Público
Público

"No podemos aceptar límite alguno para la nación catalana"

El jefe de la oposición en Catalunya advierte de que un fallo del TC contrario  al Estatut significaría un antes y un después, y explica las razones de su no a la financiación

FERRAN CASAS

Artur Mas tendrá pocas vacaciones. Lleva años dándose pocos lujos, en esto se parece a su mentor Jordi Pujol y trabajando duro para presidir la Generalitat. Sabe que la del año que viene es su tercera y última oportunidad y se siente preparado. Diciendo no a la financiación, CiU se ha puesto en fuera de juego. Está por ver si es táctico o estratégico. A corto plazo la situación es incómoda pero los estrategas de CDC consideran que tener manos libres para mejorar lo pactado es un buen gancho electoral frente al tripartito que lidera José Montilla, más sólido y previsible que el anterior.

¿Se siente solo?

Me quieren hacer sentir solo, que no es lo mismo. En este tema de la financiación, el tripartito, y singularmente el PSC, tenían un objetivo, legítimo, que era apuntalar el Govern. Otro era que PSC y PSOE volvieran a ser tan amigos como siempre, también legítimo. Y el tercero, aligerar las finanzas de la Generalitat. Había un cuarto que era aislar a CiU. Y se les ha visto el plumero. Mientras intuyamos que tenemos a nuestro lado a una mayoría del pueblo de Catalunya no importa quedarse solo desde el punto de vista de sensaciones o mediático, menos a un partido como el nuestro. Debemos encajar las bofetadas y seguir de pie sin dejarnos impresionar.

CiU nunca había quedado fuera de un pacto de autogobierno.

Esa es la prueba del nueve. Si CiU está siempre, también con el Estatut cuando éramos oposición, debe ser que hay algún error. Por eso la gente debe decir "aquí hay gato encerrado".

Dice que el tripartito quería aislarles. Pero ya señalaron antes del acuerdo que dirían que no.

Dijimos que diríamos que no si no se cumplía el Estatut. Yo se lo dije a Montilla más de una, dos, tres y cuatro veces. "CiU dirá que no si no se cumple el Estatut de pe a pa" era nuestro compromiso. Y hasta ERC reconoce ahora que no se ha cumplido del todo. Hemos sido coherentes. Si decimos que sí, ¿cómo podemos ir a reclamar cuando gobernemos las deudas que Madrid tiene con nosotros? Incluso a los votantes del tripartito les interesa porque al menos hay un partido con las manos libres. El Estatut es un contrato y los contratos hay que cumplirlos enteros, no parcialmente.

Cunde que Montilla aguantó el pulso al PSOE y eso reafirma su imagen catalanista, cosa que no les va bien.

Me sorprende que se hable de pulso. ¿Qué pulso? ¿El gran mérito es lograr un incumplimiento del plazo del Estatut del 9 de agosto de 2008? ¿Es que a un ciudadano se le permite?

El incumplimiento lo aceptaron todos y CiU apoyó hasta principios de 2009 la negociación.

Lo denunciamos y aceptamos todos. ¿Qué podíamos hacer? ¿Romper la unidad? Se nos habría criticado. Lo que no es aceptable es decir que se ha aguantado un pulso. Lo que se tendría que constatar es la vergüenza de que dos gobiernos no cumplan la ley. El plazo era claro y yo, que redacté el Estatut, alguna cosa sé de ello.

¿A ningún Gobierno central le pasa factura incumplir la ley cuando se refiere a Catalunya?

Este es uno de los problemas, pero la reacción debe ser de los catalanes. Porque si a quien te engaña le premias, te engañará más. El tripartito quería el mejor resultado, pensar lo contrario sería absurdo. Pero el pulso era desigual, si es que ha existido, puesto que el PSC no puede romper con el PSOE. Podría tirar de la cuerda pero no romperla y el PSOE lo sabe. Esto ya se sabía que acabaría con un pacto que incumpliría el Estatut. No nos equivocamos, lo constatamos.

Las críticas del PP a la financiación a usted no le vienen nada bien.

Son las que hacían los socialistas cuando gobernaba el PP y llegaba a acuerdos con Catalunya. Las mismas, no veo diferencias.

¿Igual de duras y unánimes?

