Público
Público

Flórez dice que sus cartas a los rusos eran unas prácticas

El ex espía, que se enfrenta a 12 años de cárcel por traición, niega en el juicio que intentara vender información sensible

PEDRO ÁGUEDA

Las cartas en las que el ex agente del CNI Roberto Flórez ofrecía información sensible al espionaje ruso a cambio de dinero eran, en realidad, un ejercicio práctico anexo a un trabajo que sus superiores le habían encargado. Esta es la explicación que ofreció ayer Flórez en la primera sesión del juicio por traición que se sigue contra él en la Audiencia Provincial de Madrid.

Según la versión del acusado, las cartas nunca fueron enviadas a Petr Melinkov, quien aparece como destinatario de las mismas y que en el momento de su redacción, entre 2001 y 2002, era el número tres de la embajada rusa. Flórez sabía quién era Melinkov, si no lo conocía personalmente, porque había trabajado desde Madrid en el área del CNI destinada a Rusia antes de causar baja en marzo de 2005.

"Era una carta totalmente figurada y ni siquiera estaba dirigida como si fuera un directivo. Los destinatarios no eran reales. Era un caso irreal para evidenciar las deficiencias del CESID", explicó ayer a la prensa Manuel Ollé, abogado de Flórez. Fuentes próximas al CNI informaron, por contra, que esas "monografías" se encargan sólo a agentes en periodo de prueba y que en ningún caso incluyen ejercicios prácticos.

Flórez fue detenido el 23 de julio de 2007 en Tenerife, donde residía. En su domicilio se encontró abundante material clasificado secreto y dos cartas explicando al señor Melinkov que era "de izquierdas", contrario a la política exterior de EEUU, que admiraba al pueblo ruso y que estaba dispuesto a ofrecer información sobre miembros y estructuras del CNI, siempre a cambio de 200.000 dólares.

Según su abogado, tras ser redactadas en el plazo de unos días aunque están fechadas con casi un año de diferencia su autor las metió en una bolsa hasta el registro policial. Respecto al resto del material, el letrado dijo desconocer su contenido porque continúa clasificado en "un 90%". Con todo, lo relacionó con temas privados o con el trabajo de Flórez, "de 700 páginas".

Al día siguiente de la detención, Alberto Saiz ofreció la primera rueda de prensa en la historia de un jefe del servicio secreto español. Ayer, Saiz no fue tan explícito como aquel día y evitó contestar a la mayoría de las preguntas que le fueron formuladas por la Fiscalía, según Ollé. El propio Saiz dijo después que había llegado "al límite" en sus declaraciones, "con el ánimo de ayudar a la Justicia y a que todo quede lo suficientemente claro".

En los próximos días desfilarán por la Audiencia policías y guardias civiles que participaron en los registros, así como un responsable del CNI. El ex agente se enfrenta a una pena de 12 años por traición o, subsidiariamente, a una de cuatro por revelación de secretos. Ni Fiscalía ni Abogacía del Estado han llamado a declarar a Melinkov ni a ningún otro miembro de la delegación rusa.

Más noticias de Política y Sociedad