Público
Público

"Nuestro objetivo sigue siendo saber por qué murieron nuestros familiares"

JUAN E. TUR

Siete años de lucha serían suficientes para agotar a cualquiera, y más si el rival es el monolítico  e imperturbable gobierno valenciano del Partido Popular. Pero no lo parecen para los miembros de la Asociación de Víctimas del Metro del 3 de julio, que siete años después del terrible siniestro que costó la vida de sus familiares, siguen reclamándole lo que por otra parte sería del todo lógico: saber exactamente qué sucedió en aquel accidente y que se depuren las responsabilidades del mismo. Los gobiernos de Francisco Camps primero, y Alberto Fabra después, se lo han negado. Pero ellos, como recuerda su presidenta Beatriz Garrote, solo ven un fin a sus demandas: que sean satisfechas.

Este miércoles se cumplen siete años del siniestro que costó la vida a sus familiares, casi tanto tiempo como el que llevan reclamando que se investiguen a fondo las causas de lo sucedido. ¿Cómo valoran el avance en su demanda en todo este tiempo?

Lo cierto es que no hemos conseguido avanzar mucho en ninguna de nuestras reivindicaciones. Ni hemos conseguido que haya una investigación real del accidente, ni que asuman responsabilidades. A día de hoy nuestro objetivo sigue siendo saber por qué murieron nuestros familiares. Sabemos que el tren iba rápido, pero no por qué no habían instaladas las medidas de seguridad que controlan la velocidad, por qué no se realizó el mantenimiento previsto para el tren siniestrado, por qué ante la falta de repuestos para estos vehículos no se renovaron los trenes... En definitiva, todas las noticias que han ido saliendo a la luz, pero que desgraciadamente nunca formaron parte de la investigación oficial: ni de la judicial, ni de la parlamentaria.

Podría decirse que han aumentado las incógnitas, pero sin despejarse ninguna.

Sí, sólo han aumentado los datos que nos preocupan. Además, lo que hemos constatado no es solo que ese día no se aplicaban todas las medidas de seguridad, sino que, desde entonces, todos los esfuerzos que se han realizado desde la dirección de Metrovalencia con el respaldo del gobierno valenciano han ido dirigidos a ocultar toda la información de lo sucedido; tanto la que habla de descarrilamientos previos de la misma unidad y las carencias en el mantenimiento del convoy siniestrado, como la posterior, con el adoctrinamiento de sus trabajadores para asegurarse de lo que decían y lo que no debían decir en la comisión de investigación parlamentaria.

La única certeza sería entonces que el gobierno trató de ocultar las causas de un siniestro que se podría haber evitado.

Sí. A día de hoy se sigue sin asumir ninguna responsabilidad por el accidente, a diferencia de lo que ha sucedido en siniestros similares ocurridos en otras partes del mundo, donde se producen ceses y dimisiones incluso en las primeras horas tras los sucesos. Lo hemos visto en Argentina, en Dinamarca e incluso en otros casos ocurridos en España, pero nosotros no hemos tenido esa suerte.

Esta actitud del gobierno autonómico, ¿cambió tras la salida de Francisco Camps y la llegada de Alberto Fabra?

No, lo cierto es que no. Hay que reconocer que al principio Alberto Fabra tuvo el gesto inicial de reunirse con nosotros, algo que Camps no se dignó a hacer con los afectados de la catástrofe más grande sucedida bajo su gobierno. Fabra sí tuvo esa valentía, pero fue muy doloroso para nosotros ver que llegó a la reunión con una idea muy clara: que todo ya se había investigado y que se había hecho correctamente. La asociación llevó un dossier de 50 páginas en el que se recogía toda la información que el PP, con su mayoría absoluta, había vetado en la comisión parlamentaria, así como el dictamen judicial que apuntaba que independientemente de lo que dictara esa vía, las responsabilidades políticas debían dirimirse en el Parlamento; pero Fabra no llegó ni siquiera a abrirla y mucho menos a revisarla. Ni siquiera a posteriori, cuando apareció el informe de HM & Sanchis revelando que se había manipulado la comisión parlamentaria en lo que constituye una auténtica burla a los afectados, Fabra ha realizado rectificación alguna.

Lo dramático de esta acción de ocultación es que, a la postre, ha tenido otras repercusiones, porque también la vía judicial se ha visto afectada. ¿O cabe todavía la esperanza de que se reabran posibles responsabilidades penales?

