Público
Público

Libertad con cargos para los detenidos por los altercados en la mezquita de Córdoba

Los jóvenes implicados niegan haber agredido a los agentes. El juez considera que los incidentes fueron intencionados

PÚBLICO.ES / EFE

El Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba ha puesto en libertad con cargos a los dos turistas musulmanes, M.S. y E.G., detenidos el pasado miércoles tras protagonizar un altercado en la mezquita-catedral y en el que presuntamente hirieron con un cuchillo a un vigilante de seguridad.

Según el auto del juez José Luis Rodríguez Lainz, a M.S. se le imputan los delitos contra el sentimiento religioso, desórdenes públicos, lesiones pendientes de calificación, amenazas y atentado contra agentes de la autoridad. De momento, el juez, que ha decido retirarle el pasaporte de Sri Lanka, no imputa a M.S. un delito de homicidio en grado de tentativa, ya que, aunque indica que las lesiones son "reales" y han sido relatadas por testigos, estima que la acción agresiva no puede tildarse en este momento procesal como de tentativa de homicidio.

Al resto de los implicados, N.M., Z.E., H.K., O.A, H.B., M.K. y E.G. -que también fue detenido y ha quedado en libertad provisional-, el juez les imputa delitos contra el sentimiento religioso, amenazas y atentado contra la autoridad.

Según relata el juez en el auto, Z.E. lideraba un grupo de 118 turistas de religión musulmana, procedentes de Austria, que "idearon una estrategia" de entrar en la Mezquita Catedral de Córdoba "aprovechando el horario de visitas de turistas", aunque en ese momento en el templo se estaba desarrollando un acto litúrgico "de exposición al Santísimo" con motivo de la Semana Santa.

El magistrado indica que este grupo de turistas accedió al templo con la "intención" de organizar un rezo de grupo bajo el rito musulmán, "a sabiendas de que tal acto de expresión religiosa se encontraba expresamente prohibido". Según las imágenes de las cámaras de seguridad, que han sido visionadas por el juez en torno a las 17:30 horas del pasado miércoles, los turistas entraron en la Catedral en pequeños grupos de dos y tres personas "con claro disimulo" e "interconectados visualmente y con walkie-talkies" reuniéndose en un lateral de la Mezquita, donde comenzaron a rezar arrodillados.

Se produjo un forcejeo en el que el vigilante recibió un puñetazo en la cara

Mientras este grupo rezaba, cinco de los turistas permanecieron de pie junto al líder para "garantizar su seguridad y libertad de movimiento". A los diez minutos de que comenzaran sus rezos, uno de los agentes de seguridad privada del templo solicitó al líder que dejaran de orar, sin que pudiera acercarse a él al impedírselo cuatro de los turistas.

Según el auto, uno de ellos que se encontraba protegiendo al líder le dijo que hablarían cuando terminaran de rezar, momento en el que el vigilante, tras advertirles hasta en dos ocasiones de que el rezo bajo el rito musulmán está prohibido en el templo, se produjo un forcejeo en el que el vigilante recibió un puñetazo en la cara.

Tras este suceso, el vigilante, que se deshizo de las personas que le agarraban, fue en busca del presunto agresor y consiguió inmovilizarlo, momento en el que M.S. y principal imputado en este caso sacó una navaja de diez centímetros de hoja y cuatro de ancho con la intención de amedrentar al vigilante y lanzó una cuchillada a la zona del pecho.

Al intentar evitar la agresión, el vigilante resultó herido en la mano izquierda, mientras que otro de los implicados, N.M, intentó arrebatarle la pistola a otro de los vigilantes, que también presenta heridas leves. Además, E.G., que fue el segundo detenido, pegó con una muleta a uno de los quince policías nacionales que se desplazaron al templo para intervenir.

El juez ve que una fianza de 3.000 euros no garantiza que el imputado pueda fugarse

A pesar de que el Ministerio Fiscal ha solicitado la imposición de una fianza de 3.000 euros para M.S., el juez ha considerado que esta medida cautelar no garantiza que el imputado "pueda decidir no fugarse por la sola razón de perder tal suma" y, por lo tanto, estima más adecuada la retirada del pasaporte que sí garantiza que el imputado no pueda abandonar el territorio comunitario.

Sin embargo, los turistas musulmanes austríacos han negado rotundamente que alguno de ellos agrediera con una navaja a un vigilante de seguridad, aunque reconocen que portaban una. E.G. ha asegurado hoy a los periodistas que su compañero llevaba una navaja como suele hacer "habitualmente".

E.G., que tiene un ojo izquierda morado, según él, por un "porrazo" de la policía, ha explicado que con su acto no tenían ninguna intención de molestar a la comunidad cristiana, que en esos momentos celebraba la exposición al Santísimo de la Semana Santa.

 

Por otra parte, O.A., que es otro de los turistas austríacos imputados y que es el portavoz del grupo, ha insistido en que nadie usó ningún tipo de arma en el templo y ha negado cualquier tipo de agresión. Según él, fueron los agentes de seguridad y la Policía Nacional los que utilizaron la violencia contra ellos y ha llegado a decir que uno de los vigilantes amenazó con matar a uno de los turistas implicados en el suceso.

En la visita a la mezquita quedaron "impresionados por su belleza y atmósfera espiritual" 

La asociación de Jóvenes Musulmanes de Austria ha hecho público un comunicado en el que niega haber agredido "en ningún momento" ni a los guardias de seguridad ni a los agentes de policía. De hecho, lamentan el altercado y piden disculpas a la Iglesia Católica y sus creyentes por el "inconsciente suceso".

En el comunicado, la asociación expresa que en su visita a la mezquita quedaron "tan impresionados por su belleza y atmósfera espiritual, que espontáneamente hicieron un rezo", que provocó reacciones "inesperadas" para los jóvenes. "Como ciudadanos austriacos -afirman- desconocíamos el significado de la mezquita-catedral para la Iglesia Católica en España".

El Ayuntamiento de Córdoba, por su parte, ha condenado lo ocurrido, lo que consideró "una provocación que no tiene cabida en nuestra ciudad, caracterizada por su talante de diálogo intercultural e interreligioso" y destacó que el acto estaba "perfectamente organizado", según fuentes policiales.

Sin embargo, Alexander Osman, vocal de prensa de la asociación Jóvenes Musulmanes de Austria, manifesta:  "En nuestro país es habitual organizar eventos interreligosos, donde hemos rezado juntos cristianos y musulmanes en iglesias y mezquitas. El grupo jamás tuvo la intención de provocar  ni herir los sentimiento católicos y lamenta lo sucedido".

"En nuestro país es habitual organizar eventos interreligosos"

Los jóvenes austriacos, como han expresado en el comunicado,  visitaron diferentes lugares con el objetivo de conocer el país considerándolo relevante en Europa por su trayectoria intercultural, al igual que para profundizar en la cultura e historia que deseaban conocer.

En estos días, el grupo no sólo ha conocido esa parte de España, sino que además han quedado "impresionados por su enriquecedora historia y por la hospitalidad con la que los españoles reciben a sus visitates", manifestaron.