Por supuesto. Las de Ibarra y Chaves Tiren de hemeroteca. Bono llegó a decir que Catalunya no debía complementar pensiones porque rompía la unidad social de España. Esto no nos impresiona. Además fueron mucho más virulentos con el Estatut. Ahora se han abstenido.

Han aceptado el dinero.

Claro, pero el tripartito pone el altavoz a estas críticas para hacer bueno el acuerdo. Si el termómetro es este, el Estatut era de narices porque lareacción fue tremenda, bestial. Aquí había un dinero sobre la mesa. Un dinero que no es dinero, son deudas, porque todo va al déficit, no hay ahorro de ningún lado, no es que las que recibían más dinero se arremanguen. El Estado no ha adelgazado y las autonomías no renuncian a nada. Deudas de hoy, impuestos de mañana.

Toda Administración se resiste a adelgazar.

Sí, pero no es consuelo. Todo es barra libre: que las autonomías quieren financiación, más déficit; que los ayuntamientos no tienen dinero, más déficit; que hay que alargar unos meses el subsidio de paro, más déficit

¿Donde recortaría?

El Gobierno central tenía competencias que no tiene porque están transferidas. Que eliminen organismos de Madrid que siguen teniendo la misma orientación y presupuesto.

¿Un ERE en la Administración general del Estado?

¿Y por qué no? Se ha pedido la supresión de ministerios sin competencias. Cultura, Vivienda Y si ha habido autonomías sobrefinanciadas, tal vez ahora les toca estarlo menos. Pero aquí se ha instaurado un statu quo que dice que todo lo que tienes lo seguirás teniendo.

¿Esperaba que la Cambra (Cámara de Comercio de Barcelona) y la patronal Foment dijeran tan rápido que el acuerdo es bueno?

Han dicho siempre que sí. Por tanto le doy el valor que le doy. Otros no se han pronunciado aún.

Les ensalzó por el sí al Estatut.

Sí, pero nunca les he convertido en el termómetro. Si la opinión de estas entidades es la única, entonces la Ley de Educación pactada con el PSC y ERC es un desastre porque los sindicatos están en contra. A la Cambra le parecen bien todos los pactos, también el del 2001 que el PSC criticó.

Pese a los incumplimentos del Estatut, la semana pasada admitió mejoras significativas. En cambio, dirigentes de CDC como Puig o Homs han dicho que era peor que el de 2001. ¿En qué quedamos?

Esto no lo ha dicho nadie de CiU. Lo que hemos dicho es que en algún aspecto lo puede ser y yo he dicho que en otros, incluso importantes, es mejor. Sólo faltaría, con ajustar la población ya mejoramos. Para eso no era necesario un Estatut y las campañas anticatalanas. Llevamos cuatro años con esta historia y, ¡qué menos que hacerlo cumplir! Si hacemos un Estatut, no se cumple y aceptamos no nos podemos quejar. Es un autogol. Nuestra posición no es una rabieta de presente, es de futuro.

Su no tiene alcance político en Madrid. ¿Hay menos margen para pactar con Zapatero o el mismo?

El mismo. La situación sigue igual. Ni antes estábamos por el pacto ni ahora por lo contrario. Cuando sepamos qué quieren con los Presupuestos opinaremos. Hay desconfianza grande en Zapatero, también sobre la crisis. Eso no quiere decir que en temas concretos no pactemos, pero es difícil darle apoyo, no merece confianza.

Al menos usted ha conseguido ya que la desconfianza hacia un lado (el del PSOE) no se interprete como confianza hacia el otro (el del PP).

Es que esto no era real. No por criticar al PSOE nos acercamos al PP. Josep Pla ya decía que lo más parecido a un español de derechas era un español de izquierdas. Nosotros no cerramos puertas, pero los acuerdos con el PSOE o el PP los hemos de medir mucho vistas nuestras experiencias de pasado en que ni los unos ni los otros han cumplido. Nuestro interés general es el catalán, no el español.

¿Que Montilla no pueda o quiera hacer una crisis de Gobierno en toda la legislatura explica algo?

Es indicativo que los dos y tres del Govern (Carod y Saura) estén amortizados por sus partidos, que no los quieren de candidatos. Montilla gobierna con dirigentes que ya no cuentan. Entonces la imagen

¿Es una legislatura muerta pese a que le quedan 15 meses?

