Público
Público

El Govern endurece el tono contra Zapatero

FERRAN CASAS

El Govern de José Montilla recrudeció ayer el fuego dialéctico contra el ejecutivo del PSOE por lo que considera “incumplimientos” tanto en materia de financiación autonómica como de despliegue del Estatut. El conseller de Economía, Antoni Castells, constató la “falta de voluntad” del vicepresidente Solbes para adecuar su propuesta de financiación al Estatut. No sólo en fechas (el acuerdo para el 9 de agosto está descartado) si no también en lo referido a los servicios públicos que deben financiarse con la solidaridad.


Actitud responsable


Castells, que el jueves recibió el apoyo de sindicatos y patronales catalanes, respondió irado a la apelación “a la responsabilidad” del PSC de líderes del PSOE y el Gobierno después que trascendiera la posibilidad de que los socialistas catalanes veten los presupuestos de 2009 si no hay un buen acuerdo de financiación en otoño. En declaraciones a TV3 el conseller afirmó que quien debe ser responsable es el Gobierno “haciendo que se cumpla el Estatut”.


Después de cargar contra la propuesta financiera de Solbes, el conseller afirmó que su partido, el PSC, es “tan responsable que, en vez de hacer debates demagógicos, trabajará hasta el último momento por el acuerdo pese a ver la falta de voluntad política del Estado”.


En todo caso, el PSC está aún lejos de plantearse medidas drásticas como el veto a las cuentas del Estado. Fuentes del partido insisten en que si eso llega a plantearse ante los incumplimientos de Zapatero con Catalunya no será hasta octubre. Para entonces no sólo estará rebasado el 9 de agosto si no que, además, Solbes deberá haber presentado en las Cortes unas cuentas que no recojan las previsiones del Estatut sobre financiación.


La contundencia del PSC al frente del Govern ha dejado a CiU en fuera de juego. Ayer, mientras el dirigente de CDC David Madí animaba al PSC a votar no a los presupuestos ante el “fraude” del Estatut, el diputado Josep Sánchez Llibre les pedía “menos declaraciones y más soluciones”.


Posiciones nacionalistas


La contundencia catalana, que también tiene contrariado a Solbes, encontró respuesta en Andalucía, una autonomía que también gobiernan los socialistas y con intereses contrapuestos. El PSOE andaluz cargó ayer contra la alianza entre Catalunya y el País Valenciano para pedir un sistema de financiación “justo”. Su vicesecretario general Luis Pizarro afirmó que ambas comunidades se instalan “en posiciones más nacionalistas que de los principios de solidaridad e igualdad”.


Pizarro insistió en que el gobierno de Chaves defenderá hasta las últimas consecuencias “el modelo de los últimos 26 años” y avisó contra los acuerdos con el PP.

 

Más noticias