Estás leyendo: Un mapa sin apenas cambios

Público
Público

Un mapa sin apenas cambios

Las ocho encuestas realizadas pronostican la continuidad de casi todos los Gobiernos de PSOE y PP

PÚBLICO


La fisonomía del poder autonómico apenas experimentaría convulsiones si las elecciones de 2011 se celebrasen ahora. Los corrimientos de voto, en algunos casos significativos, no bastarían para cambiar los gobiernos. Todo ello si se descuenta Catalunya, cuyos comicios se prevén en otoño y donde sí es más probable que la actual alianza de PSC, ERC e ICV-EUiA no alcance la mayoría absoluta. Las llaves de la Generalitat pasarían así de José Montilla a Artur Mas.

Los ocho Publiscopios autonómicos divulgados por este diario en los dos últimos meses correspondientes a Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Asturias, Extremadura, Comunitat Valenciana, Madrid y Catalunya muestran ese panorama de estabilidad y también un manifiesto desgaste de PP y PSOE en las comunidades donde gobiernan. Hay dos excepciones: en Castilla y León, donde la caída de la derecha es mínima, y en Catalunya, donde el PSC crece.

Extremadura es el feudo más seguro del PSOE; y su líder, el más valorado

El retroceso más notorio de los socialistas se registra en Castilla-La Mancha. Pierden 5,9 puntos, aunque mantienen la mayoría absoluta por un escaño. El jefe del Ejecutivo, José María Barreda, recibe la segunda mejor nota de todos los candidatos examinados de PSOE y PP, un 6, sólo superado por el extremeño Guillermo Fernández Vara (6,3). Hay que destacar que la encuesta en esa comunidad se realizó antes de que el Estatuto manchego naufragase en el Congreso por la falta de apoyo del PP, lo que puede tener un efecto significativo en el voto.

El PP avanza, pero no lo suficiente, en cuatro autonomías donde no gobierna

Extremadura es donde el PSOE se halla más afianzado. Aunque cae 4,9 puntos, aventaja en dos escaños a los conservadores y se asegura la mayoría absoluta. El Ejecutivo de Vara es el más apreciado de todos (un 50% lo aprueba).

Más apuros pasará el PSOE en Asturias. Socialistas e IU bajan un 2% cada uno, con lo que la ventaja de ambos sobre el PP se encoge: de cinco diputados a un máximo de tres. Su Gobierno de coalición sobreviviría. En Aragón, la caída es del 2,9%, pero el mayor abanico de alianzas para el PSOE le facilitaría seguir en el Ejecutivo.

Los Publiscopios también dan cuenta del suelo electoral del PSOE, por encima del 30%, en tres autonomías: Castilla y León, Valencia y Madrid. En las dos primeras los socialistas decrecen, mientras que en la última avanzan un 0,4%. En Catalunya, Montilla sube más de un punto.

Las caídas generalizadas de los socialistas no equivalen a un panorama halagüeño para el PP. Crece en Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura y Asturias, pero en ninguna se prevé que arrebate el Gobierno al PSOE. En las tres comunidades en sus manos, las tres tocadas por la Gürtel, baja, sobre todo en Madrid y Valencia (4,4% y 1,5% menos). Y en Catalunya, donde el partido está marcado por oponerse al Estatut, se esperan resultados aún peores: de 14 a 10 actas de diputado.

Eso sí, los barones del PP son intratables. El castellanoleonés Juan Vicente Herrera -el que mejor nota tiene de todos los conservadores, un 5,4- superaría en 16 escaños al PSOE. Esperanza Aguirre aventajaría a Gómez en 21 diputados. Y, en Valencia, Francisco Camps -ex imputado por el caso de los trajes- podría ganar a Jorge Alarte por hasta 23 escaños. Camps obtiene incluso mejor valoración que Aguirre (5,1 frente a 4,7), pero menos que la alcaldesa Rita Barberá (6,1). El Ejecutivo valenciano cosecha el aprobado entre el 46,1% de los ciudadanos, la mayor cifra entre las conservadoras, a pesar de los escándalos de corrupción que salpican su gestión.

Las puntuaciones de los candidatos del PP en la oposición van desde un 3 de la catalana Alicia Sánchez-Camacho hasta el 5,3 del extremeño José Antonio Monago. Dolores de Cospedal, la rival de Barreda y número dos del PP, logra un 4,8.

IU subiría más de un 2% en dos comunidades, Castilla y León y Aragón. En otras dos, Madrid y Extremadura, el crecimiento no llegaría al 0,5%. En Catalunya en coalición con ICV y en Asturias, el retroceso es del 2%. También caería, pero una décima, en Castilla-La Mancha. En Valencia logra un 8%, igual que en 2007, aunque entonces compareció con el Bloc.

En resumen, IU sufre cierto castigo allí donde cogobierna (Asturias y Catalunya) y podría volver a tener diputado en los parlamentos extremeño y castellanoleonés.

 

Inés Sabanés, la política mejor valorada de Madrid

Inés Sabanés ya no repetirá en 2011 como número uno de IU por la Comunidad de Madrid. Se irá con un buen expediente: la conoce el 51,8% y recibe la mejor nota ciudadana, un 5,3, más que Esperanza Aguirre (4,7), el socialista Tomás Gómez (4,4) y el candidato de IU, Goyo Gordo (4,8), al que identifica un 16,4% de los madrileños.

Javier Fernández, el posible relevo de Areces en Asturias

El PSOE decidirá si presenta en Asturias a su líder regional, Javier Fernández, o al presidente autonómico, Vicente Álvarez Areces. Este es más popular (un 94,3% sabe quién es), pero obtiene un 5 raspado, dos décimas menos que Fernández, que es conocido sólo por un 29,6%.

Mònica Oltra: el látigo de Camps obtiene su recompensa

Mònica Oltra, portavoz adjunta de Compromís (suma del Bloc e Iniciativa del Poble Valencià, una escisión de IU), irá de número dos por Valencia en 2011. Ha luchado por hacer visible su oposición a Camps por la Gürtel. La conoce un 20,6% de los valencianos, que le da un 5,4, frente al 5,1 del president y el 4,3 de Jorge Alarte.