Público
Público

Muere un argentino detenido en Girona y su familia no es informada hasta 15 días después

El jefe de la Policía local de Girona asegura que tienen grabado como el detenido intentó suicidarse en el calabozo con su propia camisa, por lo que fue trasladado al hospital donde murió

ANDRÉS MUÑIZ

La familia y las amigos del ciudadano argentino Juan Pablo Torroija, de 41 años, fallecido en un hospital de Girona hace 17 días, han exigido una investigación para determinar si sufrió maltrato de la Policía en el calabozo donde estuvo detenido antes de morir. Los allegados se quejan de que no tuvieron información oficial de la muerte, ni ellos ni el Consulado argentino en Cataluña, hasta dos semanas después de que ocurriesen los hechos, y anuncian que pedirán una segunda autopsia para determinar si hubo o no torturas al arrestado, que era un conocido integrante del movimiento okupa.

El jefe de la Policía Local de Girona, Josep Palouzié, aseguró hoy a Público que cuentan con una grabación audiovisual, que ha sido aportada al Juzgado encargado del caso, donde se observaría que esta persona no fue objeto de malos tratos en Comisaría, vídeo que recoge además como intentó suicidarse colgándose con su propia camisa, produciéndose así las lesiones que le provocaron la muerte, según este portavoz.

Al ver por las cámaras de la comisaría lo que pretendía el detenido, los agentes de guardia (era la madrugada del pasado 11 de julio), acudieron a reanimarle con la ayuda de un desfibrilador con el que cuentan en la dependencia policial, y avisaron al médico y al juez de guardia. Según su versión, el detenido fue trasladado al hospital Josep Trueta, donde debido a las lesiones que se causó, siempre según la versión policial, falleció a los tres días, el 14 de julio.

La televisión y la prensa argentina se han hecho eco en las últimas horas del caso. La hermana de Juan Pablo, Ana Sol, ha declarado que se enteró el pasado día 28 de la muerte de su familiar, por la comunicación de un amigo que le explicó que, una segunda persona detenida junto a Torroija, le había dicho que éste fue golpeado en comisaría. El primero de ellos fue al hospital de Girona, donde les informaron que Juan Pablo Torroija estaba en coma, con daños irreversibles, y donde el visitante comprobó que tenía golpes en distintas zonas del cuerpo,  según la declaración de su hermana.

Ni el Consulado argentino de Cataluña ni la familia fueron informados por ninguna autoridad española hasta pasados quince días de lo ocurrido. El cuerpo fue sometido a una primera autopsia ordenada por el Juzgado de guardia que se encargó del caso. Según fuentes próximas a la familia, un hermanastro del fallecido quiere personarse en las diligencias y reclamar un segundo examen forense del cuerpo, aparte de investigar el conjunto de los hechos y la responsabilidad en la demora en comunicar la muerte.

La versión oficial de los hechos facilitada por el jefe de la Policía Municipal de Girona a Público es la siguiente: en la madrugada del 11 de julio, Juan Pablo fue detenido, junto a otra persona de nacionalidad italiana, por agentes de la Policía Municipal de la ciudad tras intentar robar en un vehículo. El arresto no se produjo con forcejeo. Los detenidos tenían en su poder objetos robados del coche, por lo que fueron conducidos a la Comisaría de la Policía Local como sospechosos de un delito.

Entraron en las dependencias policiales a las 2.10 horas de la madrugada del 11 de julio, y antes de introducirles en los calabozos, se inscribieron sus nombres en el libro de detenidos y se les quitó el cinturón y los cordones del calzado para evitar que se autolesionasen. Sin embargo, a las tres menos cuarto de la madrugada, los policías de guardia observan por las cámaras de vigilancia que Juan Pablo está intentando suicidarse colgándose del cuello con la camisa. Acuden a intentar reanimarle y avisan al médico y al juez de Guardia. Una ambulancia le traslada al hospital, donde muere a los tres días.

Según el jefe de la Policía local gerundense, existen grabaciones de vídeo de todos los movimientos de Juan Pablo en Comisaría, que confirmarían punto por punto su versión, incluyendo el intento de suicidio. El vídeo ha sido entregado al juez. En el mismo se observaría además, según este portavoz, que el otro detenido, de nacionalidad italiana, permanece durmiendo desde que entra en el calabozo. Según fuentes de la familia, esta persona es la que ha explicado que Juan Pablo fue objeto de malos tratos.

En cuanto a la tardanza en la comunicación de lo ocurrido a la familia y el Consulado, el responsable de la Policía Local señala que, si se ha producido, es responsabilidad o del hospital, donde se produjo el fallecimiento, o del Juzgado de Guardia. No obstante, admite que sabían la identidad y nacionalidad de esta persona desde su detención.