Público
Público

Montilla exhibe el éxito del PSC ante Zapatero

El president le recuerda los compromisos con Catalunya y se blinda ante los pactos en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Montilla sacó pecho. El president y el PSC son conscientes de hasta que punto su contribución (25 escaños) ha sido más determinante que nunca para la victoria de Zapatero. El PP no ha crecido en Catalunya y el PSC lo ha hecho a costa de Esquerra, un socio incómodo para el PSOE.

Desde su posición institucional de president de la Generalitat lanzó ayer dos mensajes claros con la vista puesta a Madrid: Zapatero debe cumplir con Catalunya y su gobierno; y la política de alianzas en el Congreso y los 'ritmos' de la política española ni pueden ni deben influir en la catalana.

Para concretar el primer mensaje el líder del PSC (que espera una presencia más amplia, pero sobretodo más efectiva, en el ejecutivo estatal) desenterró el decálogo de asuntos pendientes. Ya lo presentó en la capital española en febrero pero lo recuperó dada 'la coyuntura favorable que se abre'.

Receptividad asegurada

Montilla mostró su confianza en que el gobierno de Zapatero ni era ni será 'contrario a las previsiones del Estatut de Catalunya' y que por eso habrá 'receptividad' con el texto pese a que, como explicaba ayer Público, dirigentes del PSOE consideran que este asunto les 'pasó factura' el 9-M. Zapatero tampoco fue especialmente cálido al saludar la aportación catalana a su triunfo. Pese a todo uno y otro hablaron en buen clima y el entorno de Montilla exhibía confianza por el devenir de los temas pendientes.

El president afirmó que su ejecutivo está 'mas decidido y será decisivo' para llevar a cabo sus planes y 'está más fuerte y será más fuerte' en defensa de los intereses de Catalunya. Montilla apeló a la mayoría de izquierdas salida de las urnas para justificar la composición de su gobierno con Esquerra e ICV-EUiA.

La situación de Esquerra

Un gobierno que, proclamó, es para toda la legislatura y en base a un acuerdo político 'sobre el que hay clara voluntad de cumplimiento'. Pero Montilla no pudo pasar por alto la crisis que vive Esquerra y que, de momento, se ha saldado con la salida de Joan Puigcercós de su gobierno. Esta decisión, aseguró, 'no irá en detrimento de la cohesión' del ejecutivo y es 'personal' de Puigcercós, por lo que 'no afecta' al papel de Esquerra en el gobierno.

La estabilidad de su gobierno, que él debará asegurar ante las turbulencias que vivirá la formación independentista hasta su congreso de junio, no quiere que se vea afectada por las alianzas del PSOE en Madrid, caso que se concrete algún pacto con CiU. Este fue el segundo mensaje que envió a Zapatero. Al PSC no le molesta que CiU tenga juego en Madrid pero no tolerará que nadie se plantee un cambio de situación en Catalunya. 'Trasladar el resultado de las elecciones a las Cortes a otros ámbitos sería un error de cálculo', avisó. En esta línea sostuvo que no aceptará nunca 'subordinar la política catalana al ritmo de la española'. Y es que Montilla sabe que, guste o no en Madrid, la hegemonía del PSC se basa también en un sólido catalanismo.

1. Nueva financiación

En agosto debe entrar en vigor un nuevo sistema de financiación de las autonomías. Catalunya quiere reducir su déficit fiscal con el Estado, que se sitúa en el 10% del PIB, y un sistema que tienda a los resultados del régimen foral. Los partidos catalanes (también el PSC) exigen publicar las balanzas fiscales entre el gobierno central y los autonómicos. Montilla quiere preservar los mecanismos de bilateralidad del Estatut.

2. Agencia Tributaria

El consorcio para desarrollar la Agencia Tributaria Catalana de acuerdo con la estatal es vital para que la Generalitat recaude todos los impuestos en Catalunya.

3. Agilización de traspasos

El tripartito espera desencallar los traspasos de un Estatut que lleva un año y medio en vigor y que se despliega a paso muy lento.

4. Inversiones

El gobierno catalán quiere que se cumpla a pies juntillas, como en 2008, la disposición adicional del Estatut sobre infraestructuras, que fue motivo de polémica por el sistema de cálculo en 2007. Esta concede durante 7 años un porcentaje de inversión en función del peso de la economía catalana (18,8%) para paliar un déficit histórico.

5. Cercanías

El traspaso de la red de trenes que Zapatero prometió para enero no se ha hecho por falta de acuerdo económico. La Generalitat quiere asumir el servicio (deficiente por la poca inversión) con garantías.

6. Aeropuerto del Prat

El tripartito, y también CiU, pretenden que se cree un consorcio que gestione el aeropuerto de Barcelona para asegurar su competitividad y carácter intercontinental. Fomento y AENA tienen encima de la mesa una petición para que la 'parte catalana' tenga mayoría determinante en el consorcio.

7. Políticas sectoriales

Es prioridad asegurar la participación de las comunidades en la fijación de las políticas sectoriales de los ministerios.

8. Reforma del Senado

Quieren convertir el Senado en cámara territorial a través de una reforma constitucional.

9. Poder Judicial

La Generalitat está a la espera de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para desplegar el Estatut en este ámbito y descentralizar éste poder público.

10. Plurulingüismo

España debe asumir su carácter plurilingüe y fomentar idiomas diferentes del castellano, también en los ámbitos institucionales.