Público
Público

Se entrega el empresario que amenazaba con prenderse fuego en Loeches

La familia dice que el alcalde les ha asegurado que el Consistorio pagará parte de la deuda que asciende a 450.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José María Solís, el empresario que ha permanecido desde las 8.00 horas de hoy encerrado en su camión junto a un bidón de gasolina frente al Ayuntamiento de Loeches y que amenazaba con prenderse fuego si el alcalde de la localidad no le pagaba una deuda de aproximadamente 450.000 euros ya se ha entregado a la Guardia Civil, y permanece a estas horas detenido en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Arganda del Rey.

En declaraciones a los medios después de que su padre se entregara, uno de sus hijos, Javier, explicó que estaba sorprendido por la actitud de su padre ya que aunque la situación de la empresa familiar es crítica, no creía 'que pudiera llegar a esto'.

 

Según explicó, tras dos horas de reunión con el alcalde de la localidad han acordado que de momento el ayuntamiento les pagará parte de la deuda, 180.000 euros. Además, de cara al próximo pleno del 20 de febrero tratarán el problema del resto de la deuda. 'Con lo que nos han prometido se solventan algunas deudas para aguantar otros dos meses', indicó.

José María comentaba a EFE momentos después de iniciar su encierro: 'Estoy aquí y de aquí no me muevo. O me voy con el cheque, o me voy para alante, pero el alcalde no se ríe más de mí. Aquí estoy con una botella de gasolina y un bidón, porque ya no puedo más, estoy desesperado'.

Durante la mañana se han vivido momentos tensos a las puertas del Ayuntamiento madrileño. Entre nervios y sollozos, su hijo David explicaba que la empresa, de carácter familiar, empezó a funcionar en el año 1990 y ha llegado a tener 20 trabajadores. 'Ahora están todos en la calle y no les hemos podido pagar la liquidación, porque no tenemos liquidez, y es vergonzoso que estemos en esta situación mientras que este Ayuntamiento nos adeuda 450.000 euros por una obra que realizamos en vías pecuarias del municipio', ha dicho.

José María Solís se refería a su situación como 'desesperada, porque hemos tenido que despedir a todos los empleados, no tenemos trabajo y no podemos hacer nada; hay créditos que me están cumpliendo, tengo también hipotecas a las que no puedo hacer frente y me van a empezar a embargar y, mientras, tengo que estar escuchando 28.000 palabras buenas del alcalde que ninguna son verdad'.

El hijo del empresario ha criticado también la actitud del alcalde, Pedro Díaz, del PSOE, 'porque ha llegado aquí, en torno a las nueve, nos ha soltado un mitin para borregos y se ha metido en el Ayuntamiento, debe ser que aquí hace frío; porque no hacen más que huir y huir. Si no tienen dinero para pagar, que no contraten las obras, porque no es de recibo lo que están haciendo', ha agregado.

Una de las vecinas, que se había acercado al Consistorio para observar de primera mano qué ocurría, explicó en declaraciones a Europa Press que aunque no conoce a José María, le parece 'mal que le deban dinero', porque por este motivo se llegan a 'casos extremos'.

Otra vecina, recalcó que este tipo de situaciones nunca se han dado en Loeches. 'Conozco al alcalde, pero no sé si hay problemas de dinero, es una pena que por culpa de la crisis acabe así la gente, es muy triste', apuntó. Los familiares del detenido esperan que pase la noche en el Cuartel de la Guardia Civil de Arganda del Rey antes de pasar a disposición judicial.

 

El empresario José María Solís, propietario de la empresa constructora Cavas, permanece desde las ocho de la mañana a las puertas del Ayuntamiento de Loeches en su camión y ha amenazado con quemarse dentro del vehículo si el consistorio no le paga los 450.000 euros que le debe hace 4 años.

'Estoy aquí y de aquí no me muevo. O me voy con el cheque, o me voy para alante, pero el alcalde no se ríe más de mí. Aquí estoy con una botella de gasolina y un bidón, porque ya no puedo más, estoy desesperado', ha declarado a EFE José María Solís.

A las puertas del Ayuntamiento permanecen vigilantes efectivos de Policía Local y Guardia Civil, un camión de bomberos y una ambulancia del SUMMA, en previsión de que las amenazas del empresario pudieran llevarse a cabo.

Entre nervios y sollozos, su hijo David explicaba que la empresa, de carácter familiar, empezó a funcionar en el año 1990 y ha llegado a tener 20 trabajadores. 'Ahora están todos en la calle y no les hemos podido pagar la liquidación, porque no tenemos liquidez, y es vergonzoso que estemos en esta situación mientras que este Ayuntamiento nos adeuda 450.000 euros por una obra que realizamos en vías pecuarias del municipio', ha dicho.

José María Solís se refería a su situación como 'desesperada, porque hemos tenido que despedir a todos los empleados, no tenemos trabajo y no podemos hacer nada; hay créditos que me están cumpliendo, tengo también hipotecas a las que no puedo hacer frente y me van a empezar a embargar y, mientras, tengo que estar escuchando 28.000 palabras buenas del alcalde que ninguna son verdad'.

El hijo del empresario ha criticado también la actitud del alcalde, Pedro Díaz, del PSOE, 'porque ha llegado aquí, en torno a las nueve, nos ha soltado un mitin para borregos y se ha metido en el Ayuntamiento, debe ser que aquí hace frío; porque no hacen más que huir y huir. Si no tienen dinero para pagar, que no contraten las obras, porque no es de recibo lo que están haciendo', ha agregado.

Más noticias en Política y Sociedad