Público
Público

Mas reclama "una mayoría excepcional" para llevar a Catalunya a la independencia

Arranca la campaña electoral catalana marcada por el debate soberanista. El PSC cree que CiU que "crea excusas" para no afrontar la crisis. El PP se presenta como "el único voto útil" para frenar el independen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Generalitat y candidato de CiU a la reelección, Artur Mas, dio el pistoletazo de salida de la campaña electoral reclamando una mayoría 'excepcional' de votos como condición indispensable para que todo el mundo se tome en serio el proyecto de autodeterminación.

'Si no logramos una mayoría excepcional no se nos va a tomar en serio', advirtió Mas en el mitin de inicio de campaña, celebrado en el Pabellón de Italia de la Fira de Barcelona.

Mas afirmó que el futuro de Catalunya lo decidirán sus ciudadanos y 'no un Consejo de Ministros ni un Tribunal Constitucional'. 'Pero no podemos hacer esta travesía sólo con remos cuando otros van con motor, debemos hacerla en igualdad de condiciones. Por eso reclamo una mayoría excepcional', añadió. Mas aseguró que irá 'tan lejos como el pueblo quiera'.

Flanqueado por el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, Artur Mas desplegó la pancarta electoral con el lema La Voluntad de un Pueblo, en medio de senyeres, banderas independentistas y europeas y gritos de 'independencia'.

Frente a ese discurso soberanista Mas, el candidato del PSC a la Generalitat, Pere Navarro, introdujo en el suyo los recortes y la crisis. Navarro reivindicó la 'herencia socialista' tanto del gobierno tripartito como de los gobiernos del PSOE frente a una CiU que 'lloriquea y crea excusas' para no afrontar la crisis. 

Navarro acusa a Mas de crear 'la cortina de humo de la independencia' para ocultar los recortes

'Os quiero pedir que estemos orgullosos de los que somos. Hablan de la herencia de los socialistas, tanto PP como CiU. Pero nuestra herencia es la sanidad universal y la escuela pública para todos, la ley de dependencia, el avance en los derechos individuales de las mujeres y que se puedan casar las personas del mismo sexo', dijo Navarro ante un millar de personas en un mitin de arranque de campaña en su ciudad natal, Terrassa (Barcelona), de la que es alcalde hasta que deje el cargo tras las elecciones.

El candidato del PSC ha reivindicado su alternativa federalista y de izquierdas frente a una CiU que ha creado 'la cortina de humo de la independencia' para no abordar, a su juicio, los problemas reales de los ciudadanos.

La candidata del PP, Alicia Sánchez-Camacho, sí entró al trapo del sobernismo. La conservadora se presentó como el 'único voto útil para parar el separatismo' de CiU y la separación de Catalunya. 'Somos los únicos que defendemos sin complejos la unidad de España', afirmó Sánchez-Camacho  en un mitin en un hotel de Castelldefels (Barcelona), población de la que es alcalde el número dos de su candidatura popular, Manuel Reyes.

En un discurso con continuas advertencias sobre las consecuencias que podría tener para Catalunya su independencia de España, Sánchez-Camacho alertó de que, si CiU obtiene la mayoría absoluta en los comicios del 25 de noviembre, tratará de imponer su criterio ante el Gobierno. Por ello, llamó a confiar en el PPC, al margen de consideraciones ideológicas, ya que Catalunya y España están ante una coyuntura 'histórica' y porque está en juego la 'convivencia'.

Sánchez-Camacho quiso subrayar el carácter excepcional de estos comicios: 'Es la campaña más importante de nuestras vidas. Nos jugamos nuestro futuro, y el de nuestros hijos y nietos. No queremos que nos salven de España. Somos España', subrayó, entre aplausos de la militancia, durante un momento de su intervención, que ha estuvo plagada de ataques a CiU.

Más noticias en Política y Sociedad