Público
Público

"Nunca te esperas que pueda pasar esto en el colegio de tu hija"

Estupor en Erandio (Vizcaya) tras la detención de un maestro por abusos a niños

TXEMA GUTIÉRREZ

Indignación y rabia. Es lo que sienten los padres de los doscientos niños de Educación Infantil y Primaria del colegio público Goikolanda de la localidad vizcaína de Erandio. La noticia de la detención el pasado lunes de C. S., profesor del centro de 46 años acusado de abusos a al menos cinco menores, ha pillado por sorpresa a los progenitores, dejándolos en un estado de enorme preocupación.

Muchos de ellos conocieron la noticia por los medios de comunicación. "Nos hemos enterado y nos hemos quedado de piedra", decía ayer una madre a la puerta del colegio, que criticaba además que nadie les había informado de nada. "Estamos nerviosos, intranquilos; no sabemos absolutamente nada", decía otra. Otros reconocían que tampoco podían llegar a haber sospechado del profesor detenido y posteriormente encarcelado, que era "una persona conocida" con la que habían hablado en ocasiones sobre los niños.

"Nunca te esperas que puedan pasar estas cosas en el colegio de tu hija o de tu sobrina", lamentaba la tía de una de las alumnas del centro. "Todo esto a ver si vale para algo. Que sea este el último colegio, y él que cumpla la condena máxima. Que lo mantengan en la cárcel a rajatabla y que no salga", reclamaba.

El detenido, vecino de la localidad, aprovechaba las horas lectivas para cometer los abusos, según ha determinado la investigación realizada por la Ertzaintza. Era profesor de apoyo en algunas asignaturas: "Se quedaba con la mitad de la clase, y la profesora con la otra mitad". También era el encargado del comedor.

C. S. llevaba ya dos cursos ejerciendo de profesor en el colegio Goikolanda. Anteriormente había trabajado en otro centro del municipio, y también impartía clases de euskera. Una profesora mientras entraba al colegio reconocía que el personal del centro lo está pasando muy mal por lo sucedido.

Tras la detención, muchos padres tienen dudas sobre si el individuo, sin antecedentes penales, ha podido protagonizar más casos de abusos, además de los cinco confirmados, en este o en otros centros donde ha trabajado antes. Por su parte, la dirección del colegio hizo gala ayer de un mutismo absoluto, pese a que los responsables del centro mantuvieron ayer una reunión con la asociación de madres y padres del centro.

Desde las instituciones también se impone la cautela. "Es Interior quien debe seguir con la investigación", aclaran desde la Consejería de Educación, mientras que el Gobierno vasco insiste en que "primero hay que conocer con exactitud los hechos" para emprender las acciones legales pertinentes. Por el momento, corresponde al juez, que ha decretado el secreto del sumario, determinar responsabilidades. "Hasta que no acabe el proceso penal, el proceso administrativo no puede continuar". El expediente que previsiblemente abrirá Educación está, por tanto, detenido hasta que concluya el procedimiento penal.

Educación concentra ahora sus esfuerzos en "atender las necesidades" de los niños y sus familias, y también las de los profesores y autoridades del centro. Aseguran desde el Ejecutivo que el contacto es "fluido", y que la comunicación con los padres y el colegio "va a ser continua". En este sentido, la consejera vasca de Educación, Isabel Celaá, dijo que su departamento pondrá "todos los medios" para esclarecer "un hecho tremendamente desgraciado" y "muy grave".

Por su parte, el alcalde de Erandio, Joseba Goikouria, lamentó "profundamente" lo ocurrido, instando a las autoridades, a través de un comunicado, a actuar con el "máximo rigor". Subrayó además que este hecho, "desgraciado y puntual", no puede empañar la calidad y oferta educativa del municipio.

Más noticias de Política y Sociedad