Público
Público

La mujer del juez Gómez Bermúdez se disculpa con las víctimas

Aforo completo, pero pocos magistrados en la presentación del libro del 11-M

ÁNGELES VÁZQUEZ

A pedir disculpas a quien pueda haber ofendido fue a lo que dedicó buena parte de su intervención, en el acto de presentación de su libro, la periodista Elisa Beni, jefa de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y esposa del presidente del tribunal del 11-M, Javier Gómez Bermúdez.

Las primeras palabras de Beni sobre su libro, La soledad del juzgador. Gómez Bermúdez y el 11-M, le permitieron reiterar la "admiración y afecto" que procesa a "todos los jueces y fiscales por la ímproba labor que desempeñan". No había muchos para escuchar sus palabras. En el público estaba,en primera fila, su marido, el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que llegó con ella al acto, y su jefe, el presidente del TSJ de Madrid, Javier Casas.

Al concluir las intervenciones, se vio también a dos compañeras de Gómez Bermúdez, las magistradas Ángela Murillo y Manuela Fernández Prado. Además, había dos fiscales, pero ninguno destinado en la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Tampoco asistieron vocales del Consejo General del Poder Judicial. Sólo acudió el asesor de Imagen de la Justicia, Carlos Berbel.

Abogados del 11-M

El colectivo que destacó en número entre un público heterogéneo fue el de los abogados del 11-M. Manuel Murillo, Antonio Alberca, Gonzalo Boyé, Endika Zulueta y Antonio Segura no quisieron perderse el acto. El juez mostró su agradecimiento a todos ellos por haber ido. Con el que habló más y aparentemente en tono más serio fue con Segura, que representa a la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, cuya presidenta, Pilar Manjón, es una de las que se sienten más perjudicadas por el libro.

Manjón, amenazada por la ultraderecha, considera que se la ha puesto en peligro, porque el libro incluye la conversación que mantuvo con Gómez Bermúdez cuando le presentó a una persona que había identificado como uno de los autores del atentado contra el restaurante El descanso a Mustafa Setmarian, considerado líder de Al Qaeda en Europa. Para aclarar este extremo Manjón ha concertado una cita en Fiscalía para que conozcan lo sucedido y decidan qué hacer.

De hecho, durante su intervención, la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, admitió que a ella misma le había "sobresaltado" la recreación de "anécdotas con terceros", que "han podido resultar indiscretos". Pero agregó que ella no aprecia mala intención.

El que cumplió con su palabra de no asistir al acto fue el magistrado Alfonso Guevara, quien el viernes mandó una carta al presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, para dejar patente su malestar por el libro, no sólo por la forma de reproducir sus palabras en ciertas deliberaciones, sino también por identificar a su esposa, vulnerando elementales normas de seguridad.

No pudo oír de boca de Elisa Beni su disculpa: "Si alguno de ellos (jueces y fiscales) se ha sentido ofendido, quiero decirles que nunca fue mi intención herirles y si esto ha ocurrido ,me disculpo por ello".

Beni aseguró que en "los más de 20 años" que lleva ejerciendo como periodista no ha "escrito al dictado ni por indicación de nadie" o en contra de su criterio. "Me puedo equivocar, pero lo que hago, lo hago con honestidad, sin mala intención", admitió antes de destacar que le dolía "especialmente" la crítica de las víctimas, porque las admira y respeta. "Son los auténticos acreedores de la paz y libertad que disfrutamos. Perdón de todo corazón si alguna víctima se ha sentido ofendida", aseguró.

Más noticias de Política y Sociedad