Público
Público

Matas-Areal: un matrimonio adicto al lujo

El registro del palacete del ex president ha puesto de manifiesto su elevado nivel de vida y la dificultad para justificarlo

Y. GONZÁLEZ

Se llama Lulú. En los últimos meses ha hecho correr ríos de tinta. Todo sin que sus dueños, la empresa de diseño alemana Dornbracht, decidiesen lanzar al estrellato uno de sus más exclusivos productos. Es una escobilla para el váter y su precio ronda los 400 euros. Los encargados de esta particular campaña de promoción han sido Jaume Matas y su esposa, Maite Areal, que dejaron a más de uno boquiabierto cuando se desveló el contenido de su palacete en Palma. ¿Quién puede permitirse pagar una cantidad tan elevada para adquirir un sólo accesorio del cuarto de baño? Fue la pregunta que asaltó la mente de losciudadanos de a pie.

Pero Lulú es sólo uno más de los silenciosos inquilinos del palacete de los Matas. En los registros policiales del inmueble, tendentes a arrojar algo de luz sobre el incremento patrimonial del ex president del Govern balear, se puso de manifiesto que el resto de elementos de la casa están a la altura de la escobilla, en lo que a su valor económico se refiere. Es más, los televisores, teléfonos, lámparas, sofás, alfombras y cortinas del palacete podrían perfectamente integrar un catálago para adictos al lujo. Se trata de algo que ha llamado la atención de los investigadores. Y es que, aunque la vivienda esté totalmente preparada para entrar a vivir, el matrimonio la tiene prácticamente cerrada todo el año porqueresiden en Estados Unidos.

En cinco años, el matrimonio sólo sacó 500 euros del banco

Antes de que Matas y Areal acudieran al juzgado hace una semana, los habitantes de Palma de Mallorca ya conocían por la prensa el tren de vida que había llevado el ex president del Govern. Todo han sido cifras astronómicas que no cuadran con los ingresos declarados por el ex dirigente conservador.

Por ejemplo, en 2006, su salario bruto fue de 84.000 euros. Y un año antes, Hacienda le devolvió casi mil euros en la declaración del IRPF. Números que chirrían si se pretende justificar, tal y como calculan los investigadores, que entre 2002 y 2006 tuviera unos gastos de cuatro millonesde euros.

El palacete fue adquirido 1,5 millones por debajo de su precio

Hace unos días, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, puso voz a un pensamiento que ronda la mente de otros ex compañeros de partido de Matas: 'Ese incremento de patrimonio o se puede justificar porque uno heredó o le tocó la lotería, o habrá que explicarlo'. Igual de difícil resulta justificar que en cinco años el matrimonio sólo sacara del banco cerca de 500 euros.

Fue precisamente en el famoso palacete donde Matas volcó gran parte de sus inversiones. Sólo en el interior se gastó dos millones de euros entre decoración y reformas, unos pagos que no brillan por su transparencia. De hecho, los fiscales sostienen que en las obras que el ex president realizó en este inmueble fue empleado dinero de procedencia 'ilegal'.

Al igual que poco transparente, según han señalado los investigadores, fue la compra de esta casa señorial. En 2004, apalabró su compra por un millón de euros. Pero la Agencia Tributaria sostiene que en 2006, año en el que el inmueble fue escriturado, valía casi 2,5 millones de euros. La conclusión es fácil: fue adquirida un millón y medio por debajo de su precio de mercado.

Quizá, cuando Rafael Perera, abogado de Jaume Matas, dijo que no le gustaría vivir en esta casa al considerarla 'desangelada', pasó por alto que no le falta un sólo detalle, como ha quedado demostrado. Y que Areal esconde en su vestidor 150 trajes, unos cien bolsos de marca y 50 pares de zapatos. Para entrar a vivir.

Más noticias