Es cierto que los hechos son los que son y en más de una ocasión hemos indicado que había prescrito la responsabilidad penal por el accidente, pero la reciente emisión del programa Salvados no solo ha aportado detalles que antes no se conocían, sino que también ha cambiado, no solo la sensibilidad de la sociedad, sino también la de los representantes del sistema judicial. En este momento hay dos vías de investigación abiertas: una sobre la manipulación y las mentiras vertidas en la comisión de investigación parlamentaria y otra sobre las causas del accidente. En principio, somos muy cautos, pero tenemos esperanzas de que lleguen a buen puerto, y es algo en lo que la asociación está trabajando. No obstante cabe recordar que lo políticamente reprobable, lo es independientemente de que tenga o no una penalización en el código penal, algo que muchos políticos españoles y valencianos olvidan con frecuencia.

Sin embargo, esa no parece la actitud del gobierno, ni tras la repercusión del programa de Salvados. ¿Después del mismo os han dado alguna nueva explicación?

No, pero de todas formas, más que ponerse en contacto con nosotros o asistir a los actos que vamos a hacer este miércoles -a los que, si desearan venir, serían bienvenidos-, lo que sería necesario es que asumieran sus responsabilidades, sobre la falta de seguridad y sobre la vergonzosa actuación que han tenido en la investigación del accidente. Solo tendrían que investigar y reconocer lo que en su día se hizo mal.

Esto no sucede. En cambio, guardan silencio y esperan que la sociedad vuelva a olvidar. Ante esa dinámica, y tras tanto tiempo de lucha resultaría lógico y comprensible que ustedes finalmente desistieran. ¿Lo contemplan?

Yo te diría que cualquier miembro de la asociación se plantea dejar la asociación o la lucha prácticamente a diario. Lo que pasa es que te lo planteas tantas veces como las que te planteas que debes seguir porque no estás dispuesta a aceptar el final que te han dado, basado en un carpetazo y cero responsabilidades. Si al final pones eso en una balanza, aunque todo esto suponga un gran esfuerzo y no nos permita cerrar el duelo, todo lo negativo que perdemos de salud mental y emocional, creo que resulta compensado. Creo que nos sentiríamos peor quedándonos en casa, sintiéndonos parte de la maquinaria perversa que busca el olvido y la ignorancia. Esta historia solo tiene un final posible y es conseguir nuestra reivindicaciones, porque es lo normal, lo sensato y lo que dicta el sentido común. El resto es un sinsentido que no nos podemos permitir como sociedad.

La Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio tiene previstos para el día de hoy una serie de actos en recuerdo a las 43 personas que fallecieron y las 47 que resultaron heridas en el accidente de metro que sucedió siete años atrás. El primero tendrá lugar a las 12:50 en el cruce de las calles de San Vicente y Roïs de Corella de la ciudad de València, justo en el punto sobre el cuál se produjo el descarrilamiento, y donde se realizará una ofrenda de flores a los fallecidos. Ya por la tarde, a partir de las 18 horas, se oficiará una misa en la Iglesia de San Lorenzo, frente a la sede de Les Corts. Finalmente, a las 19 horas, tendrá lugar la concentración mensual de la asociación en la plaza de la Virgen de la cuidad, aunque, como sucede en cada aniversario, contará con la presencia de numerosas personalidades de la sociedad civil y cultural de Valencia y su área metropolitana.

Por otro lado, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha convocado un paro de cinco minutos a la una de la tarde en todas las instalaciones y líneas en servicio de Metrovalencia, en recuerdo de las víctimas y heridos del accidente. Su convocatoria, que afectará a todos los trenes y tranvías en servicio, ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado entre la dirección y el comité de empresa de la entidad.

Finalmente, también desde hoy y hasta el próximo domingo, se representará en el Teatre Micalet de Valencia el montaje Zero responsables, que regresa a las tablas con una nueva puesta en escena. Cabe recordar que el estreno de esta obra, impulsada en su día por más de 40 profesionales del sector escénico valenciano, se trató de censurar en su día desde el gobierno valenciano, aunque ni la Universidad de Valencia -sede del estreno- ni sus realizadores, se plegaron a las demandas del gobierno de Camps.

Más noticias de Política y Sociedad