Público
Público

Estafas, coches de lujo y ritos satánicos

Detenida una pareja por coacciones a los que ingresaban en su secta

OSCAR LÓPEZ-FONSECA

Se presentaba como vidente, brujo y el verdadero "hijo de Satán". Aseguraba ser capaz de solucionar los problemas de amor de cualquier mortal en sólo "3 días". Sin embargo, detrás de las velas negras, las pócimas secretas y el sacrificio de animales sólo se escondía un presunto estafador aficionado a los coches de alta gama y capaz de convertir a los incautos que se acercaban a su secta en esclavos.

La Guardia Civil ha detenido en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera a la pareja formada por el español Carlos Javier R. L. , de 34 años, y Marisa M.P., de 24 años y origen paraguayo, como presuntos responsables de una secta que se apropiaba mediante coacciones del patrimonio de sus miembros. Junto a ellos, fueron arrestadas otras 4 personas, que colaboraban con el hijo de Satán en la importación de automóviles de lujo cuya documentación y kilometraje falsificaban para venderlos con sobreprecio en España.

Carlos Javier contactaba con sus víctimas a través del diario de anuncios Cambalache, con el reclamo de ser capaz de solucionar desde la impotencia al mal de ojo. Para ello, proponía a los que le llamaban acudir al chalé donde residía en la urbanización de los Valles, de la localidad gaditana, para realizar un rito que exigía el sacrificio de pollos y hasta un pequeño chivo. El precio de la ceremonia no bajaba de los 3.000 euros.

Una vez allí, la pareja conseguía anular la personalidad de sus víctimas, que pasaban a ser sus esclavos bajo la amenaza de que si desobedecían, el diablo los mataría a ellos y a su familia. De este modo, comenzaban a trabajaban sin cobrar y, a veces, sin poder salir de la vivienda. Además, hacían entrega al hijo de Satán de sus bienes, desde sofas a coches, que luego éste vendía a través de la misma revista de anuncios. Dos víctimas cedieron incluso la propiedad de sus viviendas.

Carlos Javier, que ya tenía antecedentes por estafas en la compraventa de automóviles, invertía luego el dinero en importar los coches que luego trucaba para vender.

Más noticias de Política y Sociedad