Público
Público

La izquierda minoritaria escenifica su apoyo a los estudiantes valencianos

El PP sostiene que la oposición ha hecho una "instrumentalización política" de las protestas

D. B / M.J. G./ M.Á.M/ J.R

Los ecos de la carga policial en Valencia resonaron este martes con fuerza. Hasta en Londres, donde el presidente del Gobierno mantuvo su primer encuentro con el premier británico, David Cameron. Preguntado por los medios, Mariano Rajoy apeló a los derechos constitucionales para no mojarse: "Todo el mundo tiene derecho a manifestarse, pero todos tienen que entender que la Policía tiene unas funciones que cumplir". No obstante, advirtió que "si todo el mundo actúa con mesura y con sentido común, este tipo de cosas no se van a repetir".

El titular del Interior, Jorge Fernández Díaz, contribuyó a enmarañar lo ocurrido. Por la mañana, responsabilizó de los altercados a "radicales y violentos" infiltrados en las protestas. Estos provocaron "algún exceso y alguna actuación desafortunada por parte de algunos policías". Horas más tarde, aseguró que los excesos a los que se refería eran los de los radicales. En medio, un argumentario interno del PP que acusaba a la oposición de estar detrás de las manifestaciones de Valencia. En este documento, los conservadores niegan que la Generalitat haya hecho recortes en educación y defienden que se ha realizado "una instrumentalización política" de las protestas. "Hemos visto estos días cómo detrás de ellas están los partidos de la oposición al Gobierno valenciano", sostiene.

En el PP valenciano también emitieron su propio veredicto. El partido distribuyó un repertorio de ideas a sus cargos para que estén preparados cuando se les pregunte por el tema. Entre las directrices que se les dan se les dice que las marchas son "ilegales" y que los estudiantes están siendo "engañados por gente interesada". La formación regional también acusa a la oposición de ser "instigadora" de unas protestas "no pacíficas".

Varias formaciones de la oposición escenificaron en el Congreso su apoyo a los estudiantes y su repulsa a la actuación de las Fuerzas de Seguridad. Diputados de Izquierda Plural (IU, ICV y CHA), ERC y Compromís se levantaron de sus escaños y mostraron dos tipos de carteles. En unos se podía leer "dimisiones" (en catalán) y en otros, "Valencia: Yo también soy el enemigo".

El portavoz de Interior de Izquierda Plural, Ricardo Sixto, advirtió que el ministro debe comparecer en sede parlamentaria, en pleno o en comisión, para detallar la actuación policial "injustificadísima" y "profundamente desproporcionada". El grupo registró una proposición no de ley en el Congreso para que se apruebe un protocolo que "regule y acote la actuación" de los cuerpos policiales en manifestaciones y protestas, para impedir que se extralimiten en sus funciones. Desde IU pidieron la dimisión de la delegada del Gobierno en Valencia, Paula Sánchez de León, y del jefe superior de Policía de Valencia, Antonio Moreno.

Por su parte, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, insistió en que Jorge Fernández Díaz tiene que dar explicaciones. "He visto imágenes que no son tolerables y espero que el ministro las aclare", dijo.

Más noticias de Política y Sociedad