Público
Público

El fiscal se une a Garzón y recusa a cinco jueces del TS

Defiende que los magistrados cuestionados no deben juzgarle por los crímenes del franquismo

ÁNGELES VÁZQUEZ

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha vuelto a apoyar una pretensión de Baltasar Garzón en el juicio al que se le someterá por haber abierto la primera causa penal por los crímenes del franquismo. Pero no es una más. Esta vez se adhiere a la recusación presentada por el juez de la Audiencia Nacional contra un tercio de los magistrados que componen la Sala Segunda del alto tribunal. Es decir, contra cinco de los siete que la Sala ha anunciado que compondrán el tribunal juzgador.

El fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas hace suyo uno de los dos motivos esgrimidos por Garzón para apartar del próximo juicio al presidente de la Sala Penal, Juan Saavedra, y a los magistrados Adolfo Prego, Joaquín Giménez, Francisco Monterde y Juan Ramón Berdugo.

Es la primera vez que el ministerio público se suma a un intento de apartar de una vista oral a nada menos que cinco magistrados de la Sala Segunda del Supremo. Y el principal argumento es la "considerable proximidad y similitud" existente entre la causa que siguió el alto tribunal contra el entonces juez Javier Gómez de Liaño y la abierta ahora contra Baltasar Garzón.

En julio de 2008, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España por el caso Liaño. El motivo: que los tres magistrados del Supremo que le juzgaron y condenaron "formaron también la Sala que admitió la querella contra el demandante" y"desestimó todos los recursos que interpuso contra su inculpación". También dio paso a la fase del juicio oral en contra de la opinión de la fiscalía y de algún magistrado. Según el tribunal europeo, la Sala juzgadora "no se limitó a controlar la aplicación del Derecho por parte del instructor, sino que hizo una evaluación de los hechos asumiendo laexistencia de indicios racionales de criminalidad".

Cualquiera que haya seguido el proceso abierto a Garzón por los crímenes del franquismo tiene que coincidir con el fiscal en que "las similitudes entre ambos asuntos son desde luego innegables".

Los magistrados recusados formaban la Sala que admitió la querella del autodenominado sindicato de funcionarios Manos Limpias y luego la de Libertad e Identidad, también de corte ultraderechista. Para hacerlo pidieron una copia de todas las resoluciones dictadas por Garzón que se investigan por prevaricación.

Es decir, "la Sala ya hizo una valoración muy profunda de los argumentos que sustentaban la querella y de las resoluciones supuestamente prevaricadoras, asumiendo la necesidad de llevar a cabo un profundo análisis de los indicios que del escrito de querella pudieran desprenderse".

Después, rechazó las siete peticiones de sobreseimiento planteadas por el fiscal, las de Garzón incluida la nulidad de actuaciones planteada, y "ha respaldado sin fisuras la labor" realizada por Luciano Varela. En el auto que rechazó la personación en la causa de víctimas del franquismo, la Sala "asumió también un papel de acentuado protagonismo", señala el informe fiscal.

Pese a apoyar la recusación, el fiscal no deja pasar la ocasión de aclarar que lo hace "no porque pueda aventurar o sospechar una actuación futura de la Sala recusada que pueda tildarse de falta de imparcialidad, sino, sólo y exclusivamente, con una finalidad preventiva, y para apartar cualquier sombra de sospecha que pueda empañar la recta aplicación del Derecho inherente a la función jurisdiccional".

El informe hace especial hincapié en que al ser Garzón aforado y no haber una segunda instancia que revise lo que decida el Supremo, es necesario reforzar las garantías del imputado, "espantando cualquier sombra de sospecha que, de alguna manera, pudiera empañar el recto ejercicio de la función de juzgar".

El segundo motivo de recusación, en cambio, no es apoyado por el fiscal. De hecho, propone que se rechace de plano, porque no sólo no puede asumir falta de "imparcialidad subjetiva" interés directo en la causa de los magistrados del Supremo, sino que "toda su actuación procesal aparece como irreprochable".

Manos Limpias, única acusación que sigue en el procedimiento después de la expulsión de Falange Española de las JONS, pidió que la recusación sea rechazada.

Más noticias de Política y Sociedad