Público
Público
Únete a nosotros

El déficit de 2011 sube cuatro décimas por tres comunidades del PP

La actualización de las cifras de Madrid, País Valencià y Castilla y León obligan al Gobierno a corregir al alza el agujero de 2011: del 8,51% al 8,9%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

2011 no se cerró con el déficit del 8,51% que se comunicó en febrero. El desfase en las cuentas de todas las Administraciones Públicas se situó el ejercicio pasado cuatro décimas por encima, en el 8,9%. Una subida nada despreciable para un agujero que ya era descomunal. Un aumento que el Gobierno central ha tenido que consignar esta misma tarde tras conocerse las desviaciones de varias comunidades autónomas. Hacienda ha trasladado ese incremento en una nota de prensa remitida a los medios de comunicación pasadas las 22 horas

A lo largo de la jornada se han ido conocido los planes de viabilidad de las comunidades autónomas que ayer jueves fueron aprobados por el Consejo de Política Fiscal y Financiera. La sorpresa ha llegado cuando Madrid, que en febrero presumía de ser la autonomía más cumplidora, ha informado de que cerró 2011 con un déficit no del 1,13% –lo avanzado en aquella fecha–, sino del 2,21%. Justo el doble. La región presidida por Esperanza Aguirre sobrepasaba, por tanto, la línea roja que había marcado el Ejecutivo central, que era del 1,3%. 

Otro tanto se puede decir de País Valencià y Castilla y León. En el primer caso, la comunidad de Alberto Fabra había anunciado un desequilibrio del 3,68% de su PIB, dato que finalmente se ha elevado al 4,5%. El desvío en la autonomía que gobierna Juan Vicente Herrera ha sido menor: del 2,35% provisional de febrero ha saltado al 2,59%. El aumento del déficit en Madrid y Valencia y, 'en menor medida', en Andalucía y Castilla y León –argumenta el Ministerio de Hacienda– ha provocado que la cifra global pase del 8,51% al 8,9%. El impacto obedece al enorme peso en la economía española de las dos primeras autonomías. Madrid representa de hecho cerca del 18% del PIB nacional. 

La confusión planeó toda la tarde sobre Galicia. La Xunta admitió en su plan un desfase del 4,37%. Ese dato incluía el efecto de las liquidaciones negativas de años anteriores, que no se computan como déficit, de modo que el registro definitivo para 2011 es del 1,61%, exactamente igual al comunicado en febrero. Tras destaparse la mentira de Madrid, Galicia se coloca como la comunidad más cumplidora de toda España, seguida de Canarias (gobernada por CC y PSOE), con un 1,7% de desvío.

El déficit de Madrid es del 2,2% el doble de lo adelantado; el de Valencia creció ocho décimas

Madrid era de hecho la única comunidad que supuestamente había logrado el objetivo marcado por el Gobierno central de situar el déficit por debajo del 1,3%. Aguirre se había jactado siempre de sus buenos números y había denunciado, en primera línea, la 'herencia' recibida de José Luis Rodríguez Zapatero y sus supuestos engaños. Pero la presidenta también sabía que la cifra definitiva de su déficit podía ser mayor que el 1,13% declarado. Tan sólo un día después de avanzar ese dato, la jefa del Ejecutivo regional adelantaba que era 'muy probable' que el desfase de 2011 fuera algo superior. No se pensaba que se acabaría duplicando. El agujero del 2,2% deja en muy mal lugar, además, a Antonio Beteta, consejero de Economía y Hacienda de Aguirre hasta junio de 2011 y actual secretario de Estado de Administraciones Públicas y, como tal, encargado de embridar las cuentas de las CCAA. 

En conclusión, son tres comunidades que el PP lleva gestionando años y años las que han provocado que crezca el desequilibrio presupuestario de España, hasta dispararse al 8,9%. Nada ha tenido que ver, por tanto, la debacle socialista de 2011. Andalucía ha declarado un déficit del 3,22%, igual al adelantado en febrero. El descuadre sólo ha sido de unos pocos millones. Ese tipo de ligeras diferencias entre el dato provisional de febrero y el definitivo es frecuente, pero lo que ha chocado es el abismo de cifras en los casos de Madrid y Valencia. 

El desfase de las CCAA se situaría en torno a los 3.000 millones de euros, aunque Hacienda no proporcionó la cifra.

Hacienda insiste en que no cambia la previsión de cumplimiento del 5,3% para 2012

¿Por qué se ha producido ese aumento inesperado del déficit? Se debe al desplome en la recaudación de ingresos en los últimos meses del año y, sobre todo, a un 'gasto registrado y pendiente de pago que no estaba incluido en la comunicación provisional de cierre de 2011 que se hizo el pasado marzo' a Bruselas. Los gastos han aflorado por el plan de pago a proveedores presentado por las autonomías en abril. Las facturas que había pendientes no estaban imputadas a ningún presupuesto y, por tanto, no se hallaban recogidas en la liquidación de las cuentas de 2011 anunciadas hace tres meses. Ese plan supondrá el pago en breve a los proveedores de casi 27.000 millones de euros.  Hacienda destaca que con la nueva Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y con las medidas de ajuste aprobadas ayer en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), 'se puede garantizar que no volverá a haber facturas ocultas en los cajones, habida cuenta del seguimiento mensual en términos de contabilidad nacional y a través de la central de información'. 

 Ni Montoro ni la vicepresidenta habían advertido del desvío de las CCAA

El Gobierno explica en su nota que los planes económico-financieros sancionados ayer por el CPFF ya tenían en cuenta esas desviaciones, aunque lo cierto es que ningún responsable del ministerio, ni siquiera su titular, Cristóbal Montoro, había advertido de ellas en la rueda de prensa posterior. Tampoco hoy viernes la vicepresidenta del Ejecutivo había dicho media palabra. Soraya Sáenz de Santamaría se limitó calificar de histórico el acuerdo alcanzado en el Consejo de Política Fiscal, que supone un ajuste global de las comunidades de 18.349 millones de euros (13.071 millones de reducción de gasto). Un 'hito muy importante' para el Estado autonómico, 'un auténtico pacto de Estado' al coincidir todas las CCAA y el Gobierno central en que sólo hay un objetivo: 'Controlar el déficit para salir de la crisis'. El pastel, por tanto, se ha descubierto esta tarde, a través de la información facilitada por las propias comunidades. Y no es cosa menor, porque vuelve a arrojar dudas de la credibilidad de España, además de agrandar la brecha entre el 8,9% final de déficit de 2011 y la meta del 5,3% este año.

Porque en lo que Hacienda insiste a machamartillo es que al recogerse los datos actualizados en las medidas de ajuste, se mantiene intacta la previsión de alcanzar este 2012 el déficit del 5,3% para todas las administraciones –y el 1,5% para las autonomías– comprometido con Bruselas. Así lo ha comunicado el Ejecutivo central a Eurostat, indicándole que 'se ha identificado de una manera más correcta el déficit de las CCAA gracias a la operación de pago a proveedores, que ha supuesto una auténtica circularización de deudas pendientes'.

Más noticias en Política y Sociedad