Público
Público

Todos los partidos aplauden la vuelta al "sentido común"

El portavoz conservador en el Congreso alaba el "talante" de Francisco Camps

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El anuncio de que la Generalitat Valenciana eliminaba la obligatoriedad de impartir en inglés la polémica asignatura de Educación para la Ciudadaníafue aplaudido, por distintas razones, por la gran mayoría de los partidos, incluido el Partido Popular.

El portavoz de Educación del Grupo Popular en el Congreso, Juan Antonio Gómez Trinidad, calificó la medida como una decisión 'llena de sentido común'. Según sus propias palabras, 'la Comunidad Valenciana está haciendo uso de su autonomía y de su responsabilidad'.

A juicio de Gómez, el Gobierno de Camps 'ha demostrado su talante y su disposición a oír y a dialogar'. En este sentido, el portavoz conservador alabó el 'consenso' que a su juicio ha demostrado el Govern, y lamentó que 'ante un tema tan delicado el Ministerio de Educación esté desoyendo las voces de muchos'.

Por su parte, fuentes del Ministerio manifestaron su 'satisfacción porque todos los alumnos puedan recibir de una manera normal la asignatura'. Desde el mismo departamento también recordaron que 'en el sistema educativo no caben ocurrencias'. 'Superado todo esto, lo que hay que hacer es trabajar todos juntos por la calidad del sistema educativo, que es lo que nos toca a los políticos en vez de enzarzarnos', añadieron.

En la misma línea, Joan Herrera, portavoz de ICV en el Congreso, mostró su satisfacción porque 'el Gobierno valenciano dé marcha atrás y aplique el sentido común'. Para el dirigente de la coalición 'la actitud insumisa que ha defendido ha acabado en nada, porque sólo en nada podía acabar un comportamiento y una medida intransigente, ridícula y estéril'. Herrera dijo rechazar el 'sectarismo y revanchismo político' que, según él, jamás debería darse en un 'ámbito tan fundamental para la sociedad como es la educación'.

Por su parte, el diputado de ERC Joan Tardá también valoró positivamente la decisión del Gobierno valenciano. No obstante, quiso matizar que la medida responde más a un efecto del 'miedo ante la huelga' y a la presión que han ejercido distintos sectores de la sociedad que a una iniciativa propia' de la Generalitat valenciana.

 

Más noticias en Política y Sociedad