Público
Público

Gallardón ahora corta cabezas

El alcalde destituye a un asesor municipal imputado en la ‘operación Gürtel’. Dimite además un director general de la Empresa de Vivienda y Suelo que sólo ha estado tres semanas en su cargo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esperanza Aguirre no es la única dirigente madrileña obligada a destituir colaboradores por las tramas de corrupción y espionaje que tienen al PP contra las cuerdas. El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, también tiene que cortar cabezas. Y a pares.

El Ayuntamiento de Madrid confirmó ayer las dimisiones de José Javier Nombela, asesor municipal imputado en la operación Gürtel, y de Guillermo Pariente, director general de Producción de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). Un portavoz oficial aseguró a Público que esta última destitución “no tiene nada que ver con la investigación que está realizando el juez Garzón”.

Pariente fue en su momento uno de los hombres de confianza de Sigfrido Herráez, concejal de Vivienda en el equipo de Gallardón entre 2003 y 2005. Durante ese periodo, la EMVS manipuló un concurso público para adjudicárselo a Special Events, empresa clave en la presunta trama corrupta. Gallardón presentó el pasado miércoles una denuncia en el juzgado para averiguar quién amañó el concurso.

Cuando Herráez se marchó del Ayuntamiento, Guillermo Pariente se fue a la Empresa Municipal de Suelo de Ciudad Real. Pero hace pocas semanas, Gallardón decidió que había llegado el momento de recuperarlo. El 22 de enero de 2009, Pariente fue nombrado director general de Producción de la EMVS.

En el consejo de administración donde se comunicó el nombramiento, el concejal socialista Pedro Sánchez se quejó de que los responsables de la EMVS no hubieran facilitado ni un currículum del fichaje. Pero el consejero delegado de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, Juan José de Gracia, realizó una encendida defensa de la valía de Pariente.

Los elogios se esfumaron pronto ya que tres semanas después, el pasado 13 de febrero, el flamante cargo de la EMVS fue destituido. El portavoz del Ayuntamiento consultado por este diario explicó que el cese se debió a “diferencias de criterio insalvables” entre De Gracia y Pariente.

Cuatro días antes, el 9 de febrero, se había conocido el auto del juez Garzón que imputaba a 37 personas. Entre ellas estaba José Javier Nombela, asesor del presidente de la Junta de Distrito de Moncloa, Álvaro Ballarín.

Nombela trabajó en Special Events y en Easy Concept dos empresas de la trama de corrupción vinculada al PP que dirigía Francisco Correa. En la primera prestó servicios entre enero y junio de 2003, mientras que en la segunda estuvo entre junio de 2003 y octubre de 2006. En las cintas que figuran en el sumario que instruye Garzón, Correa realiza diversas referencias a Nombela.

 

M. R. | Madrid 

La Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) ha adjudicado durante los últimos años importantes proyectos al Grupo Begar, que preside José Luis Ulibarri, uno de los 37 imputados por el juez Baltasar Garzón en la operación Gürtel. Todos ellos están siendo investigados por fraude fiscal, tráfico de influencias, blanqueo y cohecho.

Desde que Gallardón accedió a la Alcaldía de Madrid, en junio de 2003, Begar ha recibido cinco contratos por parte de la EMVS: en el ensanche de Carabanchel (con un coste de adjudicación de 5,7 millones de euros), en el ensanche de Vallecas (7,5 millones), en Arroyo del Tesoro (12,1 millones) y dos en Sanchinarro (19,1 millones).

Por tanto, Begar ha logrado en total obra por un importe de 44,4 millones de euros, lo que convierte a esta empresa en una de las principales beneficiadas por la EMVS.

José Luis Ulibarri es un empresario con importantes negocios en sectores como la construcción y la comunicación, cuyo grupo tiene su base en Castilla y León, aunque ha trabajado con frecuencia en la Comunidad Valenciana y también para la Administración central.

Un portavoz oficial del Ayuntamiento de Madrid confirmó ayer, a preguntas de este diario, la existencia de las cinco adjudicaciones. Pero destacó que “no se ha producido ninguna irregularidad en las concesiones” a Begar. Además, el portavoz recordó que las empresas de Ulibarri “tienen contratos con administraciones gobernadas tanto por el PP como por el PSOE”. 

 

M. R. | Madrid 

Los socialistas del Ayuntamiento de Madrid tuvieron ayer un mal día. Su portavoz, David Lucas, denunció en una rueda de prensa que el ex concejal de Vivienda Sigfrido Herráez había adjudicado 33 millones de euros a una empresa de su suegro. Pocas horas después, difundía un comunicado rectificando y pidiendo disculpas. ¿Qué había pasado?

El PSOE basó su acusación en un listado oficial de adjudicaciones de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), donde figuran diversas concesiones a Ploder Uicesa desde el año 2004. Pero Ploder Uicesa es el resultado de la fusión de dos sociedades, que se produjo el 19 de noviembre de 2007. La empresa controlada por Luis Gálvez Murcia, el suegro de Herráez, era Ploder y las adjudicaciones denunciadas por los socialistas las había recibido Uicesa antes de septiembre de 2005, fecha en la que Herráez dimitió como concejal de Gallardón.

Pero la metedura de pata de los socialistas no significa que no haya existido relación entre el Ayuntamiento de Madrid y las empresas de Luis Gálvez.

Accionista único desde 2006

De acuerdo con los datos que figuran en el Registro Mercantil de Madrid, aunque la fusión entre Ploder y Uicesa se firmó en noviembre de 2007, desde un año antes la primera controlaba a la segunda. En concreto, el 7 de noviembre de 2006, Ploder se convirtió en accionista único de Uicesa.
Y resulta que con posterioridad a esta última fecha, la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo concedió dos obras al grupo empresarial controlado por el suegro de Herráez.

Según consta en la documentación de la EMVS, las dos adjudicaciones para construir viviendas se produjeron en los proyectos Cl. Las Violas y Vallecas 36. La primera se acordó el 20 de septiembre de 2007 y la segunda se firmó el 27 de marzo de 2008. El importe total ascendió a más de cinco millones de euros. 

 

Más noticias en Política y Sociedad