Público
Público

El Gobierno "entiende" las protestas, pero seguirá con sus reformas

"Respetamos y protegemos el derecho de manifestación, pero el Ejecutivo tiene la obligación de adoptar las medidas necesarias para sacar a España de la crisis y crear empleo", afirma Sáenz de Santamaría. La vic

En la primera línea de su guión para la rueda de prensa, Soraya Sáenz de Santamaría ya tenía prevista una respuesta a las multitudinarias protestas de ayer en todo el país. "Como saben, este Gobierno viene aprobando un conjunto de medidas que se engloban en dos ejes, la consolidación fiscal y la aprobación de reformas estructurales para que España gane en competitividad y empleo. Son medidas complicadas en una situación difícil. Ya lo digo de entrada: como Gobierno, respetamos a todos aquellos que no las compartan o no las comprendan". De nuevo, la vicepresidenta del Ejecutivo refrendó el diktat oficial, el no hay alternativa: "En momentos como este, sólo caben dos posibilidades: hacer lo que sea necesario para salir de la crisis, o no hacer nada, y no hacer nada es lo que ha llevado a la situación que vivimos".

En el turno de preguntas durante la rueda de prensa que siguió al Consejo de Ministros, Santamaría se aferró al mensaje oficial: ser absolutamente exquisitos, escrupulosos con los manifestantes, huir de toda polémica y reafirmar (sobre todo de cara a la Unión Europea y los mercados) que el Ejecutivo no variará su camino ni le temblará el pulso a la hora de aplicar sus reformas, por muy dolorosas que sean. "El Gobierno entiende y respeta que haya ciudadanos que no compartan y no comprendan las medidas –repitió, casi milimétricamente–. Como Gobierno, respetamos y protegemos el derecho de los que consideran que deben manifestarse, pero el Gobierno tiene otra obligación encomendada: adoptar las medidas necesarias para sacar a España de la crisis y crear empleo. No se trata de una cuestión ideológica, sino de una necesidad nacional". Mismo dramatismo que el empleado ayer por Cristóbal Montoro en el Congreso –y también por el resto del Ejecutivo– y mismo empeño en desnudar de todo color político las medidas.

Santamaría señaló que ya le gustaría al Gabinete tener "recursos" y poder trasladar políticas "agradables de contar", pero "ese no es el país en que vivimos". "La realidad es que es imposible cumplir con el objetivo de déficit, bajar los impuestos y no disminuir gastos. Eso sería irreal. Y no estamos para no decir la verdad a los españoles. Todos debemos hacer esfuerzos", explicó.

"No hacer nada es lo que ha llevado a la situación que vivimos", asegura

Bajo la cobertura de ese discurso de la angustia, de la situación terminal, la vicepresidenta guareció su petición de "responsabilidad" a ciudadanos y oposición. "No es momento de otras cuestiones, es momento de pensar en el país, en España, porque de lo que hagamos ahora dependerá el futuro de nuestros hijos". Con los socialistas, evitó encender la hoguera, pero les acusó de mirar por sus propios intereses y de no actuar como los socialdemócratas alemanes, que ayer jueves respaldaron a Angela Merkel y apoyaron la contribución germana al rescate de la banca española. "Hicieron un ejercicio de responsabilidad con la zona euro y lo ponemos en valor. Ayer, en cambio [cuando el Ejecutivo logró la convalidación de los recortes con los únicos votos del PP], uno tenía la sensación de que el PSOE se había desentendido de los problemas de España, que no se han creado en siete meses. Todos somos responsables porque es nuestra responsabilidad, pero más cuando sí ha estado, si no en el origen, sí en el inicio de unos problemas que este Gobierno se está esforzando en solventar". 

De lo que el Ejecutivo no hace autocrítica, al menos en público, es de su política de comunicación. Se ha censurado que la letra pequeña de los recortes emergiera sólo después de la publicación en el BOE del sábado pasado, que se conociera la dimensión del ajuste primero en inglés, que se emplee a veces términos eufemísticos. Santamaría subrayó que en un "tiempo limitado" se han podido conocer "todas las medidas adoptadas", empezando por el propio presidente, Mariano Rajoy, que las anunció en el Congreso, ensalzó. ¿Es suficiente? "El Gobierno cada día tiene que esforzarse al máximo posible por explicar sus medidas y los efectos que pueda tener. Intensificaremos todo lo que sea posible para transmitir la realidad de la situación", comprometió.

Más noticias de Política y Sociedad