Público
Público

"El modelo neoliberal cayó con la crisis financiera"

El presidente informa de las medidas adoptadas en el Consejo Europeo y Rajoy aprovecha para lanzar el enésimo ataque

PUBLICO.ES / AGENCIAS

Compareció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso de los Diputados para informar sobre el Consejo Europeo que se celebró la semana pasada en Bruselas. El debate derivó hacia la situación económica y fue un déja-vu donde se volvieron a oír expresiones como "recuperación lenta y difícil", "no nos hizo caso", "hemos gastado por encima de nuestras posibilidades"...

Sin embargo, sí se oyó algo novedoso en boca de Zapatero: "El modelo neoliberal cayó con la crisis financiera". La izquierda mionoritaria (IU, ICV y ERC) no estuvieron obviamente de acuerdo, es más acusó al presidente de arrodillarse ante los recortes y las medidas que se trajó bajo el brazo el presidente de Bruselas.

Zapatero lanzó un mensaje que ya huele a viejo: afirmó que la recuperación económica "se sostiene", pero advirtió que volver a crear empleo "va a costar y va a ser lenta". Así que no queda más remedio que seguir con las reformas. En ese sentido, el Consejo Europeo de la pasada semana, que buscaba cerrar el pacto por el euro y la estabilidad presupuestaria, sirve de acicate para seguir avanzando por la senda reformista: los objetivos de déficit hasta 2013 comprometidos con la UE se van a seguir cumpliendo.

Pero si se ahorra algo con el plan de estabilidad presupuestaria, la mayor recaudación  una recaudación mayor de la prevista se destinará a la reducción de la deuda pública, pero no a gastar más.

El presidente atribuyó la mejora económica, además de al conjunto de la sociedad, a los agentes sociales y a los grupos parlamentarios de CiU y el PNV, así como a CC y UPN, que han mostrado su "responsabilidad" al apoyar al Gobierno para llevar a cabo dichas reformas. Zapatero insistió en que hay que continuar con esta política en lo que queda de legislatura. "Todo va a ser difícil, sin duda, pero con plena confianza en las posibilidad de culminar la tarea de reformas".

Entre esa reformas, el presidente adelantó un plan para hacer aflorar el empleo sumergido, plan que ya anunció la semana pasada. Zapatero, que admitió que este plan es una "asignatura pendiente" de la política económica española, dijó que la medida supondrá un "fuerte endurecimiento" de las sanciones a los empresarios por la falta de afiliación y alta de trabajadores, con el fin de que estas medidas resulten "eficaces".

El presidente repasó las medidas que emprenderá España para lanzar la competitividad en el marco del Pacto por el Euro, entre las que puso el énfasis en el "impulso" a la formación que prepara el Gobierno a través de las reformas de las políticas activas de empleo y de la formación profesional.

Rajoy tampoco fue un dechado de originalidad. Quizá lo más novedoso fue que de forma ímplicita reconoció que las reformas adoptadas por el Gobierno son las que hubiese tomado él. Rajoy recordó que hace casi un año, en mayo de 2010, Zapatero despreció las propuestas del PP contra el déficit, para unas pocas semanas después vivir la "mayor reconversión de la política de la historia de España" que llevó al Zapatero a "recortar de todo, incluidas las pensiones", por lo que ahora, el dirigente conservador no tiene reparo en condenar con los hechos las actuaciones anteriores del presidente, no sólo en el terreno europeo.

El discurso de Rajoy fue un ataque en toda regla a la política del Gobierno: las reformas llegaron tarde y sólo después de que las impusiera la UE; con Zapatero en La Moncloa el paro no va a recuperarse; la desconfianza en el presidente es la principal causa de la crisis...Y eso que empezó su intervencion suscribiendo "todas y cada una" de las recomendaciones del Pacto europeo del Euro. Pero a partir de ahí todo fueron palos al Gobierno en la línea de siempre.

"A todos nos preocupa el futuro del euro, lo que ocurre es que para los españoles la responsabilidad es mayor", señaló Rajoy, que celebró que se hayan disipado en buena medida los rumores sobre un posible rescate de España, pero ha remarcado que nuestro país sigue siendo un "motivo de inquietud".

Los anuncios en materia de estabilidad presupuestaria hechos por el Gobierno "no son suficientes", y su "enésimo paquete de medidas" no concreta "nada", lo que augura unos resultados similares a los de ocasiones anteriores. Así, ha asegurado que España va a necesitar más que políticas paliativas o gestos tranquilizadores para superar la crisis para compensar los errores del pasado.

Más noticias de Política y Sociedad