Público
Público

Montilla busca ganar a González para su causa

El president quiere que rebaje las críticas a la nueva financiación

FERRAN CASAS

Montilla se mantiene en sus trece. El president de la Generalitat aprovechó hoy su discurso de apertura de las jornadas del 50 aniversario del Círculo de Economía para dejar claras sus líneas rojas en materia de financiación autonómica. Pero el día también le dio para reunirse con el expresidente Felipe González para conseguir que matice sus posiciones, opuestas al modelo que fija el Estatut.

Montilla ha recordado una y otra vez desde el 9-M que el Estatut consagra la negociación bilateral entre el Gobierno español y el catalán en materia de financiación. Así se empezó a hacer el pasado miércoles cuando se reunieron, en Barcelona, representantes de ambas administraciones en la comisión bilateral de asuntos financieros.

Bilateralidad compatible

La bilateralidad del Estatut no está reñida (y así lo asume el Govern) con la multilateralidad del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que otros territorios gobernados por socialistas pretenden que pase por delante. Montilla lanzó una advertencia de calado político afirmando que se negará “a aceptar que se apele al marco multilateral para rebajar lo que es legalmente justo y socialmente necesario para Catalunya”.

Su temor es que, pese a tratarse de una ley orgánica aprobada por las Cortes, los principios del Estatut y sus plazos queden en papel mojado por obra y gracia de las presiones de territorios con intereses contrapuestos.

Ante 300 empresarios catalanes, a quienes en presencia del expresident Jordi Pujol instó a “arriesgar” para “mandar en España”, reiteró que hay que huir de “inmadureces y tacticismos” y que lo que es relevante ahora es que “la redistribución solidaria no siga perjudicando a los territorios que más contribuyen al esfuerzo común”.

Sin dudas sobre agosto

El president se mostró optimista e incluso sacó pecho al recordar que, después de las dudas iniciales, todos los agentes implicados en la negociación acepten que, como marca el Estatut, el acuerdo esté listo el 9 de agosto.

Sobre la urgencia o no de reformar el modelo de 2001 (que se calculó con los ya muy desfasados datos de población de 1999) se pronunció en su día, a través de un artículo en prensa, Felipe González, que indicó que la financiación autonómica no era prioritaria en un contexto de crisis.

Aquello, que motivó un tajante artículo de respuesta de Montilla, enfadó al socialismo catalán, que se preguntaba como un expresidente podía ser capaz de pedir “que la ley no se cumpla”. Montilla, que según fuentes cercanas mantiene una relación fluida y habitual con él,  acordó una entrevista que se produjo hoy durante dos horas. González escuchó y rebatió y Montilla desplegó el argumentario catalán.

Poco después del encuentro en el hotel, González afirmó que la negociación es cosa de Pedro Solbes y que, en un contexto de crisis, a las autonomías “no les conviene” reabrir el debate. No es lo que quiere Catalunya pero ya no suena tan duro.

Barreda: “Es más fácil la financiación que el agua”

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda, aseguró que es “más fácil” que las autonomías se pongan de acuerdo en la reforma del modelo de financiación que en la distribución del agua, “aunque pareciera al revés”. Barreda, que apoya al andaluz Chaves en este asunto,   defendió que el Estado español debe seguir siendo “un único espacio de solidaridad”. Según Barreda, el Estado debe garantizar “la igualdad” y no limitarse a una tarea de gerencia.

Barberá: “La financiación local se debe resolver ya”

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá (PP), hace días que insiste en la idea de la Federación Española de Municipios y Provincias (donde es la cara visible de los conservadores) de vincular la nueva financiación autonómica a la local. Hoy hizo que el consistorio de la capital valenciana aprobara una moción en esta linea con el voto en contra del PSPV. El texto pedía, además, una inyección extra e inmediata de 500 millones al endeudado Gobierno Camps.

Aguilar: “Espero que no debamos hacer huelga”

Más contundente que Barberá fue la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, que se presentó en las listas de IU. La vicepresidenta de la FEMP afirmó que espera que los ayuntamientos no salgan perjudicados de la financiación puesto que los entes locales ya están “al borde del precipicio”. La alcaldesa afirmó esperar que antes de que se llegue a esa situación “se oiga y entienda” a los consistorios para que el municipalismo no se tenga que “poner en huelga”. 

Más noticias de Política y Sociedad