Público
Público

Los españoles suspenden en visitas al dentista

Sólo un 48% de los adultos y un 15% de los niños revisó su salud bucal en el último año

P.DIAZ

Los españoles son los europeos que menos acuden a la consulta del dentista, a excepción de letones, húngaros y rumanos. Mientras que en Europa un 57% de la población de media visita de forma periódica al odontólogo, sólo un 48% de los adultos españoles y un 15% de los niños lo hicieron, al menos una vez, durante 2010. Así lo revela el informe sobre La salud bucodental en España, que fue presentado este jueves en Madrid por el Consejo General de Dentistas.

En contraste, el informe pone de manifiesto que un 73% de las 1.000 personas encuestadas admite que lo deseable hacer revisiones anualmente, lo que demuestra, según el estudio, que “hay una disociación entre lo que la población sabe y lo que realmente hace”. Además, seis de cada diez entrevistados afirma que da la misma importancia a su salud bucal que a su salud general.

Las caries, la sensibilidad dental y la gingivitis son las causas principales por las que los españoles visitan al dentista. De hecho, sólo el 16% acude para resolver urgencias y el 10% cuando ya tiene dolor. Pero las razones para no ir a la consulta son variadas: casi la mitad de los españoles cree que no tiene problemas dentales y un 23% alega motivos económicos. El 12%, además, reconoce tener miedo a ir al dentista.

"Tener una boca descuidada  puede provocar problemas cardiovasculares”

“Sólo yendo periódicamente al dentista podemos evitar costes mayores. La gente espera demasiado y luego se crea la idea de que el dentista es muy caro porque las reparaciones que necesitan son muy caras también”, alegó Juan Carlos Llodra, vicesecretario del Consejo General de Dentistas y uno de los coordinadores del informe.  

No obstante, el  coste económico no es la peor consecuencia de no vigilar la salud bucodental. “Una boca sana es el reflejo de una buena salud corporal. Tener una boca descuidada  puede provocar consecuencias nefastas como problemas cardiovasculares”, señaló Javier Mira, vicepresidente del Consejo. Llodra, por su parte, advirtió de que “difícilmente se podrá prevenir lesiones serias, como el cáncer oral, si no es a través de los dentistas”. Además, entre un 5 y un 8% de la población reconoce haber tenido problemas de sociabilidad (sonreír, entablar conversación e, incluso, necesidad de pedir baja laboral) debido a los problemas bucales.

Por estos motivos, los doctores se mostraron especialmente “preocupados” por los datos sobre la infancia. Un 20% de los padres reconoce que no ha llevado nunca a sus hijos al dentista y un 46% lo hace sólo cuando detectan un problema. “Aunque las muelas no salgan hasta los 6 años, los dientes de leche también hay que vigilarlos”, aseguró Llodra.

Un 20% de los padres reconoce que no ha llevado nunca a sus hijos al dentistaPor otra parte, Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo, protestó por las “ínfimas prestaciones públicas” existentes en cuanto a servicios de odontología y lamentó las “grandes diferencias que existen entre comunidades”. Sin embargo, el presidente apostilló que “la gente tampoco lleva a sus hijos al dentista” en las regiones donde es gratuito, motivo por el que abogó por “cambiar hábitos y educar a las nuevas generaciones”. “Y eso pasa por los padres, pero también por la escuela”, agregó.

Como nota positiva, los odontólogos subrayaron que el 78% de los adultos y el 68% de los niños tienen una buena higiene dental, ya que se cepillan los dientes al menos dos o más veces al día. Además, desde el año 1995 —fecha en que se realizó el último estudio de estas características— ha aumentado significativamente el uso de métodos auxiliares como colutorios (del 16 al 56%), seda dental (del 5 al 42%) y los cepillos interproximales (del 3 al 29%). Estos datos son “sorprendentemente elevados y demuestran que estamos avanzando hacia unos mejores niveles de salud oral”, concluyó Llodra.

Más noticias de Política y Sociedad