Público
Público

Detenido ebrio y dormido al volante un concejal del PP de Santiago

Angel Espadas, número 3 de la candidatura conservadora al Ayuntamiento gallego y conocido por ser el 'azote del botellón' en la ciudad, fue detenido el pasado fin de semana por conducir borracho y quedarse dormido al volante

PUBLICO.ES / EFE

Según el atestado policial tenía "el habla pastosa, un fuerte olor a alcohol y al bajarse del vehículo se le observó una deambulación vacilante". Ante lo que eran muestras más que evidentes de una borrachera de consideración, los agentes de la Guardia Civil que a las 06:35 horas del pasado sábado se encontraron en Santiago de Compostela a un  hombre ebrio y dormido al volante, parado con el motor en marcha delante de un semáforo, llamaron a los agentes de la policía municipal para hacerle la prueba de alcoholemia.

El resultado fue el previsto: el conductor triplicaba la tasa de alcohol permitida, con 0,79 milígramos de alcohol por litro de aire espirado, y fue detenido. Mañana, martes, se enfrentará a un juicio rápido por un delito contra la seguridad vial. 

La sorpresa llegó al identificar al conductor: se trataba de Angel Espadas, concejal del PP en el Ayuntamiento de Santiago de Compostela y número 3 en la candidatura conservadora para las próximas elecciones municipales de mayo. Y otra sorpresa aún mayor: durante esta legislatura que está a punto de terminar, Espadas se erigió en azote del botellón, llegando incluso a infiltrarse en uno para denunciar la práctica de beber en la calle. En octubre de 2008, junto con otra edil del PP, contó los excesos de la primera gran fiesta universitaria en un reportaje publicado por el diario El Correo gallego

Tras la publicación de la noticia, y ante las continuadas llamadas de los medios, el Ayuntamiento compostelano difundió este lunes una nota de prensa en la que admite los hechos. Cuenta el Consistorio lo mismo que el atestado: que a las 06:35 horas del 12 de marzo, los agentes locales de la sección de atestados fueron requeridos por una llamada de la Guardia Civil, que había interceptado a un conductor que había dado positivo en las pruebas de alcoholemia. Se solicitó la presencia de la Policía local al ser la autoridad competente en materia de tráfico en la zona urbana.

Personados en el lugar, fueron informados por la Guardia Civil de que el conductor, Ángel Espadas, había dado un resultado positivo de 0,79 miligramos por litro en la primera prueba de detección alcohólica que le fue practicada a las 06:42. A las 07:05 horas, en presencia de los agentes, se le practicó una segunda prueba, con un resultado de 0,74.

El conductor presentaba "síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas por lo que, de forma voluntaria", fue trasladado a las dependencias de la Policía local en coche patrulla para la instrucción de diligencias. El martes, se conocerá la sentencia de esta imprudencia.

El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, opinó este lunes sobre el asunto: cree que de confirmarse la noticia, Espadas debería dimitir. En declaraciones a los periodistas antes de asistir a una conferencia del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, el alcalde dijo no querer hacer "ninguna valoración" y se remitió al comunicado que el Ayuntamiento. Preguntado por si ve esta actitud incompatible con un cargo público, señaló que "si los hechos, está claro y reconocido, fueron así, evidentemente".

Más noticias de Política y Sociedad