Público
Público

ETA "cancela" la extorsión a los empresarios

La banda escribe a los presidentes de las patronales vasca y navarra para aclarar que su tregua se extiende al impuesto y pedirles que lo difundan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Haga saber a los afiliados de su asociación y en general al conjunto de la clase empresarial que la exigencia del pago del impuesto revolucionario queda cancelada'. Con esta frase, extracto de una carta dirigida a los presidentes de las patronales vasca y navarra, ETA ratifica la interpretación que de su comunicado de enero había hecho la izquierda abertzale y las Fuerzas de Seguridad habían constatado, que la actual tregua incluye, por primera vez en cuatro décadas, el cese de la extorsión. Hasta ahora, la banda se había limitado a decir que su alto el fuego era de carácter 'general, permanente y verificable'.

Del mensaje, fuentes de la lucha antiterrorista destacan la expresión 'cancelada', que interpretan como la liquidación definitiva de la deuda que la banda imponía a cada empresario extorsionado y que ya no recuperará. En el caso de romper la tregua, los terroristas empezarían de cero en su chantaje, añaden. Pero si el fondo es novedoso, las formas no lo son menos. ETA ha renunciado a trasladar su decisión por el conducto que utiliza habitualmente con los empresarios, la misiva a su nombre o al de algún familiar. Han sido los presidentes de Confebask, José Miguel Lazpiur, y de la CEN, José Antonio Sarría, los destinatarios de la carta, que incluye una propuesta para ser divulgada, según explicó ayer el presidente de los empresarios navarros.

'Señor presidente' y 'atentamente' encabezan y despiden las cartas

De las dos cartas, en euskera y castellano, han desaparecido los tonos amenazantes y las despedidas con lemas revolucionarios. En el encabezamiento los terroristas escriben 'señor presidente' y se despiden con un 'atentamente', firmado Euskadi Ta Askatasuna, en letra y sello.

Confebask fue la primera organización en recibir la carta hace varios días, pero no fue hasta ayer cuando se lo comunicó al Gobierno vasco. Mientras decidía si hacer público su contenido, la patronal navarra convocó una rueda de prensa. Sarría explicó ayer que la misiva llegó a la sede el martes y que, tras comprobar su veracidad por los conductos habituales los utilizados para pagar en el pasado, sus dirigentes siguieron el mismo criterio que con las cartas de extorsión y acordaron hacerla pública.

Las fuentes antiterroristas consultadas destacan que la banda haya dirigido su propio foco sobre una de las decisiones que más le costó tomar y que supone cortar su principal fuente de financiación. Se trataría, según este análisis, de que los distintos agentes pongan en valor esa decisión. Las mismas fuentes relacionan este propósito con el del comunicado del 27 de marzo, que insistía en la otra gran novedad del alto el fuego, la verificación internacional que el Gobierno rechazó y que la banda ya se conforma con que sea 'informal'.

Los pagos pendientes quedan liquidados, según los expertos

El anuncio fue recibido con alivio y prudencia por el sector empresarial, que dejó de recibir cartas a finales de octubre. Entre los partidos políticos, la acogida fue positiva, a excepción del PP, informa Guillermo Malaina. Su portavoz en el País Vasco, Leopoldo Barreda, se limitó a decir que 'es mejor que no haya extorsión' y que 'lo único relevante de ETA es su disolución definitiva'. Fue significativa la reacción de UPN, que aglutina a la derecha mayoritaria en Navarra y que desconfía tradicionalmente de los mensajes de ETA. Su presidenta, Yolanda Barcina, afirmó que la carta de ETA 'está bien', pese a que aún queda el anuncio de su desaparición 'definitiva'.

El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, siempre en la línea de Alfredo Pérez Rubalcaba, habló de 'excelente noticia'. 'Lo que deseamos es que ETA anuncie que deja definitivamente todas las actividades terroristas', agregó. El anuncio también fue una 'buena noticia' para el PNV, pues estima que 'alimenta la esperanza' de que 'pronto' se podrá estar 'ante un nuevo tiempo' de paz.

La izquierda abertzale ilegalizada consideró que el gesto de ETA es una muestra más de su 'compromiso y voluntad' para 'impulsar el proceso democrático y la superación definitiva del ciclo de confrontación armada'.

Más noticias en Política y Sociedad