Espero que no. En esta entrevista hemos hablado mucho de financiación pero hay otra prioridad, salir de la crisis. Es fundamental y no podemos dar nada por muerto. Debería ser un año vivo para levantar el país, pero no hay debate serio de temas importantes como reducir la burocracia. La inercia es la contraria.

Falta la sentencia del Estatut en el Tribunal Constitucional. El tripartito y sus socios de Unió están de acuerdo en que Montilla lidere la respuesta. En cambio, usted propuso hace casi dos años con mucho boato ir más allá al hablar de derecho a decidir.

Yo estoy de acuerdo en una reacción unitaria con un papel destacado del president. Pero para eso el PSC debe votar y comportarse igual en Catalunya que en Madrid dejando al PSOE en minoría si es necesario

Me temo que usted sabe perfectamente la respuesta a eso.

Bien, pero que no culpen a CiU.

De acuerdo. Pero puesto que dice saber la respuesta y lo que hará el PSC, diga qué hará usted.

Preguntaremos a Montilla qué quiere hacer en Madrid y deberá concretar. Pero todo está en el terreno de la especulación. Yo pienso, como Maragall, que si tocan una coma del Estatut nos deben volver a preguntar.

¿Cómo?

De muchas formas. Unas elecciones son una forma. Pero conste que no pido un adelanto.

¿La ley de consultas populares en trámite puede abrir una vía?

Depende. Tal y como la plantea el tripartito no creo. Lo importante es que en algún momento se consulte al pueblo. De forma inmediata o más adelante con unas elecciones.

Quizás tengo una visión distorsionada, y si es así me corrige: en CDC cada vez hay más independentistas. ¿Cómo se plasmará eso en la línea de un partido que nunca se ha definido como tal y de un líder, usted, que tampoco lo ha hecho?

Cada vez más gente en este país llega a la conclusión de que por más que haga Catalunya por una relación cordial con el Estado central no encuentra nunca respuesta equivalente. Nosotros siempre damos más. Siempre ha habido gente que ha defendido la independencia en CDC y en CiU, pero cualquier planteamiento en este sentido debe reunir mayorías sociales amplias puesto que no podemos permitirnos partir el país. Pero tampoco se le pueden poner vallas al campo, no podemos aceptar límites para la nación catalana.

Entonces a día de hoy entiendo que no votaría la Constitución española, que sí los pone.

La Constitución fue una esperanza, pero llevamos 30 años y vemos cómo cada vez más se utiliza de excusa para homogeneizar el Estado de las autonomías. Cada vez nos permite menos por tal como se interpreta, se usa para igualar y eso no es lo que dice. No es inamovible, pero de la reforma puede ser peor el remedio que la enfermedad. Cuando se votó, muchos catalanes esperaban que realizaría a Catalunya como nación. Ahora veremos en la sentencia del TC hasta dónde llegan. Si nuestras aspiraciones no caben en esta Constitución nos deberán decir qué hacer si no nos da cobijo deberemos escoger un camino y hemos de intentar que sea unitario. España deberá darnos una respuesta, ellos también tienen un problema. Deberán explicar dentro y fuera de sus fronteras que no dejan avanzar a Catalunya.

Dijo hace días que si fuera Camps no dimitiría. ¿Lo mantiene?

Yo dije, y lo repito, que no conozco a este señor pero que a ver si nos acostumbramos a que nadie es culpable antes de que se demuestre. Hay que demostrar la culpabilidad de las personas, no su inocencia. Y a mi estos juicios paralelos me parecen muy poco saludables en democracia. Este señor está imputado y ello no es una acusación probada. Ha habido alcaldes del PSC imputados y no han dimitido. Otra cosa es que él pensara que debe dimitir para defenderse mejor. Yo lo respetaré, pero no acepto que haya pre-juicios cargándose la base del estado de derecho.

¿Es de los que piensa que empezamos a salir de la crisis?

Lo que pienso es que no hay base para decir que todo esto se ha acabado, como dice Zapatero. Lo de los brotes verdes es de una temeridad absoluta. Para salir del trago hay que hacer los deberes, aquí y en España. Si lo hacemos bien podremos salir bien equipados. Hay que reconvertir sectores, pero sobre todo dar confianza y permitir que la gente emprenda. La Administración no puede liderar procesos, debe poner las condiciones, pero llevar a cabo reconversiones como la del automóvil es cosa del sector privado.