras ilegales, torturas y Guantánamo", aseguró.

La Comisión del Estatuto del Diputado echó un chorro de luz sobre las declaraciones de actividades de los parlamentarios. Por unanimidad, todos los grupos decidieron solicitar a la Mesa de la Cámara que a partir de ahora dé publicidad a los dictámenes sobre incompatibilidad de la Comisión.

El esfuerzo por la transparencia se extenderá también a las votaciones. El sistema actual, con el hemiciclo sellado, las cámaras apagadas y sin que trascienda el resultado, dará paso a votaciones completamente transparentes.

Tras el acuerdo, queda pendiente la reforma legislativa para endurecer el régimen de incompatibilidades. Aunque debe ser la Comisión Constitucional quien desarrolle la normativa, una comisión mixta Senado-Congreso se encargará de estudiar las posibilidades y sugerir soluciones.

 

Más noticias de Política y Sociedad