Público
Público
Únete a nosotros

«La oferta de empleo de la Junta será por oposición libre este año»

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carmen Martínez Aguayo, consejera andaluza de Hacienda y Administración Pública, acaba de cerrar una tortuosa reforma del sector público. Firme defensora de la conciliación de la vida familiar, impulsó la creación de guarderías en los centros públicos y se toma como un logro personal haber podido incluir en estos presupuestos, con la que está cayendo, la creación de 10.000 plazas más. La entrevista se concertó antes del escándalo de los ERE, pero no elude el asunto.

¿Por qué han dejado de pagarse algunos ERE?

Tenemos los presupuestos hechos. No sé si en Empleo tendrán algún problema técnico. La intención de la Junta es pagar y cumplir los compromisos con los trabajadores.

¿Cómo es ahora el procedimiento para la entrega de ayudas sociolaborales?

Colaboramos con Empleo. Quieren cambiar el sistema de pagos con la Agencia de Innovación y estamos trabajando en darles soporte. Estamos discutiendo el camino, desde la subvención extraordinaria, la encomienda de gestión o el encargo de ejecución.

¿Si hubiera sido consejera de Empleo hubiera actuado igual?

No puedo contestar a eso. Cuando se ve que el procedimiento ha sido violentado de manera absolutamente intolerable, uno piensa cómo se podían haber hecho las cosas mejor, pero no se puede plantear así.

¿Debe dimitir José Antonio Viera?

Trabajar en un cargo político implica una entrega muy importante de la vida de uno y la ciudadanía tiene que tener agradecimiento a quienes han estado volcados en servir a los demás. Esto no quiere decir que si en el ejercicio alguien comete irregularidades eso debe ser perseguido y limpiado.

¿Dónde estuvo el error?

No sé. Los mecanismos de control no detectaron irregularidades, detectamos un procedimiento que consideramos no adecuado, pero no irregularidad. Cualquier procedimiento, si alguien quiere violarlo, lo viola. Se ha llegado a robar en la nómina del Servicio Andaluz de Salud. Fondos más auditados que las nóminas no hay y ahí encontraron la fórmula.

¿Lo denunció?

Sí, claro. En cuanto lo localizamos. Fue detenido el funcionario. La perfección no existe. No hay que confundir.

¿Es un caso insólito por la falta de controles?

Para nada. Lo que ha existido siempre en empresas públicas es un sistema de control financiero permanente. Esto permitió ver el procedimiento, seguir las cuentas, pedir explicaciones al auditado y que este dijera. Eso tiene que basarse en la responsabilidad e de los agentes. Estos informes de control financiero permanente no son vinculantes y tienen carácter contradictorio. Se puede contraargumentar. Ha habido voluntad de alguien de introducir irregularidades.

¿Podía haber ido más allá la intervención?

Hizo el trabajo que tenía que hacer.

Reforma del sector público. Si fuera una película, ¿sería ‘la guerra ha terminado’?

Ya me gustaría a mí.

¿Debería haberse hecho desde el principio mediante ley y no mediante decreto ley?

Nunca me quedo satisfecha con las cosas que hago. Me es muy fácil hacer autocrítica. Pero las cosas hay que verlas en el contexto. En marzo, las CCAA acordamos que en tres meses teníamos que tener un plan de reestructuración del sector público. Vivíamos en pleno ataque especulativo sobre la deuda española. Ha existido una manipulación en muchos casos y se han dicho muchas cosas que eran mentira. Ahora, están los sindicatos en la mesa de función pública. Para la oferta de empleo de este año, las plazas serán por oposición libre. Estoy esperando que me respondan.

¿Tiene Andalucía los suficientes empleados públicos?

Resistimos la comparación con otros países europeos. Tenemos una cifra razonable en función de los servicios que prestamos. Comparo con países que tienen un modelo de servicios públicos similar al nuestro. Estamos en la banda alta de empleo público.

¿Existe también en el desprestigio de lo público un componente ideológico?

Mi generación nació sin sanidad y educación pública, sin servicios públicos apenas. En un estado centralizado y una dictadura. Hemos luchado por ello y por pasar de tercera regional a estar en Europa. Hemos tenido mucho éxito, hemos conseguido sanidad y educación para todos a un coste muy razonable y hemos conseguido que nuestros hijos vivan eso con naturalidad. No se dan cuenta de que eso puede estar o no estar, según cada uno lo valore. El valor de lo colectivo, de la solidaridad ha perdido terreno frente al valor de lo individual y de lo mío. En esa pérdida, nos jugamos otra vez en esta generación la educación para todos, la salud para todos y para nuestros nietos. Las cosas no están para quedarse porque sí. Se quedarán si la voluntad ciudadana lo quiere.  Los responsables políticos debemos hacer que funcione y la gente darse cuenta de que diciendo que todo es lo mismo, no se avanza sino que se retrocede.

