Público
Público

Garzón procesa a Otegi y Usabiaga por crear Bateragune a las órdenes de ETA

Los acusa de lograr "treguas encubiertas" para "engañar" a los agentes políticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Arnaldo Otegi y el secretario general del sindicato LAB, Rafa Díez Usabiaga, suman otra causa en la Audiencia Nacional. El juez Baltasar Garzón los procesó ayer junto a otros seis dirigentes de la izquierda abertzale por integración en la organización terrorista ETA. Les acusa de formar parte de Bateragune, el órgano de coordinación de la izquierda abertzale, con el que la banda pretendía reemplazar la ilegalizada Batasuna en el frente institucional de la organización. Según el magistrado, su objetivo era, a través de 'treguas encubiertas' de la banda, 'engañar' a agentes sociales y políticos vascos contrarios a la violencia etarra para constituir un nuevo polo soberanista.

El procesamiento se ha producido a instancias del fiscal Vicente González Mota, que pretendía que a Usabiaga y Otegi se les aplicara la agravante de dirigentes de la organización terrorista. El magistrado no hace constar esta puntualización más que al destacar el mayor grado de responsabilidad que ambos tenían al frente de Bateragune.

En cuanto a Otegi, pendiente de juicio, entre otras causas, por el sumario de las herriko tabernas en el que sí se le acusa de integración en ETA en grado de dirigente, Garzón explica que se trata de acciones independientes, interrumpidas incluso por su ingreso en prisión. Esta salvedad también es aplicable a Sonia Jacinto, también procesada como tesorera del ilegalizado Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV-EHAK).

El juez considera que no hay indicios suficientes para procesar también al histórico dirigente de Batasuna Rufino Etxeberria. Los que sí han adquirido esta condición son, además de los ya citados, Miren Zabaleta (hija del coordinador de Aralar, Patxi Zabaleta), Arkaitz Rodríguez, Amaia Esnal, José Luis Moreno Sagües y José Manuel Serra.

Según Garzón, para facilitar los contactos entre Bateragune y otras formaciones independentistas, ETA no cometió ningún atentado entre el 24 de abril y el 7 de junio de 2009 ni en el País Vasco ni en Navarra. Sólo colocó un artefacto en un repetidor de telecomunicaciones en una localidad cántabra. Después asesinó al inspector de policía Eduardo Antonio Puelles en Arrigorriaga (Vizcaya) y a dos guardias civiles en Calvia (Mallorca).

Como ETA es responsable de la formación y de toda decisión adoptada por Bateragune, llega a recriminar a sus miembros que apostaran por Iniciativa Internacionalista en vez de por Euskal Alkartasuna, que era el objetivo de la banda, porque pretendía formar con este partido 'una alianza estratégica nacional, con la pretensión de imponer un nuevo proceso de negociación y el reconocimiento del derecho de autodeterminación'.

Garzón considera que 'se trata de una operación de engaño o enredo a los agentes políticos y sociales', en la que la violencia terrorista se presenta 'como la inevitable consecuencia de la situación de conflicto con el Estado'.

Otegi será juzgado a partir de mañana por un delito de enaltecimiento del terrorismo por haber participado en el homenaje al preso de ETA que lleva más tiempo en prisión.