Público
Público

Un número feo evita el desahucio in extremis de una madre canaria

El 2.184 da 50.000 euros a una mujer que, a punto de perder su casa, compró lotería

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A una vecina de Los Realejos, al sur de Tenerife, alguien le prestó 20 euros para que pudiera comprarse un décimo de lotería. Amenazada con el desahucio de su casa, la mujer aceptó. Se fue a la administración El Gato Negro y se llevó el 2.184. Este jueves por la mañana no se podía creer que aquellos 20 euros prestados se iban a convertir pronto en 50.000. 'Nos hemos abrazado los dos, llorando, porque ha venido a ver si le había tocado algo', explicó el lotero, José María González de Chaves. Su administración repartió en Tenerife 7,5 millones de euros gracias al tercer premio de la lotería, que se vendió prácticamente en toda España. Solo esquivó Asturias, Balears, La Rioja y el País Valencià.

A las 10.43, la pequeña Yahira Gonzaga cantaba el 21.184, dotado con 500.000 euros por serie. Sus compañeros del colegio de San Ildefonso se quejaban envidiosos porque esta niña de 12 años ya cantó el Gordo en 2009 y un quinto premio el año pasado.

Otra que acumula suerte es Concha Corona, lotera de la administración Doña Manolita, en Madrid. Aunque no había vendido tanto como otros años, repartió más de 15 millones de euros con el tercer premio y cuatro quintos. 'Las administraciones, lo que queremos es repartir ilusiones', repetía en un discurso que parecía estudiado. Si en lugar de nosotros es otro compañero, nos da igual', añadía.

La agraciada se hizo con un décimo gracias a que le prestaron 20 euros

Este es el primer sorteo que Doña Manolita celebra en su nueva sede de la calle del Carmen, después de abandonar la tradicional sede de la Gran Vía,.

Ningún afortunado fue a recoger su premio, por lo que la celebración fue escasa. Sin embargo, algunos manifestantes en defensa de la educación pública que pasaban por allí animaron la fiesta con sus villancicos reivindicativos en contra de los recortes de la Comunidad de Madrid.

Mientras tanto, la cola seguía avanzando para comprar un décimo del sorteo del próximo 6 de enero. 'A ver si tengo más suerte en Reyes, porque hoy mi número no estaba en el bombo', bromeó Carmen. También en Madrid capital, una pescadería del mercado de Quintana repartió siete millones de euros del tercer premio. Las Rozas, Getafe, Torrejón de Ardoz y Leganés también resultaron agraciadas.

En Catalunya, el 2.184 dejó 20 millones de euros. La mayoría cayeron en Barcelona, donde la fidelidad de un dependiente que lleva más de 30 años jugando números acabados igual que su número de recluta en el servicio militar le fue recompensada con 100.000 euros. Los cuatro millones restantes se repartieron entre Caldes de Montbui, Cerdanyola del Vallès y Manresa (Barcelona), Valls (Tarragona), Vielha y Sort (Lleida). La emblemática administración de La Bruixa d'Or, en Sort, vendió dos series del tercer premio.

Andalucía no olió nada del Gordo ni del segundo premio. Sí del tercero. La administración número 2 de Vélez-Málaga repartió un billete del 2.184, dotado con 500.000 euros. Uno de los jóvenes que lo compró, recordaba la propietaria, Adela Anaya, llegó buscando la terminación de su año de nacimiento. El tercer premio dejó en Granada capital otro medio millón por otro billete del tercer premio.

Doña Manolita estrenó nueva sede vendiendo 150 décimos premiados

'El número es feo, pero hay gente que no es maniática', comentaba Manuel Garcés, propietario de la administración número 9, en el céntrico edificio Zaida. 'Los números son bonitos cuando tocan', decía, y con razón, Alonso Vivas, propietario de la administración número 2 de Écija (Sevilla), que también vendió un billete del tercer premio. Las administraciones número 1 de Jaén capital y Baena (Córdoba) corrieron igual suerte.

Los responsables de las administraciones andaluzas que vendieron billetes del tercer premio coincidieron en señalar que las compras se habían realizado en ventanilla, lo que incrementa el número de afortunados, informa Ángel Munárriz.

Ocho millones del 2.184 cayeron en Santander y Liérganes, la mayor parte en participaciones vendidas por la Asociación Cultural El Avellano, de Miera. En Galicia, una administración de Viveiro (Lugo) se estrenó en esto de repartir suerte con una serie completa, 500.000 euros.

Más noticias en Política y Sociedad