Público
Público

Pedraz activa el caso Couso y cita a Trillo y Ana Palacio

Ordena nuevas diligencias en un intento de volver a procesar a los militares que dispararon

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha respondido al demoledor auto de la Sala de lo Penal que revocó el procesamiento de los militares responsables del ataque del 8 de abril de 2003 contra el hotel Palestina en Bagdad con una batería de diligencias encaminadas a apuntalar de nuevo la misma medida para los tres soldados responsables de la muerte del cámara de Telecinco José Couso.

Entre las pruebas previstas figura tomar declaración como testigos a los entonces ministros de Asuntos Exteriores y Defensa, Ana Palacio y Federico Trillo, para que completen la 'información transmitida' por las autoridades de Estados Unidos en relación con el incidente.

Resumen de hechos

El auto de la Sala de lo Penal de la Audiencia acusaba al juez de haber concluido que sus elementos eran 'falsos o parciales' por 'el hecho de que no sea tan completo como él hubiera deseado'. El juez dijo que el informe era un 'mero resumen de hechos y conclusiones' que no incluía las averiguaciones solicitadas, y tras la afirmación del tribunal, ha decidido proceder a completarlo con estos testigos.

La Sala también reprochaba al juez haber llegado a la conclusión de que el ataque pretendía aterrorizar a los periodistas, porque el mismo día en que el carro de combate estadounidense disparó contra el hotel en el que se alojaba la prensa internacional también atacó las sedes de las cadenas de televisión Al Yazira y Abu Dhabi. Para corroborar esa conclusión, que la Sala consideraba 'de una vileza y bajeza moral difícil de asumir', Pedraz intentará interrogar a los responsables en España de ambas cadenas.

También ha pedido al Ministerio de Defensa dos expertos en armamento para que hagan un informe sobre el proyectil disparado, para determinar si fue 'proporcionado' frente a un francotirador u ojeador en el hotel, y si hay otras armas más adecuadas para este fin. Con esta prueba el juez quiere saber si el Ejército estadounidense pretendía matar o aterrorizar con el disparo.

Además, tres de los periodistas españoles que estaban alojados en el Hotel Palestina volverán a declarar ante el magistrado ante la tergiversación, que según ellos mismos, había hecho la Sala de su testimonio anterior.

Según el tribunal, de sus palabras 'no cabe descartar' la existencia de francotiradores en el hotel, algo que todos ellos siempre negaron. Los reporteros declararán de nuevo en la Audiencia Nacional el 9 de junio.

Objetivo militar

El juez no pone fecha al testimonio de los ex ministros -aunque sólo Trillo sigue siendo aforado, lo que le permitirá declarar por escrito como hizo en el caso del Yak-42-, pero sí cita ya para el próximo día 10 como testigo a la ex sargento del Ejército de los Estados Unidos que la semana pasada declaró en el programa Democracy Now que el Hotel Palestina fue designado objetivo militar por las autoridades norteamericanas.

El juez también ha solicitado autorización al Gobierno iraquí para desplazarse al país y comprobar in situ a qué distancia estaban el hotel y las sedes de las televisiones del puente Al-Jummhuriya, desde el que el carro de combate disparó el proyectil.

La familia de Couso ha logrado también que Gonzalo Jar, autor del artículo La muerte de José Couso ¿un crimen de guerra?, declare como perito el 10 de junio.

Gonzalo Jar, experto en Derecho Internacional

¿Qué novedades presenta la decisión del juez Pedraz de reactivar la causa?
Por un lado, el recurso del fiscal que fue aceptado por la Audiencia Nacional y que supuso un retroceso en la investigación ya que hubo que suspender la orden de busca y captura de los tres militares estadounidenses implicados en la muerte de Couso. En el otro plano está la decisión de Pedraz de tomar declaración al ex ministro de Defensa Trillo y la ex ministra de Exteriores Palacio. Esto es una sorpresa.

¿Se abren más vías para saber la verdad y hacer justicia?
Todos los trabajos de investigaciónque he realizado me han llevado a la misma conclusión: hay indicios suficientes para abrir un proceso penal que determine si hubo una infracción del Derecho Internacional Humanitario. Si los responsables de los tres militares acusados, que sabemos quienes son, no quieren investigarlo, otra instancia debe hacerlo. Personalmente, creo que el objetivo de Pedraz de intentar conocer la verdad es bueno para todos.

La ex sargento Adrianne Kinne ha reconocido en EEUU que el Hotel Palestina era un objetivo militar.
La guerra está regulada por el Convenio de Ginebra. En la guerra no se puede hacer lo que se quiera y nadie duda que un hotel pueda ser declarado objetivo militar si reúne los requisitos para ello. Pero hay que declararlo y máxime cuando está lleno de periodistas. En este caso, no hay documentos que acrediten que el Palestina era objetivo militar.

¿Cree que al final podrá emitirse una sentencia definitiva sobre el asesinato de José Couso?
Cruz Roja no entra en aspectos jurídicos de fondo. No hablamos de criminales de guerra ni de culpables. Quienes nos preocupan son las víctimas y no nos cabe duda de que José es una víctima de la guerra de Irak. Como su vida es irrecuperable sería bueno conocer si la actuación de los estadounidenses se ajustó al derecho.

Más noticias en Política y Sociedad