Público
Público

El juez mantiene en prisión a los presuntos pirómanos de Horta

Estima que el incendio fue intencionado y que los presuntos responsables podrían darse a la fuga si fuesen puestos en libertad

EFE

La juez de Gandesa (Tarragona) que investiga el incendio forestal de Horta de Sant Joan (Tarragona) ha confirmado la prisión preventiva para los dos jóvenes acusados de provocar el fuego, tras concluir que el incendio fue intencionado y posiblemente alimentado con unas bombonas de camping gas.

En sendos autos, la titular del juzgado de instrucción de Gandesa desestima los recursos presentados por la defensa de ambos acusados, Juan Antonio P.M. y Lorenzo F.M., contra su encarcelamiento provisional, acordado por la propia juez el pasado 9 de enero como presuntos autores de un delito de incendio forestal.

La instructora ha resuelto mantener en prisión a los imputados, al considerar probable el riesgo de que intenten huir, ya que ambos carecen de trabajo estable y de cargas familiares y dada la gravedad de la pena que afrontarían, de entre uno a cinco años de prisión, por el incendio forestal, ocurrido el pasado mes de julio, en el que murieron cinco bomberos.

En el caso de Juan Antonio P.M., la juez arguye también que el imputado cuenta con antecedentes penales por violencia de género, otra circunstancia que podría llevarlo a intentar eludir la acción de la Justicia. Para la juez, el riesgo de huida existe también en el caso de Lorenzo F.M. porque, aunque el imputado se presentó voluntariamente en el juzgado antes de ser detenido, su entrega fue precipitada por una "exhaustiva investigación policial" que llevaba ya cinco meses en marcha.

La jueza desmonta la contradictoria versión de los acusados

Como ya hiciera en el auto en el que ordenó su ingreso en prisión, la juez desmonta la versión esgrimida por los imputados, que mantienen que el incendio forestal se desencadenó accidentalmente por una súbita ráfaga de viento, y para ello se basa tanto en las contradicciones en que incurrieron en sus declaraciones como en las fotografías que tomaron del fuego.

Según la juez, en la causa constan "indicios más que suficientes para presumir todo lo contrario", es decir que el incendio fue intencionado, como se desprende de las "numerosas y relevantes" contradicciones en que incurrieron, por ejemplo respecto a la manera en que se inició o la manera de sofocarlo.

Para la juez, son "especialmente significativas" las fotografías tomadas por los imputados, en las que en ningún momento se observa "una actitud de nervios o de preocupación", sino más bien todo lo contrario. Además, prosigue el auto, la intensidad que alcanzó el fuego con tanta brevedad apunta a que se utilizó un acelerador de combustión, "como podrían ser las bombonas de camping gas que previamente habían comprado los imputados, sin que se diera ninguna explicación razonable de la finalidad por la que las habían adquirido y no utilizado".

En opinión de la instructora, resulta además "inverosímil" el relato de los imputados de que encendieron fuego para calentar una lata, en lugar de utilizar las bombonas que llevaban, máxime teniendo en cuenta que ambos habían participado durante cuatro años como voluntarios en la prevención de incendios.

Rechazado el recurso de reforma presentado por sus defensas, los imputados podrán apelar ahora su encarcelamiento preventivo ante la Audiencia de Tarragona.