Público
Público

Maná radiactivo contra el olvido

Industria cierra el plazo para solicitar el almacén nuclear

JUSTINO SANCHÓN

Tierra de Campos, en Valladolid, es una comarca inhóspita, sin población, salvo en las cabezas comarcales, cuya economía está basada en la agricultura y ganadería, un sector a la baja en Castilla y León.

A la vista de esta situación, dos pequeños municipios de la zona, Santervás de Campos y Melgar de Arriba, han dado sus nombres, para albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares.

Para ello se han servido de unos plenos que no han durado más de cinco minutos. A las nueve menos veinte de la mañana, los cinco concejales, tres de Candidatura Independiente y dos del PP de Melgar de Arriba presentes en el ayuntamiento (faltaron dos), aprobaron presentar su candidatura por unanimidad. No había nadie en las calles. Los vecinos apenas se habían enterado de la propuesta. Sólo había pasquines tirados en la calle reclamando información sobre las ventajas e inconvenientes del cementerio nuclear y diciendo que se iba a dejar en herencia "una tierra muerta".

Poco después, a las doce del mediodía, Santervás de Campos, a sólo seis kilómetros de Melgar, aprobaba también su candidatura en un pleno de tres minutos al que acudieron todos los concejales, del PP. En ese municipio sí hubo contestación vecinal, con una presencia de más de 30 personas. Se oían más las críticas que los aplausos. Pero salió adelante la propuesta.

Era el último día, la fecha en la que concluía el plazo fijado por Industria para solicitar la posibilididad de hacerse con el almacén, y un tercer municipio de Castilla y León, Torrubia, a 37 kilómetros de Soria, se unió a la carrera. La alcaldesa, del PP, comenzó a plantearse la posibilidad "como una broma que acabó convertida en realidad". Torrubia tiene 79 habitantes. En el pleno municipal, abierto a los vecinos, 25 votaron a favor del almacén y once en contra.

Sólo Ascó supera los 1.000 habitantes entre los pueblos que se postulan

El abandono rural recorre toda la geografía de España. Pueblos que apenas tienen nada juegan con el ATC su última carta para evitar una desaparición que intuyen desde hace varias generaciones. Uno de ellos, Albalá, en Cáceres, aprobó por la tarde la propuesta de acoger el almacén con los votos a favor del grupo independiente que lo gobierna y la postura en contra del PP.

Extremadura entró así en la puja al igual que la Comunidad Valenciana. El alcalde independiente de Zarra, próximo a la central de Cofrentes y con 534 habitantes presentó el proyecto sin avisar y como moción urgente, según denunciaron los socialistas.

La decisión sobre la ubicación delalmacén se conocer antes del verano

La relación de aspirantes que se unieron ayer a la carrera se completó con Villar del Pozo, en Ciudad Real, un municipio de apenas cien habitantes gobernado por el PP que cuenta con aeropuerto, el primero privado de España, abierto en diciembre de 2008 y con capacidad para dos millones y medio de pasajeros al año.

Villar se une a Yebra (Guadalajara) y Villar de Cañas (Cuenca) al desafío de los municipios del PP a su presidenta, María Dolores de Cospedal, en una relación que se extiende a más territorios. Melgar, Torrubia y Santervás en Castilla y León, Albalá en Extremadura, Zarra en la Comunidad Valenciana y Ascó en Tarragona completaban al cierre de esta edición la lista de nueve aspirantes a hacerse con el cementerio nuclear con el que pretende dar vida a sus municipios.

El ministerio de Industria cerró la ventanilla de admisiones anoche a las doce, aunque algunas solicitudes pueden llegar más tarde si se han presentado dentro del plazo en otras dependencias estatales. En todo caso, la lista provisional de candidatos se hará pública antes de un mes. La decisión definitiva se adoptará antes del verano.

El maná que esperan los municipios aspirantes caerá a partir de entonces en forma de inversiones. El pueblo que albergue el ATC recibirá 2,4 millones de euros anuales del Estado y otro tanto de la empresa que gestiona el almacén. Una propina al lado de los 700 millones que se invertirán en levantar la instalación que situará en el mapa el nombre de un municipio olvidado por casi todos desde casi siempre .

Más noticias de Política y Sociedad