Público
Público

"No es como para dejar la vida en la mina"

Un minero abandona su encierro en un pozo de León por recomendación médica. Llevaba desde el 23 de mayo protestando contra los recortes en el sector del carbón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Eduardo González, uno de los ocho mineros que desde el 21 de mayo permanecía encerrado en el pozo de la localidad leonesa de Santa Cruz del Sil, abandonó anoche esta medida de protesta contra los recortes en las ayudas al sector 'por recomendación médica'. El presidente del comité de empresa de la explotación, Enrique Gómez, explicó que el trabajador sufría una bronquitis que, según han precisado los facultativos sanitarios, podría derivar en una pulmonía o en una neumonía.

Gómez relató que el minero se ha visto obligado a desistir en su lucha porque 'no es como para dejar la vida en la mina'. Tras un examen médico en un centro hospitalario, Eduardo González se encuentra en su casa, junto a su familia, descansando. El presidente del comité ha afirmado que el hombre continuará con las medidas de presión para garantizar el futuro del sector, aunque sea 'de otra manera'. Se da la circunstancia de que Eduardo ya protagonizó otro encierro en la década de los noventa. Junto a Eduardo González, el 21 de mayo se encerraron en el pozo Santa Cruz (a 3.000 metros de la bocamina) Segundo Porto, José Antonio Pérez, Víctor Manuel Almeida, José Pérez, José Araujo, Alfredo González y Primitivo Basalo.

Los trabajadores de la minería llevan doce días en huelga en protesta por los recortes en el sector del carbón.