Público
Público

La mujer de Bárcenas asegura que firmaba todo lo que él le decía

Las fiscales se interesan por una compraventa de una propiedad en Marbella

Á. VÁZQUEZ / Y. GONZÁLEZ

La primera declaración del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a la que han podido asistir todas las partes ha sido decepcionante. Rosalía Iglesias Villar, esposa del ex tesorero del PP Luis Bárcenas, se defendió de las acusaciones formuladas en su contra, por el desmesurado incremento patrimonial que ha registrado el matrimonio, diciendo que de las operaciones financieras se ocupaba su marido y que ella firmaba lo que él le decía.

La comparecencia comenzó de forma accidentada después de que las fiscales adscritas al caso reiteraran su petición de aplazar el interrogatorio hasta que el Tribunal Supremo envíe sus actuaciones al TSJM, al haber renunciado a su escaño tanto Bárcenas como el otro aforado nacional que estaba imputado, el ya ex diputado Jesús Merino.

Su petición fue apoyada por la acusación que ejerce la Asociación de Abogados Demócratas por Europa. La defensa de Iglesias no quiso un aplazamiento, y las acusaciones ejercidas por el PP y la Comunidad de Madrid, tampoco.

Las fiscales accedieron a que la imputada prestara declaración. Sin embargo, según fuentes jurídicas, sus preguntas se centraron en la compraventa de una propiedad en Marbella en 2002-2003, que la defensa, ejercida por Miguel Bajo, acudió rauda a calificar como, en todo caso, un delito fiscal que estaría prescrito.

Iglesias, que dijo tener un taller de restauración, afirmó a preguntas del juez Antonio Pedreira que está casada con Bárcenas en régimen de separación de bienes. Cuando el abogado de la acusación José Mariano Benítez de Lugo procedía a preguntarle sobre una cuenta concreta, la imputada ejercitó su derecho a no contestarle. Sólo respondió al fiscal, al abogado del Estado y a su defensa, que solicitó que se levantara la imputación que pesa sobre ella. Pedreira se dio tres días para decidir.

Sin perjuicio de que en el Supremo haya indicios más contundentes contra Iglesias, que todavía se ignoran al estar la causa secreta, en el sumario consta que entre 2007 y 2008 compró tres inmuebles, uno de ellos, en la Vall dAran (Lleida), valorado en 941.100 euros. En 2006, había vendido otro por 30.556. Para financiar estas adquisiciones, sólo consta una hipoteca cancelada por Bárcenas por 240.404 euros, lo que significa que utilizaron recursos propios.

Además de la propiedad en la Vall dAran, el sumario recoge que el matrimonio Bárcenas-Iglesias es titular de un patrimonio inmobiliario compuesto por viviendas y plazas de garaje en Madrid y Marbella, locales comerciales en esta localidad.

En sus declaraciones del Impuesto sobre el Patrimonio de 2002 y 2003, en los epígrafes correspondientes a "depósitos en cuenta corriente y otras imposiciones", sólo constan 76.073,96 euros en 2002 y 1.051,20 euros en 2003.

Sus exitosas inversiones en bolsa ya se remontan a 2000 y 2003, cuando adquirió 5.891 acciones de entidades bancarias y empresas, Telefónica y Banco Español de Crédito, entre otras. Y transmitió 5.700.

Más noticias de Política y Sociedad