Público
Público

Hallan el cadáver de una anciana que llevaba seis años desaparecida

El marido de la fallecida y sus dos hijas, que vivían en unas pésimas condiciones, confesaron a la Guardia Civil que el cuerpo estaba sepultado bajo la bodega de su domicilio en el pueblo vallisoletano de Alaejos

AGENCIAS

 

La Guardia Civil ha hallado hoy en la bodega de un domicilio de la localidad vallisoletana de Alaejos el cadáver de una mujer que llevaba desaparecida seis años, tras la declaración de tres familiares que vivían en la misma casa y que están ingresados en una unidad hospitalaria de psiquiatría.

El cuerpo sin vida de la mujer se encontraba envuelto en una tela negra, dentro de una bolsa de plástico, a unos veinte centímetros de profundidad, entre dos pilares donde se colocan las barricas de vino, y podría llevar sepultado unos ocho años, según han explicado a Efe fuentes municipales y de la Delegación del Gobierno.

La ubicación de la fallecida fue revelada ayer por los familiares a la Guardia Civil, que intervinieron tras comprobar la situación deplorable de vida en la que se encontraban un hombre de 90 años, César L. -se supone que el marido de la mujer encontrada muerta- y las dos hijas del matrimonio que rondan los 50 años. Fue el Juzgado de Instrucción número 2 de Medina del Campo (Valladolid) el que ordenó anoche que los tres miembros de la misma familia fueran conducidos a la Unidad de Psiquiatría del Hospital Clínico de Valladolid, donde reciben tratamiento.

No tenían agua corriente, la luz estaba a 125 vatios y muchas veces tenían que usar velas para iluminar la vivienda, motivos por los que condujeron a los tres hasta el hospital, además de basar esta decisión en que no se sabía nada desde hacía seis años de la mujer hallada muerta hoy.

Alaejos es una población de unos 1.600 habitantes, que se encuentra aproximadamente a sesenta kilómetros de la capital valisoletana y cerca de Medina del Campo. A instancias del Ayuntamiento de esta población se encargó un informe a los servicios sociales para saber en qué condiciones vivía esta familia de Alaejos, "ya que eran personas mayores, sin agua corriente y sin registros en el ambulatorio por lo que iniciamos el proceso", ha señalado a Efe el alcalde, Carlos Mangas.

El informe de servicios sociales fue remitido a la Fiscalía de Valladolid y fue el Juzgado el que ayer autorizó que la Guardia Civil entrara en el domicilio de esta familia. Los agentes encontraron en la vivienda al hombre de 90 años y a sus dos hijas que rondan los 50, pero no a la esposa del primero y madre de las dos mujeres. Ya por la noche, fueron los propios familiares los que indicaron a la Guardia Civil dónde se encontraba la madre muerta.

El alcalde de la localidad vallisoletana de Alaejos, Carlos Mangas, ha explicado que se baraja la muerte natural como la forma en que perdió la vida la anciana llamada Petra. "Yo creo que no ha habido móvil en la muerte de Petra, sino que murió por causas naturales y debido a las condiciones psicológicas de los familiares y por el qué dirán la enterraron en la bodega", ha opinado el regidor.

Varios vecinos de Alaejos han asegurado a Efe que se trata de un episodio "que todos veíamos venir". "Era una familia un poco rara y esperábamos que pasara algo así, ya que no eran normales sus actitudes y sus comportamientos con el resto de los vecinos", ha explicado uno de ellos llamado Carlos.

Teresa, otra de las vecinas del barrio, ha precisado que, desde hace unos años, a la única persona de la familia que veían con una cierta normalidad era a la hija mayor de la fallecida, Macarena, que salía todos los días a por agua a la fuente, "porque desde que tuvieron aquella avería hace tres años no volvieron a tener agua corriente".

El Juzgado se ocupa de las diligencias sobre el caso mientras en el Instituto Anatómico Forense se practica la autopsia al cadáver.

Más noticias de Política y Sociedad