Público
Público

El Congreso suspende las jornadas de puertas abiertas por obras

Suspende también los actos oficiales de la fiesta de la Constitución, que se trasladan al Senado. Posada niega que hayan influido las movilizaciones ciudadanas y promete transparencia sobre la adjudicación del contrato de obras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las obras que en próximas semanas comenzarán en el Congreso de los Diputados, que afectan a la cubierta del palacio y que han obligado a rodear de andamios el edificio, han tenido como consecuencia la suspensión de las Jornadas de Puertas Abiertas que iban a celebrarse los días 3 y 4 de diciembre, el aplazamiento del proyecto de cambiar la iluminación de la Puerta de los Leones, y el traslado al Senado de la celebración institucional del Día de la Constitución. Así lo ha señalado el presidente del Congreso, Jesús Posada, tras informar a los grupos parlamentarios en la Junta de Portavoces de la Cámara Baja. Según ha dicho a los periodistas, esta decisión no guarda relación con las movilizaciones ciudadanas que han venido organizándose en los alrededores del Congreso desde la pasada primavera.

La Dirección General de Patrimonio del Estado encargó a la empresa Dragados, por un importe de 4,5 millones, un proyecto para sustituir las cubiertas y acabados de los patios del Palacio del Congreso de los Diputados, unas obras que durarán diez meses y que aportarán más luminosidad, mejores condiciones de salubridad y menos contaminación acústica. Este mes ha comenzado el proceso de andamiaje y la preparación del perímetro de protección del Palacio, lo que afecta tanto a la Puerta de los Leones, por donde entran los ciudadanos en las Jornadas de Puertas Abiertas, como al patio interior, por donde acceden al Congreso las autoridades invitadas a la celebración institucional del 6 de diciembre.

En ese contexto, los servicios de la Cámara remitieron un informe a Posada aconsejando suprimir este año las jornadas de Puertas Abiertas, que estaban previstas para los días 3 y 4 de diciembre, porque 'no se garantiza ni la vistosidad ni la seguridad de los ciudadanos'. 'Se harán en el futuro, por supuesto, incluso cuando acaben las obras las haremos, si podemos incluso antes de diciembre del año que viene, pero ahora no las podemos hacer', ha indicado Posada, no ha podido estrenarse en esa recepción a los ciudadanos.

Y habiendo pensado en suprimir las Puertas Abiertas, Posada cree que no era adecuado organizar en cambio el acto institucional del Día de la Constitución, así que habló con el presidente del Senado, Pío García Escudero, para trasladar la celebración a la Cámara Alta, con el mismo formato de todos los años. 'Es una decisión mía política que he planteado y que la Mesa y la Junta han apoyado --ha explicado--. No me parece bien que si suprimimos puertas abiertas mantengamos el 6 de Diciembre. A partir de ahí, se han tomado otras medidas complementarias, como aplazar la ejecución del convenio que se firmó en octubre con la Fundación Iberdrola para cambiar el diseño de iluminación de la fachada del Palacio del Congreso, con el que se pretendía ahorrar energía. Todo ha quedado pospuesto al fin de las obras de la cubierta.

Del mismo modo, se suspenderán las visitas guiadas, con cierta 'flexibilidad' si hay alguna que ya no puede suspenderse. Lo que sí se va a mantener es la asistencia a las tribunas de invitados en las sesiones plenarias, una decisión personal del presidente: 'El Pleno es público y la presencia física de personas en las tribunas lo considero una parte esencial del proceso democrático', sostiene.

En cuanto al contrato de las obras, Posada ha recordado que el adjudicatario no es el Congreso, sino la Dirección General de Patrimonio del Ministerio de Hacienda, pero en todo caso ha dicho no tener dudas sobre el procedimiento seguido. 'Por lo que a mí se me ha informado, se utilizó un procedimiento que está perfectamente contemplado en las leyes y por unas cantidades, no creo que haya ninguna sobre ello', ha señalado, remarcando que en todo caso quiere 'la máxima transparencia posible en plazos de ejecución, cómo se gasta el dinero y cómo se lleva a cabo'. 'Quiero máxima transparencia en esta obra', ha proclamado.

Las celebraciones de principios de diciembre son las primeras que iba a organizar el Congreso tras meses de movilizaciones en sus alrededores, desde el aniversario del 15-M hasta los intentos por rodear el Parlamento. Posada, que admite que no le gusta tener obras en sus dependencias, ha asegurado que esas movilizaciones no han influido 'en absoluto' en las decisiones tomadas pues se trata de una obra 'absolutamente necesaria para que los techos del edificio se mantengan en condiciones' y cuyo calendario ya estaba en marcha cuando llegó a la Presidencia de la Cámara.

Más noticias en Política y Sociedad