Público
Público

Ejército Defensa recoloca con el sueldo íntegro a 725 oficiales prejubilados

El Ministerio los repesca para puestos secundarios, con un gasto mensual de más de un millón de euros en complementos, pese a haber iniciado oficialmente la reducción de esos puestos hace ya nueve años

Publicidad
Media: 2.57
Votos: 7

La exministra de Defensa María Dolores de Cospedal y la actual titular, Margarita Robles, en el cambio de cartera. Europa Press TV

El ejército español mantiene su sueldo a 735 militares ‘prejubilados’ tras pasar a la situación de reserva, 725 de ellos con rango de oficial, y haberles asignado destinos en puestos secundarios, lo que les permite cobrar una serie de complementos salariales que, según el rango y el servicio, pueden llegar a los 2.500 euros mensuales, lo que supone un gasto de más de un millón de euros al mes.

Según la respuesta del Ministerio de Defensa a una consulta en su Portal de Transparencia, “el personal militar en situación de reserva que ocupa destino” lo conforman 616 militares adscritos a la escala de oficiales, otros 109 de la “escala a extinguir” de oficiales, nueve suboficiales y un miembro de la escala de tropa.

Sin embargo, Defensa elude aclarar qué partida económica se utiliza para pagar esas situaciones. “Las retribuciones del personal en reserva con destino no se encuentran desagregadas en una aplicación presupuestaria específica”, señala, sino que “se distribuyen” entre “las distintas” que los Presupuestos Generales del Estado asignan al personal militar en situación de reserva.

El pase a la situación de reserva , de la que únicamente se benefician los militares de carrera con más de 20 años de servicio, vetada a la tropa y compatible con trabajos remunerados, es una especie de prejubilación previa al retiro oficial en la que perciben, además de la retribución básica, un complemento de disponibilidad equivalente al 80% del plus de empleo y del específico, más dos pagas extraordinarias del 80% de este último para el personal de destino.

Repescas en pleno proceso de ajuste de la plantilla

Sin embargo, cuando se trata de situaciones de “reserva con destino” o en comisión de servicios, normalmente en puestos de mucha menor exigencia que los que ocupan los militares en “servicio activo”, se cobran todos los complementos, lo que incluye el 100% de los señalados, el de empleo, una ampliación del específico y, en su caso, el de dedicación especial, además de gratificaciones por servicios extraordinarios.

Según fuentes militares, el salario de un reservista puede tener una diferencia de entre 1.500 y 2.500 euros mensuales en función de su rango y del puesto que se le haya asignado.

Esta situación se produce cuando hace menos de un año que el Consejo de Ministros aprobó un decreto por el que fijaba la plantilla de mandos de las fuerzas armadas y reducía de 24.038 a 22.287 la cifra de oficiales y suboficiales. El argumento clave de esa medida, que reducía su número en 1.751 sin incluir capitanes, tenientes y sargentos, era lograr “un ahorro de 3.636.937,92 euros”.

El decreto ordenaba suprimir hasta 2021 un total de 129 tenientes coroneles, 330 comandantes, cuatro mayores, 607 subtenientes y 681 brigadas, lo que limitaba la cifra de oficiales a 7.810 y la de suboficiales a 7.129. Los 725 repescados suponen casi uno de cada diez (9,2%), pese a que el decreto daba “por finalizado el proceso de ajuste” iniciado en 2009.

A disposición del Ministerio de Defensa

Los salarios del personal de reserva le cuestan cada año al Estado algo más de 500 millones de euros, una cifra, en cualquier caso, un 24% inferior a los 657 de 2008, el año previo al inicio de ese proceso de ajuste.

Los militares que pasan a la reserva quedan a disposición del Ministerio de Defensa, adscritos a la subdelegación de la provincia en la que residen, a la que deben notificar cualquier viaje al extranjero con siete días de antelación.

Para cobrar la nómina deben justificar mensualmente su situación mediante una declaración personal.