Estás leyendo: ¿Todos los nombres?

Público
Público

¿Todos los nombres?

Homenaje a las víctimas del franquismo en el 80º aniversario de la República

MIGUEL ÁNGEL MARFULL

"Seguimos aquí y seguiremos con el esfuerzo necesario hasta conseguir que se reconozca a todas las republicanas y republicanos que dieron todo, hasta la vida, para que hoy podamos sentir el orgullo de reclamar su pasado, reivindicar el presente y construir nuestro futuro". La II República acaba de cumplir 80 años. Álvaro, el joven que recordó con estas palabras a las víctimas de la represión franquista, apenas tiene 20.

Su testimonio cerró un homenaje que unió memoria y reivindicación en los restos de la tapia del antiguo cementerio del Este de Madrid, el paredón donde fueron asesinadas, entre otras 3.000 personas, las tristemente célebres 13 Rosas.

"Que mi nombre no se borre en la historia", fueron las últimas palabras de una de ellas, Julia Conesa, fusilada el 5 de agosto de 1939 con 19 años. "Nos dicen que Franco murió en 1975, pero dejó un legado institucional y judicial que aún vela por una política de falsa reconciliación", denunció el portavoz del foro Memoria y Libertad, que reúne a familiares y amigos de las víctimas del franquismo en Madrid y organizó el acto.

Emilio Silva, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, advirtió contra esa "cultura de la impunidad". "Estamos permitiendo que mueran como demócratas quienes no hicieron nada por la democracia y se cambiaron la chaqueta en la Transición", advirtió. En un sábado de precampaña, no había políticos entre los congregados para sentirse aludidos. Sólo Inés Sabanés, de IU, se atrevió a nadar contra corriente y aplaudir a las víctimas republicanas.

Una bandera tricolor presidió el acto. Cientos de fotografías de víctimas de la dictadura fueron testigos. Tres combinaciones de tres palabras coreadas ayer resumieron la esencia del homenaje: "Viva la República", "Justicia y libertad" y "Todos los nombres", un lema necesario porque faltan aún muchos; 113.000 personas yacen olvidadas por quienes pueden ordenar recuperarlas en cunetas de toda España.

Más noticias de Política y Sociedad