Público
Público

Multas de 10.000 euros por no emitir facturas en catalán

Un proyecto de ley también prevé sancionar con 100.000 euros a las empresas que reincidan o no abonen las sanciones

EUROPA PRESS

Catalunya quiere sancionar con multas de hasta 10.000 euros a las empresas públicas y privadas que no emitan en catalán las facturas, presupuestos, contratos, publicidad y resguardos, entre otros documentos. Así lo establece el proyecto de ley del código de consumo en Catalunya. Hoy el Parlament acordó la tramitación con los votos del tripartito y CiU, y la oposición de PP y el grupo mixto.

La normativa garantiza el respeto de los "derechos lingüísticos" de los consumidores catalanes, que tienen el derecho a ser atendidos oralmente y por escrito por parte de empresas públicas y privadas en la lengua que deseen. Desde las filas populares, la diputada Eva García expresó el rechazo a este proyecto de ley, que ahora empieza su tramitación parlamentaria, y se preguntó si el Govern ha estudiado el "coste" que significará para las empresas catalanas que puedan ser denunciadas por el hecho de no tener su sistema informático en catalán.

Las sanciones se considerarán leves, con un importe máximo de hasta 10.000 euros, aunque, en el caso de las empresas que reincidan o que no hayan abonado las sanciones, se considerarán graves, con una multa de entre 10.001 y 100.000 euros, "cantidad que puede ultrapasarse hasta alcanzar el quíntuplo valor de los bienes y servicios objetos de la infracción".

El proyecto de ley concreta que los consumidores tienen derecho a recibir en catalán "las invitaciones a comprar, la información de carácter fijo, la documentación contractual, los presupuestos, los resguardos de depósito, las facturas", entre otros documentos.

También se incluye las instrucciones para el adecuado consumo de los bienes y servicio, especialmente de los datos obligatorios relacionados con la seguridad, y también varios tipos de contratos. El texto también establece que la Generalitat debe velar "por el fomento en las relaciones de consumo" del occitano en su variante aranesa en Val d'Aran.

Más noticias de Política y Sociedad