Público
Público

El Gobierno contrarresta la tregua de ETA en el exterior

Con esta medida, el Ministerio de Asuntos Exteriores quiere que las embajadas  contrarresten la posible propaganda en favor de la banda armada.

EUROPAPRESS/PÚBLICO

El Gobierno quiere que la comunidad internacional sepa que el alto el fuego de ETA es insuficiente. Con ese objetivo, remitió un argumentario a las embajadas españolas para que los diplomáticos en el exterior tengan argumentos y puedan contrarrestar las posibles campañas de grupos afines a la banda.

Estas mismas fuentes han precisado que la transmisión de esta nota se realizó a través del Ministerio de Asuntos Exteriores que dirige Trinidad Jiménez. Se trata de un canal de comunicación que pretende ofrecer su visión en materia antiterrorista siempre que sea necesario ya sea en cuestiones como la declaración de alto el fuego u otros aspectos más concretos como operaciones policiales o resoluciones judiciales.

De este modo, el Ejecutivo trata de tomar medidas para contrarrestar los constantes intentos de Batasuna de "internacionalizar el conflicto" implicando a agentes internacionales. El principal objetivo es relajar posibles interpretaciones demasiado optimistas tal y como ya se ha podido observar en algunos medios de comunicación extranjeros.

La semana pasada el rotativo Financial Times publicaba en su edición impresa un artículo sobre el alto el fuego en que vaticinaba que "esta vez puede ser distinta" a las anteriores al tiempo que pedía al Gobierno "manejar la política con cuidado" y recomendaba el acercamiento de los presos etarras a cárceles del País Vasco.

"Madrid no puede seguir criminalizando a cientos de miles de vascos que quieren la independencia", llegaba a decir el citado artículo. No obstante, las fuentes consultadas no han precisado si la labor didáctica del Ejecutivo también se ha ampliado a los medios de comunicación.

Actualmente, el entorno de Batasuna centra gran parte de sus esperanzas de internacionalización en la labor del mediador sudafricano Brian Currin, artífice de la 'Declaración de Bruselas' que a finales de marzo solicitó a ETA un alto el fuego permanente y verificable. Se trataba de un documento firmado, entre otros por la Fundación Nelson Mandela y por varios premios Nobel de la Paz, quienes además exigían al Gobierno compromisos a cambio de ese alto el fuego de ETA.

Tras la respuesta de la banda a esta declaración, Currin regresará al País Vasco para iniciar sus trabajos al frente de un Grupo de Contacto Internacional, compuesto por un reducido grupo de personalidades europeas. Tratarán de trabajar en él ámbito de la verificación y el diálogo entre partidos para facilitar la legalización de Batasuna.

El Gobierno y en concreto el vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, siempre ha cerrado la puerta a cualquier tipo de verificación internacional. Asimismo, las fuentes consultadas no confían en que la labor de Brian Currin ni las influencias de Batasuna logren llamar la atención de importantes agentes internacionales más allá de los habituales apoyos con los que históricamente ha contado la izquierda abertzale.

Las fuentes consultadas otorgan especial importancia de cara al exterior a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo que el 30 de junio de 2009 avaló la ilegalización de Batasuna por parte de los tribunales españoles indicando que el objetivo de la ilegalizada Batasuna era "completar y apoyar" la acción de ETA.

Más noticias de Política y Sociedad