Público
Público

Chaves dará el relevo a Griñán en un congreso exprés

El PSOE andaluz confía en cerrar fortalecido el proceso de transición

A. AVENDAÑO / R. BOCANEGRA

José Antonio Griñán, presidente andaluz, tendrá en marzo el congreso que quería celebrar para tomar la vara de mando en el PSOE andaluz y poner fin a las especulaciones sobre su liderazgo. El cónclave será un congreso exprés, en el que se sustituirá en la Secretaría General del partido al vicepresidente Manuel Chaves y se elegirá una nueva ejecutiva regional. La dirección del PSOE confía en que la decisión, tomada antes de fin de año, sirva para apuntalar al presidente en un momento difícil por las encuestas adversas, y para cerrar de una vez por todas los debates abiertos sobre el predicamento de Griñán después de que relevara a Chaves hace nueve meses.

El congreso, que cuenta con el aval de la dirección federal, está preparado para dar a Griñán todos los poderes, lo que él cree que le permitirá gobernar el partido de manera cómoda, una sensación que, según diversas fuentes, el presidente no tiene ahora. La oposición, PP e IU, ha utilizado durante meses como arma de desgaste contra Griñán una supuesta falta de liderazgo.

La fecha exacta está a expensas de la presencia de Zapatero

La fecha exacta del cónclave está pendiente de la agenda de José Luis Rodríguez Zapatero, según fuentes socialistas. Griñán manifestó ayer en Mérida, donde estuvo con el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que ya tenía una fecha en mente. "Me decanto por una fecha en concreto que someteré a conocimiento de la Ejecutiva y [luego] Chaves dirá la fecha", dijo, según informa Europa Press. Fuentes socialistas explicaron que el congreso deberá celebrarse al menos 40 días después de que se convoque oficialmente.

Ahora, tras unos meses de zozobra y desconcierto en el partido debido a los desencuentros mantenidos sobre la conveniencia de un congreso extraordinario entre Griñán y Chaves, y Griñán y Luis Pizarro vicesecretario regional y leal colaborador de Chaves durante años, la dirección confía en que los delegados socialistas den un respaldo "amplísimo, incluso unánime" al presidente. Pizarro, ya superados los desacuerdos, rechazó ayer "intrigas internas", y agregó que el PSOE saldrá "más fortalecido aún" del cónclave, informa Europa Press.

El partido apoyará sin fisuras a Griñán, aun cuando hay dudas

En una reunión el pasado lunes en Sevilla, los secretarios provinciales, según fuentes socialistas, acordaron poner en marcha la maquinaria para que esté engrasada de cara al congreso. El partido, aun cuando algunos manifiesten dudas en privado sobre la idoneidad de la decisión, apoyará a Griñán sin fisuras. Muchos en el PSOE analizan que no les queda más remedio que apoyarle, porque el presidente ha forzado la máquina para lograr un congreso adelantado.

El anuncio de la cita, que Chaves y Griñán habían pactado hace nueve meses convocar después de las elecciones autonómicas de 2012, llega en un momento en que las encuestas internas y externas dan por perdida la mayoría absoluta y alguna otorga la victoria por primera vez al PP de Javier Arenas. Algunos socialistas manifiestan su preocupación no tanto por la pérdida de escaños en Andalucía, que, aun produciéndose, les permitiría gobernar con IU, sino porque la rebaja de votos mermaría las posibilidades de victoria en las elecciones generales, donde el granero andaluz ha sido decisivo hasta ahora para otorgarle mayorías al PSOE.

Griñán tomará el bastón de mando antes de la elección de los candidatos a las municipales de 2011, una cuestión siempre delicada en el PSOE andaluz, y más ahora, cuando el PP plantea esos comicios como una especie de enmienda al Gobierno socialista. El congreso exprés, que llega en plena rebelión de los alcaldes socialistas de Andalucía a cuenta de las leyes locales que impulsa la Junta, no provocará, según el PSOE, movimientos en las ejecutivas provinciales.

Griñán, una vez investido con toda la púrpura del cargo, acometerá "cambios" en su gobierno, según manifestó el presidente el fin de semana pasado en Málaga.

Gaspar Zarrías, número dos de Chaves en la vicepresidencia del Gobierno, será elegido con toda probabilidad en el Comité Federal del PSOE del próximo sábado como sustituto de María del Mar Moreno, consejera andaluza de Educación, al frente de la Secretaría de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, el número cuatro del partido. El presidente del PSOE, Manuel Chaves, dijo ayer que esta “hipótesis de sustitución se ha barajado” desde hace tiempo.  Moreno dijo ayer que había comunicado hace algunos días a la dirección del partido que quería abandonar la secretaría para centrarse en su trabajo en Andalucía. Hay quien interpreta que Moreno entrará en la ejecutiva regional del PSOE en el congreso que aupará a Griñán.

Más noticias de Política y Sociedad