¿Qué efectos concretos tendrá para el ciudadano la reforma del sector público?

Al mejorar la distribución de los efectivos, el ciudadano podrá dar un paso en vez de dos. Cuando la estructura se junta, se produce un ahorro importante. Eso es el objetivo de todo esto. Por un lado, se busca una entidad que se especializa en prestar servicios, las agencias, y por otro, una consejería que se especializa en asegurar los servicios. Este es el esquema.

¿Se ha sentido sola ante el peligro en toda esta guerra?

No, nunca. Esto es una acción colectiva, fruto de una discusión para encontrar la mejor organización.

¿Cómo va la recaudación?

Estamos mejor, crecen en los límites de lo calibrado en el presupuesto. No crecen a dos dígitos, pero mejoramos respecto al año pasado, 2008 y 2009.

¿Estamos cerca de los niveles de 2007, de antes de la crisis?

Hay indicadores. Pero la recuperación en Andalucía y en España va a ser más lenta que en la UE. Todos los sectores económicos están empezando a recuperarse, excepto la construcción. Estamos en una expectativa positiva.

¿El crédito sigue parado?

La reforma del sector financiero es una pieza clave. Estamos plenamente comprometidos con los objetivos de consolidación fiscal, que es muy importante. La Administración tiene que disminuir su necesidad de obtener préstamos, para dejar el mayor hueco posible al sector empresarial. Estas dos variables tienen que darse para conseguir la tercera, que las empresas den empleo, que es el objetivo final.

Se ha presentado en la Audiencia Nacional una querella contra las agencias de 'rating'. ¿Han actuado correctamente en esta crisis?

El epicentro de la crisis fue diciembre de 2008 con la caída de Lehman Brothers, lo que causó un tsunami financiero. Llama mucho la atención que tres días antes, Lehman obtuviera la triple a. Las agencias deben de rendir cuentas. Desde luego, el comportamiento del sector financiero ha agravado esta crisis sin ninguna duda. Dicho esto, tiene que haber un árbitro que diga con garantías la solvencia de cada uno.

El presidente Griñán ha estado peleando para que el paso a región de competitividad no sea traumático. ¿Se lograrán fondos de la UE?

Esto implica un cambio en las reglas del juego. El presidente está en eso. Planteamos un grupo intermedio que permita digerir el tránsito de una situación a otra.

¿Es cómplice el Gobierno?

Muy cómplices, soy optimista con respecto a esto. Más me preocupa la situación económica de la UE, lo que dificulta la elaboración de un presupuesto suficiente. Ahí está la discusión, la del porcentaje que han de aportar los estados.

¿Cómo van los nuevos impuestos?

En marcha. Las bolsas de plástico y el canon del agua entrarán en mayo. El resto ya ha entrado en vigor. La subida para rentas altas del IRPF se visualizará cuando se haga la declaración.

¿Y el impuesto a la banca? ¿Se están portando bien?

Estamos en conversaciones. Lo que buscamos es que se garanticen inversiones en Andalucía. Y en eso estamos.

También negocian con el Gobierno, que sostiene que es inconstitucional.

Lo consideró por Extremadura, nosotros pensamos que es constitucional. El Tribunal Constitucional aún no ha dictaminado. Si hay alguna propuesta de modificación razonable se aceptaría. Pero no lo voy a derogar.

El informe de Funcas alerta de 4 millones de empleos en la economía sumergida

Es un tema muy complejo. Lo que tenemos es un plan muy importante de lucha contra el fraude fiscal.

¿La supresión del impuesto del patrimonio ha perjudicado la lucha contra el fraude fiscal?

Tratamos de articularlo a través de la renta. Estamos buscando fórmulas alternativas, porque era útil para los seguimientos. Hicimos una previsión de recuperación de unos 200 millones y está ampliamente conseguida.

El copago sanitario es un tema recurrente. ¿Estamos abocados a ello?

El problema de la suficiencia financiera de la sanidad tiene que ver con el tema de la fiscalidad y merece un debate a fondo. No ahora, cuando mejore la economía y se pueda hacer con tranquilidad. La del copago es una discusión que produce melancolía, no conduce a ninguna cosa positiva. En Andalucía, no está en la agenda. Que hay que tener más conciencia del coste  de la sanidad, sí. Tenemos la factura sombra.

¿Tienen entre manos subidas o bajadas de impuestos?

No.

¿Cómo ve al presidente?

Como una moto. Es un hombre de una fuerza mental y física tremenda. Va por delante.

Más noticias en Política y Sociedad