Público
Público

Eguiguren: "En el proceso nos cegó el voluntarismo"

El mediador del PSE con ETA explica que "nunca" se habló de política en la tregua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde la ruptura de la tregua, en junio de 2007, Jesús Eguiguren, presidente del PSE y el principal muñidor del diálogo con ETA, no había abierto la boca. “He preferido callar a defenderme en muchas ocasiones”. Era la justificación del silencio, la que volcó en una larga entrevista que publicaron ayer los diarios del grupo Vocento. El mediador de los socialistas no baja al detalle de las conversaciones “por discreción”, pero sí aclara que “nunca” se habló con ETA de política. Y se fijó “desde un principio”. “Las bases [del proceso de paz] eran sólidas. Pero alguien decidió no seguirlas. Había un procedimiento válido, un método y unas bases. Y en un momento dado ETA prescinde de ese método”.

El método, añade Eguiguren, no fue la confianza, sino la “responsabilidad” de unos y otros para que el proceso triunfase. Aunque la contraparte socialista se dejó “cegar un poco por el voluntarismo”. El presidente del PSE maneja incluso una convicción: que la banda decidió romper la tregua “casi desde el principio”, en el verano de 2006, porque sintió “un vértigo enorme a la hora de decir adiós a las armas”.

La experiencia del proceso, con todo, servirá para el futuro. “Un día producirá sus efectos. No veo [que se mueva nada en la izquierda abertzale], pero si lo hay no se verá de la noche a la mañana”.

El mediador menciona otro punto medular: la “derrota” de la banda en la que tanto insiste el PP. “La derrota de ETA como un proyecto revolucionario, separatista, es evidente. Lo ven hasta los dirigentes de ETA. El Estado no cambiará la Constitución ni romperá España. Hablamos más bien de cómo terminar con el terrorismo más que derrotarlo [...]. Una cosa es terminar con ETA y otra integrar en la sociedad al sector que ha crecido a su alrededor”.

Arnaldo Otegi se llevó también el juicio de Eguiguren. “Hizo lo que pudo”, pero“no dio un puñetazo encima de la mesa”. Ése fue el error.

 

El PNV tiene poco que hacer con los socialistas si persiste en su idea soberanista. Jesús Eguiguren sostiene la tesis con firmeza, más aún tras los resultados del 9-M, un “gran espaldarazo” al compromiso de José Luis Rodríguez Zapatero y del PSE con Euskadi y al proceso de paz. “El problema de este país no es un nuevo marco político. Euskadi no lo necesita. Necesita un nuevo Gobierno”.

El derecho a decidir al que se agarra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, ya existe. Los vascos han mantenido al PNV en el poder 30 años, por ejemplo. Los nacionalistas, juzga Eguiguren, deben desterrar el soberanismo “como política concreta”, no como meta a largo plazo. “No hay entendimiento posible con una consulta rupturista”. Si elige la vía legal, “es posible”.