Público
Público

El PCE relanza su 'teoría de las dos orillas'

Frutos y Anguita sacan brillo de las viejas proclamas de separación de IU frente a PP y PSOE, que representan "lo mismo"

JUANMA ROMERO

El Partido Comunista de España (PCE) buscaba cohesionarse, alinear sus huestes antes de la IX Asamblea de IU, en noviembre. Montó ex profeso su Conferencia Política, que clausuró ayer. Y salió con sus números atados: 144 delegados avalaron el documento que el aparato había elaborado y que las federaciones habían enmendado. Cinco lo rechazaron y 11 se abstuvieron. Pero la resolución redactada por Paco Frutos, el secretario general, fue ratificada por unanimidad.

Ese PCE que ayer rubricó la conferencia corre por el mismo circuito que ya dibujó Julio Anguita. El del “socialismo y la planificación”, el de la “conciencia de clase”, el que jamás refrendará “el reformismo asistencial, las reformillas” del PSOE, dijo Frutos. Es la reválida de la teoría de las dos orillas. “[A PP y PSOE] se les ve la trampa. Defienden lo mismo, aunque haya matices”, señaló el líder comunista. El PSOE es el “principal actor”, y sus “acompañantes”, los demás. Menos el PCE, “la única alternativa”. Sólo desde el partido, remachó, se puede “regenerar” IU tras la etapa “sectaria, excluyente y destructiva” dirigida por Gaspar Llamazares.

A Frutos le precedió Anguita, que lanzó una encomienda a los suyos: “Una planificación rigurosa para peinar España, a fin de se conozca el documento”, y así “ganar solos” la asamblea de IU, sin más apoyos que el PCE. “Para los demás [gasparistas y tercera vía], somos su adversario. Eso les une. Es lo de siempre: no asumir la concepción que de IU tiene el PCE, no ver que la contradicción clave es el conflicto capital-trabajo”. Anguita desechó también las “políticas a la carta” impulsadas por los llamazaristas.

El PCE tocó a rebato para unirse y ganar. Sin muletas. Un órdago arriesgado, gesticuló más de uno a la salida.

Más noticias de Política y Sociedad