Público
Público

González asegura que la pensión vitalicia es para "gastos de oficina"

El ex presidente del Gobierno recuerda que la asignación se pactó en 1983 con Adolfo Suárez y  Calvo Sotelo

EFE

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha asegurado que la pensión vitalicia que cobran los ex presidentes del Gobierno era "una asignación" que se pactó en 1983 con Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo, y que "se decidía cada año en los presupuestos" generales del Estado.

Así lo ha afirmado González durante la conferencia que ha ofrecido en el Paraninfo del edificio La Nau de la Universitat de Valéncia, bajo el título "Mi idea de Europa", dentro del ciclo organizado por el Fòrum d'Electes, en el que también ha intervenido el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte.

"Hay una asignación a los ex presidentes hecha en el año 83", ha señalado González, quien ha insistido en que "no era una pensión, sino una asignación para gastos de oficina y alquiler", pero "de ninguna manera una pensión".

Ha asegurado que a sus casi 69 años, que cumplirá el próximo mes, todavía no ha reclamado la pensión que le correspondería desde los 65 años, y a la que tendría derecho incluso con la reforma del sistema de pensiones, porque, según ha advertido, "no estoy jubilado ni me siento jubilado, aunque sea un jubileta".

El ex presidente, quien ha recordado que la reforma de las pensiones que él hizo en el año 85 le costó una huelga general, ha defendido una nueva revisión para que el sistema sea "sostenible en los próximos 20, 25, 30 o 40 años", y ha mostrado su sorpresa ante el "lío monumental" que se ha producido en torno a esta reforma.

"El sistema público de pensiones basado en la solidaridad es progresista"

Ha defendido que el sistema público de pensiones basado "en la solidaridad, y no en la capitalización individual, es una aportación progresista", por lo que ha considerado que los que creen en este sistema deben ser "los más interesados en que sea sostenible" en los próximos años.

Ha asegurado que uno de los problemas por los que la crisis económica afecta más a la Unión Europea y a España es el envejecimiento de la población, al tiempo que ha considerado que la siguiente reforma que se debe acometer es la del sistema educativo y la formación profesional.

González se ha preguntado "cómo es posible que 500 millones de europeos, con un buen nivel educativo y de formación, no hayan producido un Google, Facebook o Microsoft", y lo ha atribuido a "la falta de un ámbito cultural capaz de apoyar el talento de la innovación e iniciativa de muchos jóvenes".

Ha destacado que entre 2009 y 2010, Europa ha perdido un 20% de las inversiones, mientras Estados Unidos ha ganado un 42%, algo en parte motivado por la falta de una política económica comunitaria, y por una economía muy dependiente del ahorro externo que, además, es "incapaz" de ponerse de acuerdo en "cómo cortar el movimiento especulativo" del capital.

Ha abogado por "luchar por una economía social de mercado"

El expresidente del Gobierno ha abogado por "luchar por una economía social de mercado, altamente competitiva y sostenible en el tiempo", frente a una economía "financierizada" que, en su opinión, "tiene poco que ver con la economía productiva y con la generación de riqueza".

Por su parte, Jorge Alarte ha criticado que la Comunitat Valenciana "va con el carril cambiado" respecto a Europa, porque mientras allí se habla de sostenibilidad y se apuesta por el talento, aquí "el exceso urbanístico ha sido la constante", y se discute sobre "tener o no edificios dignos" para los alumnos.

"La Comunitat Valenciana debe resituarse en el carril de Europa, desde los objetivos de competitividad, cohesión social, sostenibilidad del territorio, enseñanza y formación como instrumentos para salir de la crisis, y la búsqueda de valor añadido", ha defendido el secretario general del PSPV.