Público
Público

Un grupo católico presiona contra una obra de teatro sobre sexo gay

E-Cristians amenaza con denunciar el espectáculo, que se estrena mañana

ROSA FERNÁNDEZ

Una catequista drogada y un joven que para celebrar la mayoría de edad decide entregar su cuerpo a todo aquel que lo desee son dos de los protagonistas de Gang Bang. Abierto hasta la hora del Ángelus. Ambos forman parte de una obra de teatro que ha generado mucha polémica entre los católicos de Catalunya pese a que aún no se ha estrenado.

La acción transcurre durante la vigilia de la visita del papa a Barcelona en un local gay en el que se practica el sexo extremo. Todos estos ingredientes y el hecho de que la obra se acoja en el TNC (Teatre Nacional de Catalunya), un teatro público, ha provocado que la plataforma E-Cristians haya amenazado con acciones penales ante un espectáculo que definen como "una ofensa grave y oportunista".

La trama coincide con la visita del papa y aparece una catequista drogada

El concepto gang bang es propio del lenguaje pornográfico y define una violación colectiva con el consentimiento de la víctima. El autor y director de la obra, Josep Maria Miró, incluyó este término en el nombre de la obra porque "se trata de una contradicción. No puede existir una violación consentida, puesto que si se consiente ya no es violación". Lejos de herir la sensibilidad de los sectores católicos, el director busca una reflexión en torno a la sociedad individualista a través de unos personajes que, paradójicamente, se sienten solos en una orgía. Para Miró, un local de sexo homosexual es un elemento que permite "pensar sobre las relaciones actuales que sólo buscan satisfacción inmediata".

Aunque la obra se estrena mañana y aún no se puede valorar su contenido, E-Cristians ha amenazado con actuaciones penales ya que consideran que la publicidad que está haciendo el TNC es "alarmante". El presidente de la plataforma, Josep Miró i Ardèvol, explica que E-Cristians ha recibido "quejas ante el texto promocional en el que se mezcla, de forma oportunista, una visita papal con el sexo ultraduro". El presidente de E-Cristians admite que "esperarán a ver la obra para decidir si inician acciones penales".

Como medida preventiva, E-Cristians envió una carta al conseller de cultura, Ferran Mascarell, para pedirle "que asuma una decisión pertinente" por un contenido que "puede resultar escandalosamente desafortunado". Mascarell se puso en contacto tanto con la plataforma católica como con el TNC "con una voluntad puramente informativa".

El director advierte de que "quien venga a ver sexo saldrá decepcionado"

El director de Gang Bang, que lleva más de dos años preparando el espectáculo, advierte que "quien venga para ver sexo o polémica, saldrá decepcionado". "Que alguien pretenda pasar la tijera a una obra me recuerda a una época que afortunadamente no conocí, puesto que nací en 1977", concluye.

Más noticias de Política y Sociedad