Público
Público

Detenidos ocho alumnos en una protesta en Valencia

La Policía no dudó en cargar contra los estudiantes que se quejaban de los recortes

TONI MARTÍNEZ

"Esto con Franco sí pasaba". Quien habla así es Laura Puig, tiene tan sólo 15 años y no conoció la dictadura. "Pero lo que he vivido sí se parece mucho a lo que me han contado mis padres", explica. Ella, junto a otros alumnos del Instituto de Educación Secundaria Lluís Vives de Valencia, se pasó todo el día de ayer en la calle, protestando por la "brutalidad policial" empleada el pasado miércoles al disolver una concentración en su centro. La Policía, que ayer detuvo a ocho estudiantes, uno de ellos menor de edad, repitió las cargas. Una afectó a la diputada autonómica de Compromís, Mónica Oltra, infor-ma Belén Toledo. "Me han empujado, me han tirado al suelo y me han dado patadas en las piernas", dijo a Público.

En cuanto a las detenciones, la Policía se justificó explicando que los jóvenes se sentaron sobre el capó de un vehículo y provocaron una "crisis de ansiedad" a la conductora, de forma que fueron arrestados por desobediencia y resistencia a la autoridad.

Uno de los jóvenes arrestados por desobediencia es menor de edad

Las manifestaciones comenzaron por la mañana frente al instituto y se prolongaron durante todo el día. Desde el lunes, los alumnos están mostrando su hartazgo frente a los recortes y los impagos de la Generalitat Valenciana (PP). El Gobierno autonómico pagó ayer los 33 millones en concepto de gasto de funcionamiento que debía a los institutos públicos y colegios concertados, después de 11 meses de retraso que han dejado a numerosos centros sin luz ni calefacción. Profesores y sindicatos piden la derogación del decreto aprobado el pasado 5 de enero por la Generalitat, que contempla la bajada de ingresos de los docentes. Además, más de 1.600 interinos han perdido su empleo en los dos últimos años, según Marc Candela, del sindicato STEPV.

Los estudiantes del Luis Vives narraban ayer cómo el miércoles decidieron cortar el tráfico de la calle a la salida de clase para protestar contra los recortes en Educación. La Policía Nacional decidió restablecer la circulación a golpes, según contaba Irene Gallardón, que exhibía una herida que atribuyó a la "brutalidad" de los agentes", aunque estos negaron cualquier tipo de agresión. Fuentes de la dirección del instituto denunciaron que la actuación de las Fuerzas de Seguridad fue "desmesurada".

La diputada Mónica Oltra figura entre los golpeados por los agentes

Los partidos de la oposición se sumaron a las críticas contra la Policía y, sobre todo, contra la delegada del gobierno en el País Valencià, Paula Sánchez de León, exportavoz del Ejecutivo de Francisco Camps. El PSPV-PSOE tildó su actitud de "intolerante y autoritaria". EUPV (IU en sus siglas en valenciano) pidió su dimisión y Compromís tachó la actuación de los agentes de "violenta y desproporcionada" y reclamó una reunión urgente con la delegada.

La concentración en repulsa por la actuación policial y en apoyo de los jóvenes detenidos se prolongó durante toda la tarde, ante una treintena de furgones policiales y decenas de agentes que tomaron literalmente el centro de la ciudad. El desmesurado despliegue asombró a los propios manifestantes. "No somos delincuentes", afirmaba un joven con su carpeta entre los brazos. "Pero si han traído hasta las pistolas de pelotas", añadía con relación al equipamiento de los numerosos antidisturbios.

Ante la presión policial, se disolvió la concentración y continuó un particular vía crucis de los escolares que les llevó hasta la comisaría de Policía donde estaban detenidos sus compañeros. Allí, se encontraron con nuevo despliegue policial y una nueva carga con empujones y algunos golpes. Al cierre de esta edición, los jóvenes, la mayoría menores, pedían a gritos "menos corrupción, más educación" y la libertad de sus compañeros.

Más noticias de Política y Sociedad